Po­lí­ti­cas in­ci­vi­les

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Aho­ra que ha re­gre­sa­do a la mo­da de la mano del ci­ne, el pen­sa­mien­to de Una­muno tie­ne la vir­tud de ad­ver­tir que la pro­li­fe­ra­ción de ideas ten­den­tes al fo­men­to del odio, pue­de aca­bar des­tru­yen­do la de­mo­cra­cia y abrien­do el ca­mino a una ca­tás­tro­fe co­lec­ti­va. Sue­le ci­tar­se su ex­pre­sión “la gue­rra in­ci­vil” pa­ra de­sig­nar el in­fierno sur­gi­do el 18 de ju­lio de 1936, pe­ro se ol­vi­da que el diag­nós­ti­co de “gue­rra in­ci­vil” es apli­ca­do por el fi­ló­so­fo vas­co, en un ar­tícu­lo del dia­rio Aho­ra, a la si­tua­ción de en­fren­ta­mien­tos vi­gen­te en la Es­pa­ña de 1936. En la at­mós­fe­ra car­ga­da de elec­tri­ci­dad, ca­si na­die pien­sa que va a es­ta­llar una tor­men­ta mor­tí­fe­ra, co­mo na­die lo es­pe­ra­ba en Bos­nia du­ran­te el pro­ce­so de dis­gre­ga­ción de Yu­gos­la­via, pe­ro un día sal­tó la chis­pa y el in­cen­dio no pu­do ser con­tro­la­do.

La gue­rra in­ci­vil es, en es­te sen­ti­do, no el pro­duc­to de cho­ques mi­li­ta­res, sino de po­lí­ti­cas in­ci­vi­les, en que unos par­ti­dos o lí­de­res po­lí­ti­cos des­en­ca­de­nan un en­fren­ta­mien­to vio­len­to al bus­car, des­pre­cian­do el con­jun­to, la ob­ten­ción de sus pro­pios fi­nes fren­te a la re­sis­ten­cia del ad­ver­sa­rio con­ver­ti­do en enemi­go. Mues­tra : la es­per­pén­ti­ca mo­ción de cen­su­ra de Ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña, di­ri­gi­da a des­pres­ti­giar al PSOE. La fe­roz com­pe­ten­cia es­ta­ble­ci­da en­tre las fuer­zas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas es el me­jor ejem­plo de esa de­ri­va ha­cia la pro­pia im­po­ten­cia al abor­dar el pro­ble­ma de los pro­ble­mas, el pro­ble­ma de Ca­ta­lu­ña.

Aná­li­sis y pon­de­ra­ción son aquí tan ne­ce­sa­rios co­mo pa­ra de­li­mi­tar las res­pon­sa­bi­li­da­des de la re­cien­te cri­sis, em­bo­rro­na­da por la ló­gi­ca de­for­ma­ción en los me­dios de la de­re­cha po­lí­ti­ca en con­tra del Go­bierno y por me­dio de la equi­dis­tan­cia en el res­to a fa­vor de Pa­blo Igle­sias. Son­deos ha­blan.

En el ca­so ca­ta­lán, la ce­gue­ra vo­lun­ta­ria vie­ne de los orí­ge­nes, cuan­do fue fá­cil per­ci­bir que no se tra­ta­ba de una reivin­di­ca­ción na­cio­na­lis­ta de la ma­yo­ría de una so­cie­dad, sino de una bien pen­sa­da es­tra­te­gia de ma­ni­pu­la­ción so­cio­po­lí­ti­ca

pa­ra, des­de una mi­no­ría cons­ta­ta­ble en las ur­nas, apo­de­ra­da eso sí del po­der au­to­nó­mi­co, im­po­ner la cons­truc­ción de una in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na, no desea­da por la ma­yo­ría de la po­bla­ción. La Ge­ne­ra­li­tat, en­vuel­ta en de­cla­ra­cio­nes de de­mo­cra­cia, se en­car­gó des­de 2012 en evi­tar pre­ci­sa­men­te la de­mo­cra­cia de de­ba­te en torno al fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña. Es­tá­ba­mos an­te la de­mo­cra­cia de­cla­ra­ti­va de Carl Sch­mitt.

Co­mo más­ca­ra, una re­vuel­ta pa­cí­fi­ca ti­po pri­ma­ve­ra ára­be. En la prác­ti­ca, mo­vi­li­za­ción xe­nó­fo­ba del sec­tor na­cio­na­lis­ta, con­ju­ga­da con el es­que­ma de “tran­si­ción” del ma­gis­tra­do Car­les Vi­ver, pa­ra sal­tar por en­ci­ma de la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca en el Par­la­ment (sep­tiem­bre de 2017). Y des­de ahí, pre­sión per­ma­nen­te en es­pe­ra de la mo­vi­li­za­ción so­cial vio­len­ta —20 sep­tiem­bre— co­mo me­dio in­dis­pen­sa­ble. Re­bel­día in­ci­vil ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, pla­ta­for­ma pa­ra la re­be­lión. Lo ve­re­mos pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.