Una am­bu­lan­cia pa­ra ir has­ta la ori­lla del mar

Un gru­po de sa­ni­ta­rios de Mur­cia ha­ce reali­dad las ilu­sio­nes de pa­cien­tes ter­mi­na­les o con mo­vi­li­dad re­du­ci­da

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - CRIS­TI­NA VÁZ­QUEZ,

Pa­ca, de 82 años, con­si­guió ver su pue­blo na­tal en Cá­ce­res an­tes de mo­rir y los pa­dres de Hu­go, un pe­que­ño de 11 me­ses con una do­len­cia cró­ni­ca, cum­plie­ron su de­seo de que co­no­cie­se el mar. En al­go más de un año, un gru­po de vo­lun­ta­rios de Mur­cia, sa­ni­ta­rios de pro­fe­sión, ha cum­pli­do, con una am­bu­lan­cia y to­ne­la­das de hu­ma­ni­dad, de­seos dul­ces y otros no tan­to, de pa­cien­tes ter­mi­na­les o con mo­vi­li­dad re­du­ci­da de to­da Es­pa­ña. Fa­bri, un ni­ño en­fer­mo ter­mi­nal que desea­ba vol­ver a su país, Ecua­dor, y mo­rir ro­dea­do de los su­yos, su­peró el lío lo­gís­ti­co que en­tra­ña­ba tras­la­dar­lo co­nec­ta­do a má­qui­nas y me­di­ca­men­tos gra­cias al ope­ra­ti­vo de la Am­bu­lan­cia del De­seo, re­cuer­da Ma­nuel Par­do, en­fer­me­ro del 061 y uno de los crea­do­res de la fun­da­ción.

En Es­pa­ña la ini­cia­ti­va sur­gió de un gru­po de pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad preo­cu­pa­dos por la hu­ma­ni­za­ción de las Ur­gen­cias. Se en­te­ra­ron de la ini­cia­ti­va del con­duc­tor ho­lan­dés Kees Veld­boer, quien en 2007 pre­pa­ró una ru­ta muy es­pe­cial pa­ra el ma­ri­ne­ro en­fer­mo Ma­rio Ste­fa­nut­to por el puer­to de Rotterdam. Con una am­bu­lan­cia pres­ta­da y tras unas cuan­tas lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, le hi­zo fe­liz por unas ho­ras. Dos me­ses des­pués creó la fun­da­ción Stich­ting Am­bu­lan­ce Wens. Los sa­ni­ta­rios de Mur­cia tra­je­ron a Veld­boer a una con­fe­ren­cia en 2018. “Nos gus­tó tan­to su ini­cia­ti­va que de­ci­di­mos arran­car­lo aquí”, ase­gu­ran.

“Los de­seos son ca­de­nas de fa­vo­res y la gen­te se des­vi­ve por co­la­bo­rar en ellos”, ex­pli­can Lau­ra Jul­gue­ra y Ca­ro­li­na Cá­no­vas, ar­tí­fi­ces de es­te pro­yec­to al­truis­ta, mien­tras —a fi­na­les de agos­to— los sa­ni­ta­rios se pre­pa­ran pa­ra cum­plir el de­seo de Ser­gio Ro­me­ro, un hom­bre de 36 años afec­ta­do de una po­li­neu­ro­pa­tía de­ge­ne­ra­ti­va que desea­ba ba­ñar­se en una pla­ya de Ma­za­rrón.

