El PEN In­ter­na­cio­nal sus­pen­de su fi­lial me­xi­ca­na

El País (País Vasco) - - CULTURA - DA­VID MAR­CIAL PÉ­REZ,

La re­la­ción en­tre el PEN In­ter­na­cio­nal y su cen­tro me­xi­cano es ca­da vez más tu­mul­tuo­sa. La di­rec­ti­va de la aso­cia­ción de es­cri­to­res, que agru­pa a unos 25.000 so­cios en to­do el mun­do y tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos la lu­cha por la li­ber­tad de ex­pre­sión, de­ci­dió el sá­ba­do sus­pen­der la fi­lial me­xi­ca­na por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la elec­ción de su úl­ti­ma pre­si­den­ta. La res­pues­ta del PEN Mé­xi­co ha si­do, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, de­nun­ciar “re­pre­sa­lias au­to­ri­ta­rias”, “aco­so”, “in­ter­ven­cio­nis­mo” y “ca­lum­nias”. El cis­ma co­men­zó en enero, tras las crí­ti­cas del cen­tro me­xi­cano a la po­lé­mi­ca de­cla­ra­ción, im­pul­sa­da por el cen­tro ca­ta­lán de la aso­cia­ción, a fa­vor de los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes pre­sos, que pro­vo­có tam­bién la di­mi­sión de Ma­rio Var­gas Llo­sa.

El co­mu­ni­ca­do, que ins­ta­ba a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las a re­ti­rar los car­gos y li­be­rar a Jor­di Cui­xart y Jor­di Sànchez, impu­tados por un de­li­to de se­di­ción, lo fir­ma­ban 14 cen­tros —en­tre ellos el me­xi­cano— de las 148 fi­lia­les, ade­más de con­tar con el res­pal­do del PEN In­ter­na­cio­nal, con se­de en Lon­dres. La en­ton­ces pre­si­den­ta me­xi­ca­na, Ma­ga­li Ter­ce­ro, di­jo que nun­ca le man­da­ron el tex­to y que su cen­tro no fir­mó la de­cla­ra­ción.

Dis­tor­sión

La ac­tual pre­si­den­ta, Ma­ría Ri­ve­ra, se­ña­la que el PEN In­ter­na­cio­nal “es­tá te­nien­do una po­lí­ti­ca de in­ter­ven­ción en los paí­ses que es una dis­tor­sión muy gra­ve del sen­ti­do de la or­ga­ni­za­ción”. En la no­ti­fi­ca­ción de la sus­pen­sión al cen­tro me­xi­cano, a la que ha te­ni­do ac­ce­so es­te dia­rio, se afir­ma que la se­de de la aso­cia­ción “re­ci­bió que­jas de las elec­cio­nes en Mé­xi­co por irre­gu­la­ri­da­des en su pro­ce­so”. La co­mu­ni­ca­ción for­mal no las es­pe­ci­fi­ca.

Sin em­bar­go, el co­mu­ni­ca­do del PEN Mé­xi­co sos­tie­ne: “Nin­guno de nues­tros miem­bros, ni si­quie­ra el can­di­da­to per­de­dor, im­pug­nó los re­sul­ta­dos”. Aña­de que su sus­pen­sión res­pon­de a una “re­pre­sa­lia au­to­ri­ta­ria an­te el fra­ca­so ma­ni­fies­to de su di­rec­ti­va, en­ca­be­za­da por la es­ta­dou­ni­den­se­me­xi­ca­na Jen­ni­fer Cle­ment, de apo­de­rar­se de nues­tra or­ga­ni­za­ción a tra­vés de la im­po­si­ción an­ti­de­mo­crá­ti­ca de un can­di­da­to”. La in­ter­ven­ción de la se­de cen­tral del PEN lle­gó, se­gún la ver­sión me­xi­ca­na, a la in­ter­cep­ta­ción y pu­bli­ca­ción de co­rreos por par­te de uno de los so­cios del cen­tro afi­nes a Jen­ni­fer Cle­ment du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral, que se pro­lon­gó du­ran­te tres días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.