Ca­rre­tes ol­vi­da­dos del gla­mur se­sen­te­ro

Una an­to­ló­gi­ca en Ta­rra­go­na revive el tra­ba­jo de la fo­to­pe­rio­dis­ta Joa­na Biar­nés

El País (País Vasco) - - ESTILO - NOE­LIA RA­MÍ­REZ,

De Joa­na Biar­nés (Te­rras­sa, Bar­ce­lo­na, 1935-2018) se di­ce que fue “el se­cre­to me­jor guar­da­do de los se­sen­ta”. Tan es­con­di­do es­tu­vo a los ojos de to­dos, que no se re­co­no­ció su valía —co­mo sue­le pa­sar con es­to de ser mu­jer ta­len­to­sa— has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de. La hi­ja de obre­ros que en­tre­nó su mi­ra­da fo­to­grá­fi­ca en el cam­po de fút­bol de su pue­blo, la pri­me­ra fo­to­pe­rio­dis­ta de Es­pa­ña, lo cap­tu­ró (ca­si) to­do en el tar­do­fran­quis­mo y la Tran­si­ción: ade­más de co­lar­se en el avión de los Beatles (y re­tra­tar­los des­de el ba­ño), en­ga­ñar a Po­lans­ki pa­ra fo­to­gra­fiar­lo en Mar­be­lla en el aniver­sa­rio de la muer­te de Sha­ron Ta­te, re­ve­lar las fo­tos de los Os­car en el ba­ño de Xa­vier Cugat o ser la fa­vo­ri­ta de Rap­hael o Se­rrat; Biar­nés lo cu­brió prác­ti­ca­men­te to­do. Tra­ba­jó pa­ra ABC, Blan­co y Ne­gro, di­ri­gió el equi­po de la Agen­cia Con­fi­fo­to y fun­dó la agen­cia Sin­cro­press. En sus fo­tos ca­bían des­de la de­vas­ta­ción por la ria­da del Va­llès del 62 a Nu­re­yev u Or­son We­lles. Lo su­yo fue un cuar­to de si­glo de pu­ro pe­rio­dis­mo, por­que en el 1985 se har­ta­ría del ofi­cio y se iría a Ibi­za a mon­tar un res­tau­ran­te.

Allí vi­vió plá­ci­da­men­te has­ta que Cris­tó­bal Cas­tro se en­con­tró con unas fo­tos su­yas de mi­la­gro pa­ra una ex­po­si­ción en 2014, cuan­do le die­ron la Creu de Sant Jor­di y se pro­du­jo un do­cu­men­tal en su ho­nor: Joa­na Biar­nés, una en­tre to­dos.

Tras cin­co años de re­co­no­ci­mien­tos, con mues­tra co­mi­sa­ria­da en Pho­toEs­pa­ña, la crea­ción de una be­ca pa­ra jó­ve­nes fo­to­pe­rio­dis­tas o la pu­bli­ca­ción de Dis­pa­ran­do con el co­ra­zón (Fun­da­ción Pho­to­grap­hic So­cial Vi­sion), Biar­nés mu­rió a los 83 años en su Te­rras­sa na­tal. El Cen­tre d’Art de Ta­rra­go­na re­cu­pe­ra aho­ra par­te de su tra­ba­jo e inau­gu­ró ha­ce unas se­ma­nas Joa­na Biar­nés, mo­da a pie de ca­lle. La mues­tra, co­mi­sa­ria­da por el his­to­ria­dor Jo­sep Ca­sa­mar­ti­na i Pa­ras­sols, es­tá dis­po­ni­ble al pú­bli­co has­ta el 22 de di­ciem­bre y con­tie­ne 88 fo­to­gra­fías iné­di­tas de su fa­ce­ta co­mo cro­nis­ta de mo­da es­pa­ño­la de los años se­sen­ta y se­ten­ta. Al igual que Ave­don, que sa­ca­ba a sus mo­de­los a la ca­lle pa­ra Har­per’s Ba­zaar de Dia­na Vree­land, Biar­nés hi­zo lo pro­pio pa­ra la re­vis­ta La mo­da en Es­pa­ña o el dia­rio Pue­blo .El ca­llo del fo­to­pe­rio­dis­mo se per­ci­be en las imá­ge­nes: Biar­nés sa­be con­ju­gar la ató­ni­ta mi­ra­da del pue­blo fren­te a ma­ni­quíes em­pla­za­das en ple­na ca­lle arro­pa­das por ex­qui­si­tas pie­les ani­ma­les o ma­qui­lla­jes op art —más fu­tu­ris­tas que los de las chi­cas de la se­rie Eup­ho­ria—. En sus fo­tos se res­pi­ra ese con­tras­te en­tre el gla­mur im­pos­ta­do de la mo­da y la sin­ce­ri­dad de quien mi­ra bo­quia­bier­to an­te el es­pec­tácu­lo de be­lle­za ins­pi­ra­cio­nal de las mo­de­los des­de la Gran Vía ma­dri­le­ña o la sa­li­da del me­tro de la Dia­go­nal en Bar­ce­lo­na.