La úl­ti­ma vez que Ser­gio pi­só la cos­ta fue cuan­do na­ció su hi­ja, de cin­co años, an­tes de que la en­fer­me­dad lo arro­lla­ra. “Es­toy más blan­co que Co­pi­to de nie­ve”, bro­mea es­te hom­bre, que per­dió el oí­do a los sie­te años pa­ra 25 des­pués aca­bar afec­ta­do de una do­len­cia que cae en el sa­co de en­fer­me­da­des ra­ras. El mal le ha arre­ba­ta­do la vis­ta, par­te del ha­bla —le prac­ti­ca­ron una tra­queo­to­mía pa­ra fa­ci­li­tar­le la res­pi­ra­ción—, y es­tá pa­ra­li­za­do de bra­zos ha­cia aba­jo. “Es una do­len­cia de­ge­ne­ra­ti­va y a él le so­bre­vino a lo bes­tia”, ex­pli­ca su mu­jer Lour­des Gar­cía.

Lo han re­co­gi­do en ca­sa y, tras una ho­ra de ca­mino, la am­bu­lan­cia en­fi­la el pa­seo ma­rí­ti­mo de Ma­za­rrón, y la fa­mi­lia de Ser­gio lo es­pe­ra en la are­na, per­tre­cha­da con co­mi­da y be­bi­da pa­ra un re­gi­mien­to. To­dos quie­ren dis­fru­tar de un día es­pe­cial, de los que se re­cuer­dan con una son­ri­sa. Ser­gio ca­si no oye ni ve y tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra ha­blar pe­ro su en­torno se co­mu­ni­ca con él tra­zan­do sig­nos y pa­la­bras so­bre su fren­te.

“Hue­le a mar”, ex­cla­ma na­da más ba­jar de la am­bu­lan­cia, con sus ga­fas de sol y em­ba­dur­na­do de pro­tec­tor so­lar. Quie­re pa­sar el día en la pla­ya y ba­ñar­se por­que le re­cuer­da su in­fan­cia. “Es­toy muy con­ten­to, mu­cho. Si me aho­ga­ra en el agua, no me im­por­ta­ría”, bro­mea. Tie­ne un ca­rác­ter op­ti­mis­ta y de­ci­di­do, es afi­cio­na­do al fút­bol y es­tu­dia sus apun­tes de do­ble gra­do de Do­cu­men­ta­ción y Pe­rio­dis­mo en su ta­blet con le­tras de gran ta­ma­ño. Le en­can­tan las se­ries co­mo Brea­king Bad, The Wi­re o Jue­go de Tro­nos.

Sa­ber es­cu­char

“Me he emo­cio­na­do cuan­do he en­tra­do en el agua y he llo­ra­do, co­mo un ni­ño”, des­cri­be Ser­gio con la ayu­da de su in­tér­pre­te Jo­sé Ma­nuel. “No pue­do ca­mi­nar, si pu­die­ra ha­cer­lo, me iría a al­gún lu­gar don­de no ha­ya es­ta­do”, apun­ta a la vez que re­co­no­ce que an­tes de que­dar­se sin vis­ta, es­ta­ba más cie­go. “Aho­ra ten­go más va­lor que an­tes y me sien­to li­be­ra­do”, di­ce ani­man­do a otros en­fer­mos a no ren­dir­se.

Las úni­cas con­di­cio­nes pa­ra ac­ce­der a la am­bu­lan­cia son que el de­seo que se so­li­ci­ta —a tra­vés de su web— sea de ti­po emo­cio­nal, y que la per­so­na no pue­da mo­ver­se por me­dios pro­pios y ne­ce­si­te una am­bu­lan­cia. Jo­sé Ma­nuel Sa­las, mé­di­co de Ur­gen­cias y otro de los fun­da­do­res, con­fie­sa que du­ran­te los de­seos son tes­ti­gos de mo­men­tos muy es­pe­cia­les y emo­ti­vos: “Hay que acom­pa­ñar y sa­ber es­cu­char, no só­lo asis­tir”, con­clu­ye.

“Hay que acom­pa­ñar y sa­ber es­cu­char”, di­ce uno de los mé­di­cos

/ RA­FA GASSÓ

Los vo­lun­ta­rios ayu­dan a un pa­cien­te con pa­rá­li­sis a ba­ñar­se en Ma­za­rrón (Mur­cia), en agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.