Más op­cio­nes de me­da­lla pa­ra la cam­peo­na

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Pa­ra Si­mo­ne Bi­les, es­tos son sus quin­tos Mun­dia­les. De­bu­tó en los de 2013, los de la re­sa­ca olím­pi­ca de Lon­dres, y so­lo fal­tó en 2017, tras los Jue­gos de Río, por­que se to­mó un año sa­bá­ti­co. En to­dos ga­nó el tí­tu­lo in­di­vi­dual y en el ejer­ci­cio de sue­lo. El año pa­sa­do en Doha, con nue­vos ejer­ci­cios y nue­vo en­tre­na­dor, aña­dió otro hi­to: su pri­me­ra me­da­lla en pa­ra­le­las. En Stutt­gart se ha cla­si­fi­ca­do pa­ra las cin­co fi­na­les in­di­vi­dua­les. Sal­vo sor­pre­sa, re­pe­ti­rá oro en la ge­ne­ral y en sue­lo pe­ro tam­bién tie­ne mu­chas op­cio­nes en ba­rra (don­de fue la me­jor el pri­mer día) y sal­to (so­lo la su­peró su com­pa­trio­ta Ca­rey).

La fies­ta de Bi­les y de Es­ta­dos Uni­dos so­lo es­tu­vo em­pa­ña­da por una caí­da, la de Lee en la ba­rra. Ru­sia so­lo pu­do mi­rar de le­jos el es­pec­tácu­lo. Has­ta que­dar a 5,8 pun­tos al fi­nal, su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar­se la pla­ta. Pa­ra ellas, co­mo pa­ra ca­si to­dos los de­más equi­pos, la com­pe­ti­ción se con­vir­tió en un cal­va­rio de caí­das. A Ru­sia se le atra­gan­tó, co­mo ca­si siem­pre, la ba­rra; Chi­na, iba a por la pla­ta, se hun­dió en las pa­ra­le­las y ya no le­van­tó ca­be­za, has­ta des­apa­re­cer del po­dio; y Fran­cia vio có­mo has­ta su lí­der, Me­la­nie de Je­sus dos San­tos, que apun­ta­ba a me­da­lla en la fi­nal in­di­vi­dual, se caía de la ba­rra.

Sor­pre­sa ita­lia­na

De es­te dra­ma sa­lió triun­fan­te Ita­lia, con un equi­po muy jo­ven pla­ga­do de de­bu­tan­tes en unos Mun­dia­les pe­ro so­brio y com­pac­to co­mo po­cos que lo­gró un bron­ce ines­pe­ra­do gra­cias a una ac­tua­ción sin un so­lo fa­llo has­ta el úl­ti­mo ejer­ci­cio. Des­pués de su­pe­rar la pre­sión de una com­pe­ti­ción don­de to­das las no­tas su­man, lo que dis­pa­ra los ner­vios y au­men­ta el pe­so de los fa­llos en el re­sul­ta­do, la jo­ven­cí­si­ma Io­rio se ca­yó en su en­tra­da a la ba­rra en el úl­ti­mo ejer­ci­cio de las ita­lia­nas. Pe­ro ya da­ba igual por­que to­do el tra­ba­jo an­te­rior, 11 ejer­ci­cios muy bien mon­ta­dos, ha­bía si­do im­pe­ca­ble.

El oro de Bi­les le acer­ca aún más al ré­cord del le­gen­da­rio bie­lo­rru­so Vi­taly Scher­bo de 23 me­da­llas mun­dia­lis­tas, pe­ro su do­mi­nio es mu­cho ma­yor. No ha ce­di­do ni un so­lo tí­tu­lo in­di­vi­dual ni por equi­pos des­de que de­bu­tó en 2013. Y sus éxi­tos pa­re­cen de­pen­der más de su es­ta­do de áni­mo —se to­mó un año sa­bá­ti­co tras lo­grar el oro olím­pi­co en Río 2016— que de sus ri­va­les. Sal­vo im­pre­vis­to, con­se­gui­rá es­te nue­vo ré­cord en Stutt­gart, don­de aún tie­ne que par­ti­ci­par en la fi­nal in­di­vi­dual —op­ta a su quin­to tí­tu­lo mun­dial—, es­te jue­ves, y en las cua­tro fi­na­les por apa­ra­tos del fin de se­ma­na. Y que­da me­nos de un año pa­ra los Jue­gos de To­kio.

/ WOLFGANG RATTAY (REUTERS)

Si­mo­ne Bi­les se abra­za a My­kay­la Skin­ner en pre­sen­cia de Su­ni­sa Lee y Ja­dey Ca­rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.