El PSOE ul­ti­ma la sus­pen­sión de la al­cal­de­sa de Mós­to­les

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - J. M. / F. S.,

La eje­cu­ti­va del PSOE de Ma­drid pi­dió en la tar­de de ayer sus­pen­der de mi­li­tan­cia a Noe­lia Pos­se, al­cal­de­sa de Mós­to­les, tras las crí­ti­cas y di­mi­sio­nes cau­sa­das por los nom­bra­mien­tos de fa­mi­lia­res y per­so­nas afi­nes en pues­tos de es­te Ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño. La de­ci­sión so­bre el fu­tu­ro de Pos­se en el par­ti­do la to­ma­rá aho­ra la di­rec­ción fe­de­ral, se­gún fuen­tes de la eje­cu­ti­va ma­dri­le­ña y es­ta­tal. El pa­so da­do por la fe­de­ra­ción de Ma­drid, que li­de­ra Jo­sé Ma­nuel Fran­co, de la con­fian­za to­tal de Pe­dro Sán­chez, no se ha­bría da­do si no se tu­vie­se la cer­te­za de que Fe­rraz va a res­pal­dar­la. La in­ten­ción de la for­ma­ción, que te­me que el ca­so se cue­le en la cam­pa­ña de las ge­ne­ra­les del 10-N, es resolver el ex­pe­dien­te an­tes del 21 de oc­tu­bre, día en el que se vo­ta en el Con­sis­to­rio la re­pro­ba­ción de la re­gi­do­ra.

Pos­se, que go­bier­na la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de la re­gión —200.000 ha­bi­tan­tes—, con­ti­nua­rá en el car­go a pe­sar de es­te pro­ce­di­mien­to in­terno y de que uno de sus dos so­cios de go­bierno, Más Ma­drid, ya ha de­ci­di­do aban­do­nar la coa­li­ción. El otro so­cio de go­bierno, Po­de­mos Mós­to­les, ha pe­di­do al PSOE que exi­ja la di­mi­sión de la re­gi­do­ra, pe­ro sus dos edi­les no han de­ja­do los pues­tos en el go­bierno mu­ni­ci­pal. Pos­se en­vió en la ma­ña­na de ayer una car­ta a la di­rec­ción del PSOE-M en la que so­li­ci­ta la sus­pen­sión cau­te­lar de mi­li­tan­cia pa­ra po­der de­fen­der­se y no da­ñar al par­ti­do.

“No voy a di­mi­tir”

Es­ta me­di­da se en­cuen­tra re­co­gi­da en el ar­tícu­lo 8 de los es­ta­tu­tos apro­ba­dos en el 39º con­gre­so de la for­ma­ción. Pos­se sos­tie­ne que ha pe­di­do su ba­ja por un pe­rio­do in­de­ter­mi­na­do de tiem­po pa­ra de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes de en­chu­fis­mo y no da­ñar la ima­gen de la or­ga­ni­za­ción de ca­ra al 10-N. Fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so ca­li­fi­can la ac­ción co­mo “una tri­qui­ñue­la”.

“No voy a di­mi­tir por­que, co­mo di­go, nun­ca he he­cho na­da ile­gal ni me he sal­ta­do nin­gún có­di­go de nues­tro par­ti­do. Y por­que no voy a de­jar­me tor­cer el bra­zo por per­so­na­jes nues­tros y ex­ter­nos que apos­ta­ban por que no ga­na­ría las elec­cio­nes en Mós­to­les. Ellos nun­ca es­pe­ra­ron que una mu­jer jo­ven pu­die­ra ga­nar, 26 años des­pués, unas elec­cio­nes pa­ra el PSOE, y en lu­gar de res­pe­tar el re­sul­ta­do de las ur­nas, tan­to en pro­ce­sos in­ter­nos co­mo ex­ter­nos, creen que pue­den de­rro­car a una al­cal­de­sa con mé­to­dos no de­mo­crá­ti­cos”, es­cri­be Pos­se en la mi­si­va.

La re­gi­do­ra, por tan­to, con­ti­núa sin di­mi­tir pe­se a que­dar­se en mi­no­ría, con sus 10 edi­les más los dos de Po­de­mos. La vo­ta­ción pa­ra su re­pro­ba­ción fue pre­sen­ta­da por la opo­si­ción (PP, Ciu­da­da­nos y Vox) que su­man 13 con­ce­ja­les del to­tal de 27.

/ EFE

Íñi­go Erre­jón con Ada Co­lau, en un ac­to en Bar­ce­lo­na en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.