El FMI aler­ta de que la gue­rra co­mer­cial ame­na­za a una ge­ne­ra­ción

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - LUIS DON­CEL,

Es ya tra­di­ción que el res­pon­sa­ble del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) se an­ti­ci­pe a su asam­blea anual y anun­cie una se­ma­na an­tes por dón­de irán los ti­ros de la reunión que con­gre­ga a la flor y na­ta de las fi­nan­zas

Se es­pe­ra­ba con in­te­rés el pri­mer gran dis­cur­so de la re­cién ele­gi­da di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI. Y Geor­gie­va no de­frau­dó. La búl­ga­ra man­dó unos cuan­tos men­sa­jes de ca­la­do. Co­mo que el 90% de los paí­ses del mun­do ex­pe­ri­men­ta­rá es­te año un cre­ci­mien­to in­fe­rior al de 2018. O que las ten­sio­nes co­mer­cia­les ya es­tán te­nien­do un efec­to cuan­ti­fi­ca­ble: el pró­xi­mo año res­ta­rán al cre­ci­mien­to glo­bal unos 700.000 mi­llo­nes de dó­la­res (640.000 mi­llo­nes de eu­ros), una can­ti­dad equi­va­len­te al PIB de un país co­mo Sui­za. En es­ta ci­fra se in­clu­yen tan­to las pér­di­das di­rec­tas li­ga­das a los aran­ce­les co­mo sus efec­tos se­cun­da­rios (pér­di­da de con­fian­za o caí­das en los mer­ca­dos). Tam­bién aler­tó de que la es­ca­la­da pro­tec­cio­nis­ta ame­na­za con te­ner efec­tos a lar­go pla­zo, que po­drían las­trar la eco­no­mía du­ran­te to­da una ge­ne­ra­ción.

De pa­so, la ex­vi­ce­pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y ex di­rec­to­ra ge­ne­ral del Ban­co Mun- dial lan­zó dos ideas que pue­den in­ter­pre­tar­se co­mo un de­ci­di­do apo­yo a los gran­des ban­cos cen­tra­les del mun­do. Y, de re­fi­lón, co­mo un ata­que in­di­rec­to a los Go­bier­nos de EE UU y Ale­ma­nia. Geor­gie­va des­ta­có la im­por­tan­cia de res­pe­tar la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les. “Es­tán bre­gan­do en to­do el mun­do en cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les. Su in­de­pen­den­cia es la ba­se de una bue­na po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”, di­jo.

“Mu­ro de Ber­lín di­gi­tal”

No es nin­gún se­cre­to que el pre­si­den­te Do­nald Trump lle­va me­ses so­ca­van­do es­ta in­de­pen­den­cia con ata­ques bru­ta­les al pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Je­ro­me Po­well, al que ha lla­ma­do “lo­co” e “inú­til” y ha acu­sa­do de re­mar en con­tra de su país.

El FMI tam­bién echa una mano al BCE, que lle­va tiem­po pi­dien­do a los Go­bier­nos de la eu­ro­zo­na con más mar­gen pa­ra gas­tar que con­tri­bu­yan a evi­tar una nue­va cri­sis. Geor­gie­va re­co­gió es­te men­sa­je, po­nién­do­le nom­bres y ape­lli­dos. “En paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Co­rea del Sur y Paí­ses Ba­jos, un au­men­to del gas­to —so­bre to­do en in­fra­es­truc­tu­ra e I+D— con­tri­bui­ría a im­pul­sar la de­man­da y el po­ten­cial de cre­ci­mien­to”, ase­gu­ró.

El dis­cur­so de la mu­jer lla­ma­da a pi­lo­tar el Fon­do du­ran­te los mun­dia­les. En 2018, la en­ton­ces di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, dio la voz de avi­so de que los pro­ble­mas au­men­ta­ban: “El cli­ma de la eco­no­mía glo­bal es­tá em­pe­zan­do a cam­biar”. Un año des­pués, los peo­res pro­nós­ti­cos se con­fir­man. El or­ga­nis­mo re­ba­ja­rá

pró­xi­mos cin­co años se ha cen­tra­do en la ne­ce­si­dad de actuar an­tes de que la gue­rra co­mer­cial y shocks co­mo el Bre­xit y otros ries­gos geo­po­lí­ti­cos va­yan a más. Pe­ro, al mar­gen de có­mo evo­lu­cio­nen es­tos pro­ble­mas, el FMI re­co­no­ce que ya han he­cho mu­cho da­ño.

“La in­cer­ti­dum­bre es­tá fre­nan­do el po­ten­cial eco­nó­mi­co”, di­jo Geor­gie­va, que aña­dió que las “grie­tas” ac­tua­les po­dían pro­vo­car cam­bios que du­ren una ge­ne­ra­ción. Y enume­ró los da­ños la pró­xi­ma se­ma­na sus pre­vi­sio­nes pa­ra 2019 y 2020. “La de­sa­ce­le­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da ha­rá que el cre­ci­mien­to cai­ga es­te año a su ta­sa más ba­ja des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da”, di­jo ayer en Was­hing­ton la nue­va di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do, Kris­ta­li­na Geor­gie­va.

co­la­te­ra­les. “Ca­de­nas de su­mi­nis­tro ro­tas, sec­to­res co­mer­cia­les com­par­ti­men­ta­dos, y un mu­ro de Ber­lín di­gi­tal que fuer­ce a los paí­ses a ele­gir en­tre sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos”, di­jo, en una alu­sión al con­flic­to en torno a la tec­no­lo­gía 5G que en­fren­ta a la Ad­mi­nis­tra­ción Trump con la em­pre­sa chi­na Hua­wei.

Co­mo co­lo­fón, Geor­gie­va pa­re­ce es­tar pen­san­do ya en ma­les ma­yo­res. Di­jo que si la eco­no­mía mun­dial se des­ace­le­ra más de lo que aho­ra se pre­vé, po­dría

ser ne­ce­sa­ria “una res­pues­ta fi­nal coor­di­na­da”. Re­cuer­da con es­ta fra­se a los ini­cios de la cri­sis fi­nan­cie­ra que co­men­zó ha­ce más de una dé­ca­da, cuan­do el G20 re­cla­ma­ba in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas ma­si­vas o anun­cia­ba el alum­bra­mien­to de un nue­vo sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial. To­do es­to pa­re­ce aún le­jos. Pe­ro la nue­va je­fa del FMI sí lla­ma a los paí­ses a actuar ya pa­ra evi­tar lo peor. “Si es­pe­ra­mos a la pró­xi­ma cri­sis, se­rá muy tar­de. De­be­mos actuar aho­ra”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.