Más allá de las pren­das y per­so­na­jes re­tra­ta­dos, el la­tir ge­ne­ra­cio­nal de una so­cie­dad que an­sia­ba ma­yor li­ber­tad se mi­de en sus fo­to­gra­fías. Tam­bién en las mi­ni­fal­das y mi­nis­horts de unas jó­ve­nes que co­rren enér­gi­cas en uno de sus re­por­ta­jes fo­to­grá­fi­cos en aquel Ma­drid que se ex­pan­día pla­ga­do de grúas más allá de la M-30. En su va­lio­so ar­chi­vo es­tá Mas­siel, pen­sa­ti­va, pro­bán­do­se el ves­ti­do que lle­va­ría a Eu­ro­vi­sión. Ma­ri­sol po­sa pa­ra su cá­ma­ra sa­tis­fe­cha, pro­ban­do que no tie­ne na­da que en­vi­diar a las Bi­ba Girls lon­di­nen­ses de 1967. La ca­lle de Tu­set tam­bién tie­ne su lu­gar, co­mo es­ce­na­rio inequí­vo­co de aque­lla gau­che di­vi­ne bur­gue­sa que sa­cu­di­ría el la­tir cul­tu­ral noc­turno de Bar­ce­lo­na. Hay mi­ni­ves­ti­dos de no­via de Car­men Mir, ins­tan­tá­neas de Cou­rrè­ges, Pa­co Ra­ban­ne o Mary Quant —a la que fue a fo­to­gra­fiar a Lon­dres—. Tam­bién apa­re­cen los mo­dis­tos Asun­ción Bas­ti­da, Pe­dro Ro­drí­guez; ma­dri­le­ños co­mo Mi­guel Rue­da, Ju­na Ro­ca­fort o An­to­nio Nie­to o el cor­do­bés Elio Ber­han­yer. Una mi­ra­da úni­ca, con tras­fon­do so­cial, a to­do ese ex­ce­so, fuer­za, ima­gi­na­ción y gla­mur de una épo­ca en la que se so­ña­ba con po­der te­ner­lo to­do sin re­nun­ciar, nun­ca, a un es­ti­lo pro­di­gio­so.

/ AR­CHI­VO JOA­NA BIAR­NÉS

Des­de arri­ba, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, Mas­siel en 1968; Ma­ri­sol en 1967; Car­men Abreu con un di­se­ño de Car­men Mir, en 1969, y Elio Ber­han­yer y una mo­de­lo en 1967.

/ AR­CHI­VO JOA­NA BIAR­NÉS / PHO­TO­GRAP­HIC SO­CIAL VI­SION

Un re­por­ta­je fo­to­grá­fi­co de mo­da de Joa­na Biar­nés en Ma­drid en 1971.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.