“El ra­cis­mo no es una prio­ri­dad en el cal­cio”

La exatle­ta Fio­na May de­jó la Fe­de­ra­ción, que la con­tra­tó pa­ra un pro­gra­ma con­tra es­ta la­cra, por­que na­die que­ría to­mar me­di­das

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ELEONORA GIOVIO,

Fio­na May re­ci­bió en 2015 una lla­ma­da de Ro­ber­to Ta­vec­chio, en­ton­ces pre­si­den­te de la FIGC (Fe­de­ra­ción Ita­lia­na de Fút­bol), pa­ra que apa­dri­na­ra una cam­pa­ña iti­ne­ran­te con­tra el ra­cis­mo en el fút­bol. “¿Ra­cis­tas? Una ra­za muy fea... (Y no la que­re­mos en los es­ta­dios)”, era el le­ma. May, ex­sal­ta­do­ra (dos me­da­llas olím­pi­cas y dos ve­ces cam­peo­na del mun­do) acep­tó pen­san­do que era una bue­na ini­cia­ti­va pa­ra que las co­sas em­pe­za­ran a cam­biar y pa­ra que Ita­lia ter­mi­na­ra por fin con es­ta la­cra. En enero de 2017 aban­do­nó el car­go por­que no cam­bia­ba na­da. “La lu­cha con­tra el ra­cis­mo no es una prio­ri­dad en el cal­cio. Na­die que­ría ha­blar del te­ma. Na­die que­ría cam­biar las co­sas”, di­ce May, de 49 años, al otro la­do del te­lé­fono.

Es­tá “do­li­da” y “frus­tra­da”. “En la Fe­de­ra­ción no con­si­de­ran el ra­cis­mo un pro­ble­ma, no quie­ren acep­tar que el ra­cis­mo es un pro­ble­ma y no en­tien­do por qué. Es un mis­te­rio pa­ra mí. Lo jus­ti­fi­can y es ri­dícu­lo. No es na­da bueno pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”. Di­ce que no quie­re “ata­car” a na­die, pe­ro que “hay que ha­cer al­go”, por­que la si­tua­ción es­tá em­pe­zan­do a con­ver­tir­se en “pe­li­gro­sa”. El ra­cis­mo se ha atrin­che­ra­do en las gra­das de los es­ta­dios ita­lia­nos. Dal­bert Hen­ri­que, la­te­ral bra­si­le­ño de la Fio­ren­ti­na, fue el úl­ti­mo en su­frir­lo. Har­to de los in­sul­tos ra­cis­tas, ha­ce dos se­ma­nas se que­jó al ár­bi­tro que pa­ró el jue­go tres mi­nu­tos. Unos días an­tes Ro­me­lu Lu­ka­ku, de­lan­te­ro del In­ter, tu­vo pri­me­ro que es­cu­char los buuuu ra­cis­tas de al­gu­nos hin­chas del Ca­glia­ri y lue­go leer las jus­ti­fi­ca­cio­nes de los ul­tras in­ter­is­tas. Sus pro­pios ra­di­ca­les le es­cri­bie­ron una car­ta ase­gu­rán­do­le que no ha­bía en­ten­di­do na­da de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en el cam­po; que si le pa­re­ció es­cu­char in­sul­tos no se tra­ta­ba de un asun­to ra­cis­ta. So­lo de un “mo­do” de ani­mar y “ayu­dar” a su equi­po.

Es una vi­sión ex­ten­di­da y di­fí­cil de ex­tir­par, por­que el ra­cis­mo ya es­tá in­terio­ri­za­do en el cal­cio. Gio­van­ni Ma­la­gó, pre­si­den­te del CONI (Co­mi­té Olím­pi­co Ita­liano), lle­gó a de­cir la se­ma­na pa­sa­da que el hin­cha que gri­ta buuuu se equi­vo­ca, pe­ro más el que si­mu­la un pe­nal­ti en el área. Clau­dio Lo­ti­to, pre­si­den­te de la La­zio —cu­yos hin­chas han pro­ta­go­ni­za­do un sin­fín de epi­so­dios ra­cis­tas, en­tre ellos inun­dar el fon­do de la Ro­ma con pe­ga­ti­nas de An­na Frank vis­tien­do la ca­mi­se­ta del eterno ri­val— di­jo la se­ma­na pa­sa­da que los buuuu no tie­nen por qué te­ner una con­no­ta­ción ra­cis­ta. “Cuan­do yo era pe­que­ño re­cuer­do es­cu­char esos buuu a per­so­nas que te­nían el co­lor de la piel nor­mal, blan­ca”, ex­pli­có.

