Ha­blar del sui­ci­dio no in­ci­ta la con­duc­ta, la pre­vie­ne

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­fien­de rom­per el si­len­cio y dar una co­ber­tu­ra res­pon­sa­ble en los me­dios

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - P. LIN­DE / J. MOUZO,

El si­len­cio es el peor enemi­go del sui­ci­dio. Ha­blar de ello y ex­te­rio­ri­zar­lo es, se­gún los ex­per­tos, una puer­ta de sa­li­da pa­ra bus­car ayu­da y pre­ve­nir­lo. Tam­bién en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, por te­mor al efec­to con­ta­gio, han sor­tea­do un fe­nó­meno que, so­lo en 2017, de­jó 3.679 muer­tos, ca­si el do­ble que por ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), ha­blar del sui­ci­dio en los me­dios pue­de te­ner, in­clu­so, un efec­to pro­tec­tor, si se tra­ta de una co­ber­tu­ra res­pon­sa­ble y no sen­sa­cio­na­lis­ta. El efec­to con­ta­gio, apun­tan los ex­per­tos, de­vie­ne de ma­las pra­xis pro­fe­sio­na­les que son evi­ta­bles.

“Si se ha­bla­se con na­tu­ra­li­dad del sui­ci­dio, se nor­ma­li­za­ría”, sos­tie­ne Pep So­ti­llos, de 54 años. Cuan­do te­nía 25, in­ten­tó qui­tar­se la vi­da. “Hay un es­tig­ma so­cial y por cul­pa de él, yo su­frí en si­len­cio. Me ais­la­ba ca­da vez más has­ta que lle­gué a una si­tua­ción lí­mi­te”, re­la­ta. En ese tiem­po, ex­pli­ca, echó de me­nos que en los me­dios se ha­bla­se de ello, que se di­je­ra que se po­día sa­lir de ese círcu­lo.

La OMS re­co­mien­da “la in­for­ma­ción res­pon­sa­ble pa­ra re­du­cir los com­por­ta­mien­tos sui­ci­das”. Es­to es, evi­tar el len­gua­je sen­sa­cio­na­lis­ta, fo­tos o des­crip­cio­nes de­ta­lla­das o pre­sen­tar el sui­ci­dio co­mo la so­lu­ción a un pro­ble­ma. A cam­bio, in­ci­dir en las al­ter­na­ti­vas y ayu­das dis­po­ni­bles y aler­tar de los ries­gos o las se­ña­les de alar­ma. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ma­ría Lui­sa Car­ce­do, dio ayer luz ver­de a un gru­po de tra­ba­jo con aso­cia­cio­nes de pe­rio­dis­tas, pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y su­per­vi­vien­tes del sui­ci­dio, pa­ra re­vi­sar las guías so­bre có­mo se tra­ta el sui­ci­dio en los me­dios y ac­tua­li­zar las re­co­men­da­cio­nes.

La en­ti­dad de lu­cha con­tra el es­tig­ma en la sa­lud men­tal Ober­ta­ment ha ana­li­za­do 200 no­ti­cias so­bre sui­ci­dio pu­bli­ca­das en me­dios es­cri­tos ca­ta­la­nes. Se­gún el es­tu­dio, en un 60% de los ca­sos el con­te­ni­do se cen­tra en las cau­sas o la pe­li­gro­si­dad. El tono es mor­bo­so, in­con­cre­to o su­per­fi­cial en el 54% de los ca­sos.

El Li­bro de es­ti­lo de EL PAÍS re­co­ge que el pe­rio­dis­ta de­be­rá ser “es­pe­cial­men­te pru­den­te” cuan­do in­for­me so­bre sui­ci­dios. “La psi­co­lo­gía ha com­pro­ba­do que es­tas no­ti­cias in­ci­tan a qui­tar­se la vi­da a per­so­nas que ya eran pro­pen­sas al sui­ci­dio y que sien­ten en ese mo­men­to un es­tí­mu­lo de imi­ta­ción. Los sui­ci­dios de­be­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.