El icó­ni­co ta­xi ama­ri­llo es una rui­na

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - SAN­DRO POZZI,

Moha­mad Mah­bu quie­re de vuel­ta la vi­da que te­nía en Ban­gla­dés. El ta­xis­ta se abre pa­so en­tre el trá­fi­co por las ave­ni­das de Nue­va York con la ex­pe­rien­cia de lle­var dos dé­ca­das al vo­lan­te. Pe­ro su sue­ño que­dó atra­pa­do ha­ce cin­co años en un atas­co sin sa­li­da. De­be 650.000 dó­la­res (593.000 eu­ros) por un me­da­llion, el per­mi­so que le da de­re­cho a ope­rar un ta­xi ama­ri­llo. Ca­da vez son más los que, co­mo él, cuen­tan el las­tre que so­por­tan. Se es­ti­ma que hay unos 6.000 ta­xis­tas in­de­pen­dien­tes en la si­tua­ción de Mah­bu. La deu­da me­dia es de me­dio mi­llón de dó­la­res. Unos 950 ta­xis­tas se de­cla­ra­ron ya en ban­ca­rro­ta. Es­tos per­mi­sos lle­ga­ron a con­si­de­rar­se la in­ver­sión más ren­ta­ble en Man­hat­tan. “Era un fun­cio­na­rio con un gran sue­ño”, re­cuer­da du­ran­te una pro­tes­ta en la es­ca­li­na­ta del Ayun­ta­mien­to; “aho­ra soy un men­di­go”.

Echa to­das las ho­ras que pue­de pa­ra man­te­ner­se a flo­te, co­mo Ha­kan Hu­mu­so­glu o Vi­nod Mal­ho­tra. La an­sie­dad es pa­ten­te cuan­do ha­blan de su fu­tu­ro fi­nan­cie­ro. “To­do lo que pa­sa por sus ta­quí­me­tros”, se­ña­la Bhai­ra­vi De­sai, del sin­di­ca­to New York Ta­xi Wor­kers Allian­ce, “va di­rec­to a pa­gar deu­das, co­che y se­gu­ro”.

En el epi­cen­tro de la cri­sis es­tán las prác­ti­cas pre­da­to­rias de las en­ti­da­des que les fa­ci­li­ta­ron los cré­di­tos y los in­ter­me­dia­rios. The New York Ti­mes pu­bli­có en ma­yo una in­ves­ti­ga­ción en la que re­ve­ló có­mo la ciu­dad y los re­gu­la­do­res fue­ron cóm­pli­ces al per­mi­tir que se in­fla­ra el va­lor de los me­da­llions en las subas­tas. Por uno de es­tos per­mi­sos se lle­gó a pa­gar ca­si un mi­llón en 2014.

Eso fue an­tes de que ser­vi­cios co­mo Uber cam­bia­ran las re­glas del jue­go e inun­da­ran las ca­lles. A par­tir de ahí, di­ce Mouha­ma­dou Ali­yu, “se hi­zo to­do más di­fí­cil ca­da día”. El al­cal­de, Bill de Bla­sio, tu­vo que sus­pen­der las subas­tas por el des­plo­me que su­frió el va­lor de es­tos per­mi­sos. Po­drían trans­fe­rir­los, pe­ro no les re­sol­ve­ría el pro­ble­ma. Con suer­te lo­gra­rían re­cu­pe­rar 175.000 dó­la­res (160.000 eu­ros).

Mu­chos de es­tos ta­xis­tas son in­mi­gran­tes que vi­ven en Queens y el Bronx, ba­rrios que re­pre­sen­ta la pro­gre­sis­ta Ale­xan­dria Oca­sioCor­tez. Du­ran­te una au­dien­cia en el Con­gre­so car­gó con­tra las prác­ti­cas que lle­va­ron a mi­les de ta­xis­tas a la rui­na. Ca­li­fi­có la con­duc­ta de los pres­ta­mis­tas de “cri­mi­nal” y de­fen­dió res­ca­tar a los afec­ta­dos. “Los re­gu­la­do­res lo sa­bían”, afir­ma. “La ciu­dad lo sa­bía”. Fue la muer­te de Dou­glas Schif­ter la que pu­so en evi­den­cia las di­fi­cul­ta­des emo­cio­na­les y fi­nan­cie­ras de los pro­fe­sio­na­les del ta­xi. Su­ce­dió en fe­bre­ro de 2018, a las puer­tas del Ayun­ta­mien­to. En una no­ta en las re­des so­cia­les ex­pli­ca­ba que las ca­lles de Nue­va York es­tán pla­ga­das de con­duc­to­res “de­ses­pe­ra­dos por dar de co­mer a sus fa­mi­lias. No se­ré un es­cla­vo que tra­ba­ja por cal­de­ri­lla”.

“Es­tán pa­vi­men­tan­do las ca­lles con su san­gre, su su­dor y sus lá­gri­mas”, in­sis­ten des­de el sin­di­ca­to. La pre­sión es ca­da vez ma­yor pa­ra el al­cal­de, que aca­ba de pre­sen­tar un plan pa­ra po­ner co­to a los abu­sos y ali­viar la si­tua­ción de los afec­ta­dos. Pe­ro se que­dó cor­to. El con­ce­jal Mark Le­vi­ne pro­po­ne que la ciu­dad ad­quie­ra los prés­ta­mos y los re­fi­nan­cie: “Te­ne­mos una deu­da mo­ral con es­tos con­duc­to­res”, afir­ma.

El re­gi­dor de­mó­cra­ta re­cha­za la idea del res­ca­te. La in­ter­ven­ción di­rec­ta cos­ta­ría 13.000 mi­llo­nes (11.900 mi­llo­nes de eu­ros) a la ciu­dad. “He­mos in­ten­ta­do mu­chas co­sas pa­ra ayu­dar a los ta­xis­tas”, ase­gu­ra, ci­tan­do el lí­mi­te que se im­pu­so el año pa­sa­do a los co­ches que pue­den ope­rar ba­jo las nue­vas pla­ta­for­mas y ga­ran­ti­zan­do un sa­la­rio mí­ni­mo pa­ra los con­duc­to­res. “Hay que ser rea­lis­tas”, in­sis­te De Bla­sio, “no te­ne­mos ese di­ne­ro”.

La New York Ta­xi Wor­kers Allian­ce ca­li­fi­ca la ci­fra del res­ca­te de exa­ge­ra­da y la re­ba­ja a en­tre

Nue­va York de­ba­te có­mo res­ca­tar fi­nan­cie­ra­men­te a los afec­ta­dos por la in­va­sión de Uber y Lyft

1.800 y 2.700 mi­llo­nes de dó­la­res. “Es inex­cu­sa­ble de­cir que es im­po­si­ble”, dispu­ta Le­vi­ne mi­ran­do to­do lo que se hi­zo du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra, cuan­do se ti­ró el flo­ta­dor a los gran­des ban­cos. “Los con­duc­to­res tie­nen el de­re­cho a vi­vir con dig­ni­dad y a un fu­tu­ro sin po­bre­za”, con­clu­ye De­sai.

/ GEOR­GE RO­SE (GETTY)

Ta­xis en Ti­mes Squa­re en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.