¿Por qué no es una prio­ri­dad aca­bar con el ra­cis­mo en el fút­bol ita­liano? “No lo sé, de ver­dad que no lo sé, pe­ro es al­go que es­tá em­pe­zan­do a ser pe­li­gro­so”, con­tes­ta May, que du­ran­te ca­si dos años di­ri­gió una cam­pa­ña iti­ne­ran­te por las 20 re­gio­nes de Ita­lia. Era un pro­yec­to di­ri­gi­do a to­dos los fe­de­ra­dos de en­tre 10 y 18 años, sus en­tre­na­do­res y pro­fe­so­res. ¿Y lue­go? “Son ini­cia­ti­vas que es­tán bien, so­bre to­do por­que se em­pie­za des­de aba­jo. Pe­ro na­die que­ría ha­blar de me­di­das. El fút­bol ita­liano tie­ne un pro­ble­ma con el ra­cis­mo y na­die lo quie­re asu­mir, na­die acep­ta que es un pro­ble­ma y que se so­lu­cio­na em­pe­zan­do por po­ner san­cio­nes du­ras. Hay que qui­tar pun­tos, ha­bría que ce­rrar los es­ta­dios, pe­ro no un par­ti­do; ten­dría que ha­ber pe­nas du­ras que no se li­mi­ten a prohi­bir el ac­ce­so a los es­ta­dios a los que han pro­ta­go­ni­za­do epi­so­dios de ra­cis­mo”, ex­pli­ca May. Y aña­de: “Pe­ro na­die que­ría cam­biar las co­sas. Me vol­vie­ron a lla­mar des­de la Fe­de­ra­ción ha­ce un año pa­ra unas jor­na­das con­tra el ra­cis­mo… no fui. Es­ta­ba har­ta de dar con­fe­ren­cias. ¿Ha­blar de qué si na­die me es­cu­cha? Hay que actuar y na­die quie­re ha­cer na­da. Pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas pri­me­ro hay que re­co­no­cer que exis­ten y lue­go fi­jar me­di­das”.

Gian­ni In­fan­tino, pre­si­den­te de la FIFA, pi­dió un cam­bio le­gis­la­ti­vo. La se­ma­na pa­sa­da, la FIGC anun­ció cam­bios en el sis­te­ma de la lu­cha con­tra la vio­len­cia y el ra­cis­mo. Has­ta aho­ra, la res­pon­sa­bi­li­dad de los ac­tos ra­cis­tas y vio­len­tos de la hin­cha­da re­caía en los clu­bes. Es de­cir, el juez de com­pe­ti­ción de­por­ti­va

los san­cio­na­ba con mul­tas y cie­rre de es­ta­dio o de al­gu­nos sec­to­res. Eso se con­ver­tía en un ar­ma más pa­ra los gru­pos ul­tras que iban chan­ta­jean­do los clu­bes [co­mo en el ca­so de la Ju­ve]: “O nos dais en­tra­das o co­rea­mos can­ti­cos ra­cis­tas pa­ra que os cie­rren el es­ta­dio”. A par­tir de aho­ra, la res­pon­sa­bi­li­dad se­rá per­so­nal. Si los clu­bes con­si­guen iden­ti­fi­car y ex­pul­sar a los hin­chas que adop­tan com­por­ta­mien­tos vio­len­tos y ra­cis­tas, ya no se­rán san­cio­na­dos. Pa­ra eso, sin em­bar­go, hay que apli­car un re­gla­men­to dis­ci­pli­na­rio in­terno e in­ver­tir di­ne­ro en sen­so­res de au­dio y cá­ma­ras [el Udi­ne­se, por ejem­plo, ha in­ver­ti­do en al­gu­nas con re­co­no­ci­mien­to fa­cial].

El Chel­sea tar­dó seis me­ses en iden­ti­fi­car al hin­cha que pro­fi­rió in­sul­tos ra­cis­tas a Raheem Ster­ling. En el Ca­glia­ri, na­die pa­re­ció ha­ber es­cu­cha­do si­quie­ra los in­sul­tos a Lu­ka­ku. El Bres­cia, cu­yo fon­do se de­di­có a in­sul­tar a Pja­nic [zin­ga­ro, gi­tano] du­ran­te el Bres­cia-Ju­ve, tam­po­co ha oí­do na­da. Ni los al­ta­vo­ces del es­ta­dio lla­ma­ron la aten­ción de los ul­tras, ni na­die del club ha to­ma­do me­di­das pa­ra bus­car a los res­pon­sa­bles.

/ V. PENNICINO (GETTY)

Fio­na May, en una ima­gen de 2015, en la cam­pa­ña con­tra el ra­cis­mo que apa­dri­na­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.