Pa­ra te­rror, Bel­fe­gor

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Es de­cir “Bel­fe­gor” y lle­nar­se el mun­do de una som­bría y ame­na­za­do­ra at­mós­fe­ra, en ri­gu­ro­so blan­co y ne­gro. El nom­bre re­sue­na con ecos mis­te­rio­sos y si­nies­tros, evo­can­do los mie­dos de la in­fan­cia, al me­nos de la mía.

Bel­fe­gor, ori­gi­nal­men­te Belp­hé­gor, era una mi­ni­se­rie fran­ce­sa de 1965 que se emi­tió en Es­pa­ña al año si­guien­te y que tra­ta­ba so­bre la apa­ri­ción de un ser es­pec­tral en un mu­seo del Lou­vre pre­pi­rá­mi­de de Ming Pei, mer­chan­di­sing y atas­cos fren­te a la Mona Li­sa. El fan­tas­ma, de ri­gu­ro­so ne­gro, con una lar­ga tú­ni­ca, una to­ca ca­rac­te­rís­ti­ca y una es­tre­me­ce­do­ra más­ca­ra de cue­ro con aber­tu­ras en los ojos y la bo­ca, sur­gía de no­che en las sa­las de egip­to­lo­gía y des­de allí se pa­sea­ba por el mu­seo co­mo Pe­dro por su ca­sa, de­di­ca­do a sus co­sas fan­tas­ma­les.

El es­pec­tro se re­la­cio­na­ba es­pe­cial­men­te con la es­ta­tua de su to­ca­yo, el dios (o dia­blo, se­gún el pun­to de vis­ta) moa­bi­ta Bel­fe­gor, del que to­ma­ba el nom­bre. Bel­fe­gor, que sue­na te­rro­rí­fi­co que te mue­res, aun­que lo di­gas en fran­cés, Bel­fe­gog, se de­ri­va de Baal Pe’or, que po­dría sig­ni­fi­car “Se­ñor del mon­te Pe’or”, aun­que es inevi­ta­ble el jue­go de pa­la­bras “va­mos a ir de Baal a Pe’or”.

Bel­fe­gor o el fan­tas­ma del Lou­vre era una adap­ta­ción de la no­ve­la de 1927 del mis­mo tí­tu­lo de Art­hur Ber­nè­de (1871-1937), que aca­ba de pu­bli­car Val­de­mar en su co­lec­ción gó­ti­ca. Me he zam­pa­do con gran pla­cer el li­bro, za­pean­do sus pá­gi­nas con es­ce­nas de la se­rie y com­pa­ran­do. El ori­gi­nal li­te­ra­rio es un de­li­cio­so fo­lle­tín po­li­cia­co, aun­que ca­re­ce de la pá­ti­na eso­té­ri­ca de la se­rie te­le­vi­si­va, en la que hay de­ri­va­cio­nes ro­sa­cru­cia­nas y pa­ra­psi­co­ló­gi­cas y un jue­go con dos her­ma­nas ge­me­las, in­ter­pre­ta­das am­bas por Ju­liet­te Gré­co, lo me­jor de la fun­ción.

El gran pun­ta­zo de la se­rie, co­mo de la no­ve­la, fue si­tuar la in­tri­ga en el Lou­vre, al que Bel­fe­gor ha que­da­do vin­cu­la­do pa­ra siem­pre co­mo fan­tas­ma ofi­cial. In­clu­so hay vi­si­tan­tes que bus­can —in­fruc­tuo­sa­men­te— su es­ta­tua. Otros gran­des mu­seos tie­nen su es­pec­tro par­ti­cu­lar, co­mo la Mo­mia de la ma­la suer­te del Bri­tish Mu­seum, que es­tá pi­dien­do a gri­tos (!) su pro­pia se­rie.

A des­ta­car que en la se­rie fran­ce­sa, ba­jo el ro­pa­je de Bel­fe­gor iba el no­ta­ble mi­mo fran­cés Isaac Al­va­rez (1930), que ha­bía par­ti­ci­pa­do en la fun­da­ción de la fa­mo­sa es­cue­la de Le­coq, en la que da­ba cla­ses. Bue­na par­te de la im­pre­sión hip­nó­ti­ca que pro­vo­ca­ba Bel­fe­gor se de­bía al ar­te de Al­va­rez, que tra­ba­jó lue­go con Jean-Louis Ba­rrault y cu­ya in­fluen­cia lle­ga has­ta Phi­lip­pe De­co­uflé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.