Jo­ker, Fran­co, la fa­mi­lia Man­son y otros chi­cos del mon­tón

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El do­min­go pa­sé la ma­ña­na en el Va­lle de los Caí­dos y por la tar­de fui a ver Jo­ker. De es­ta for­ma, pu­de ver fa­mi­lias de­li­cio­sas y per­fu­ma­das ha­cien­do co­la pa­ra fo­to­gra­fiar­se de­lan­te de la tum­ba de un dic­ta­dor y, ho­ras des­pués, vi a un hom­bre de bue­na vo­lun­tad aque­ja­do de un tras­torno psi­quiá­tri­co al que el sis­te­ma y el mun­do hos­ti­gan, pro­vo­cán­do­le un re­sen­ti­mien­to pro­pio de su­per­vi­llano. Eso sí: so­lo War­ner Bros, y no Pa­tri­mo­nio, le ha di­cho a sus es­pec­ta­do­res que la pe­lí­cu­la “no apo­ya” la vio­len­cia, y que “no es in­ten­ción” con­ver­tir al Jo­ker en un hé­roe. Que nos pon­ga­mos en guar­dia an­te una fic­ción, en de­fi­ni­ti­va. No so­lo que no nos crea­mos lo que ve­mos, sino que, si nues­tra per­cep­ción es equi­vo­ca­da, que se­pa­mos que no era su in­ten­ción.

Y si es su in­ten­ción, qué im­por­ta. Es fic­ción. Co­mo si el Jo­ker, a ba­se de bom­ba­zos, go­bier­na el mun­do y con él la eco­no­mía cre­ce, lo­gra re­du­cir las emi­sio­nes de CO2 y di­vi­de una par­ti­da mi­llo­na­ria en­tre No­tre Da­me, el Ama­zo­nas y la igle­sia de So­to­sal­bos. Tan­ta pre­cau­ción mo­ra­lis­ta lo úni­co que con­si­gue es que se eche de me­nos des­pués de ca­da es­ce­na un tu­to­rial so­bre có­mo de­be­ría­mos en­ten­der­la, en­tre otras ra­zo­nes por­que pa­re­cie­ra que co­mo es­pec­ta­do­res de una fic­ción no te­ne­mos de­re­cho a en­ten­der­la por no­so­tros mis­mos, sin apa­dri­na­mien­tos in­te­lec­tua­les y sin ma­nos de ca­te­quis­tas so­bre los hom­bros.

En el ci­ne, cuan­do un per­so­na­je se en­cuen­tra, tras 90 mi­nu­tos de agra­vios y obs­tácu­los, con el ase­sino de su fa­mi­lia, ¿no les pa­sa que desean ver mo­rir a ese des­gra­cia­do, len­ta­men­te si te­ne­mos un mal día? ¿No aprie­tan los pu­ñi­tos cuan­do un dis­pa­ro le vue­la la ca­be­za y sal­tan las vís­ce­ras a la pa­red mien­tras pien­san, sin in­mu­tar­se, “jó­de­te, ca­brón”? ¿De ver­dad el Tri­bu­nal Es­co­lás­ti­co de las Bue­nas Cos­tum­bres de la fic­ción cree que esa sa­tis­fac­ción en el ci­ne es idén­ti­ca en la vi­da real, y que si ma­tan a al­guien en nues­tra pre­sen­cia tam­bién di­ría­mos qué me­re­ci­do se lo te­nía sin mo­ver un múscu­lo y mi­ran­do de pa­sa­da sus se­sos; o, me­jor aún, que no­so­tros mis­mos lo ha­ría­mos por­que se lo vi­mos ha­cer al Jo­ker o a quien sea y cree­mos que te­nía bue­nas ra­zo­nes, pa­re­ci­das a las nues­tras, que ya hay que te­ner ma­la suer­te en la vi­da pa­ra dar con la úni­ca mu­jer del pla­ne­ta a la que le mo­les­ta que al­guien ha­ga reír a su hi­jo?

No es ca­sua­li­dad que ese mis­mo día, do­min­go, nu­me­ro­sos lec­to­res de es­te pe­rió­di­co mon­ta­sen en có­le­ra por­que en un re­por­ta­je so­bre un fran­quis­ta ca­za­dor de mi­les de ani­ma­les no hu­bie­se al fi­nal de ca­da lí­nea un emo­ji que sub­ra­ya­se lo con­cien­cia­do que es­ta­ba el pe­rio­dis­ta que lo es­cri­bía y de­ja­se cla­ra la po­si­ción edi­to­rial del dia­rio. Hay un mo­men­to es­pe­cial­men­te de­li­ca­do en es­te ofi­cio: ocu­rre cuan­do los lec­to­res se di­cen fans de es­te u otro pe­rio­dis­ta; se­rá su­pe­ra­do en bre­ve por el mo­men­to en que los lec­to­res exi­jan que los pe­rio­dis­tas sean fans de ellos, del mis­mo mo­do que se re­cla­ma que lo sean ar­tis­tas y otros ofi­cios de­di­ca­dos al pú­bli­co, y es­cri­ban no so­lo pa­ra con­sa­grar­les a ellos, exi­gen­cia ya fa­mi­liar, sino que ten­gan que ha­cer prue­ba pú­bli­ca de pu­re­za.

Una de­man­da de los des­cen­dien­tes de la fa­mi­lia Man­son a cier­to di­rec­tor que yo me sé se­ría de ayu­da pa­ra sa­ber has­ta dón­de lle­ga uno de los de­ba­tes más idio­tas de nues­tro tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.