La ame­na­za ru­sa so­bre­vue­la la cam­pa­ña

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

La ame­na­za de Ru­sia —Ka­li­nin­gra­do li­mi­ta con la fron­te­ra no­ro­rien­tal de Po­lo­nia y allí Mos­cú ha des­ple­ga­do mi­si­les de cor­to al­can­ce con ca­pa­ci­dad nu­clear— si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción pa­ra los po­la­cos y el se­gun­do en­tre los vo­tan­tes del PiS, a te­nor de una en­cues­ta pu­bli­ca­da el mes pa­sa­do. Var­so­via y Wa­shing­ton acor­da­ron en agos­to la crea­ción de seis ba­ses pa­ra los sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses en Po­lo­nia. Des­de 2016, co­mo par­te de las me­di­das im­pul­sa­das por la OTAN tras la ane­xión ile­gal de Cri­mea por par­te de Ru­sia en 2014, unos 4.500 mi­li­ta­res de EE UU es­tán pre­sen­tes en el país de for­ma ro­ta­to­ria. En ju­nio, el pre­si­den­te po­la­co Andrzej Du­da y Do­nald Trump acor­da­ron el en­vío de 1.000 sol­da­dos más. “Es­tas nue­vas tro­pas bus­can di­sua­dir a Ru­sia”, opi­na Gr­ze­gorz Kuczyns­ki, ex­per­to en se­gu­ri­dad del think tank Ins­ti­tu­to de Var­so­via, quien con­si­de­ra la ame­na­za real: “Co­mo ejem­plo, los pa­sos agre­si­vos de Ru­sia en los úl­ti­mos años, jun­to con in­ten­sos ejer­ci­cios mi­li­ta­res que in­clu­yen una gue­rra con­tra la Alian­za, ade­más de mos­trar a Po­lo­nia co­mo un enemi­go, en men­sa­jes ofi­cia­les y ex­tra­ofi­cia­les”. (unos 925 eu­ros) de for­ma pro­gre­si­va de aquí a 2023.

Con to­da es­ta ofer­ta so­bre la me­sa, ni las ame­na­zas al Es­ta­do de de­re­cho po­la­co ni los es­cán­da­los de co­rrup­ción afec­tan al Go­bierno. En agos­to, Ma­rek Kuch­cins­ki, en­ton­ces pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, di­mi­tió tras co­no­cer­se que ha­bía uti­li­za­do avio­nes del Eje­cu­ti­vo pa­ra rea­li­zar des­pla­za­mien­tos pri­va­dos. Unos días des­pués, el vi­ce­mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Lu­kasz Pie­biak, hi­zo lo pro­pio cuan­do sa­lió a la luz que es­ta­ba de­trás de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra los ma­gis­tra­dos más crí­ti­cos con la re­for­ma del sis­te­ma ju­di­cial, que in­cluía la pu­bli­ca­ción de in­for­ma­cio­nes fal­sas en re­des so­cia­les.

Gran­des trans­for­ma­cio­nes

“El ciu­da­dano me­dio se ha be­ne­fi­cia­do mu­cho del pe­rio­do de Ley y Jus­ti­cia en el Go­bierno”, se­ña­la Ja­cek Ku­char­czyk, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Asun­tos Pú­bli­cos, un think tank de Po­lo­nia. “Se pue­de re­su­mir en que nun­ca lo tu­vi­mos tan bien en tér­mi­nos de eco­no­mía y pros­pe­ri­dad, esa es la na­rra­ti­va que pro­po­ne el Go­bierno”. El PiS se ha eri­gi­do tam­bién co­mo el ga­ran­te de los con­si­de­ra­dos “va­lo­res na­cio­na­les po­la­cos”, con­vir­tien­do en enemi­gos a quie­nes no co­mul­gan con ellos. El ul­tra­ca­tó­li­co Kaczyns­ki —cu­yo par­ti­do cuen­ta con el res­pal­do de la Igle­sia ca­tó­li­ca— sos­tie­ne que “es el úni­co que pue­de de­fen­der Po­lo­nia de lo que ellos lla­man las ideo­lo­gías peligrosas que ema­nan de Oc­ci­den­te, co­mo los de­re­chos LGTB, o de la mu­jer”, se­ña­la.

En las úl­ti­mas tres dé­ca­das, el país ha vi­vi­do pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes. El pro­ce­so de modernizac­ión de la eco­no­mía y la de­mo­cra­cia cul­mi­na­ron en 1999 con la in­te­gra­ción en la OTAN y, en 2004, en la UE. Pe­ro los cua­tro úl­ti­mos años han su­pues­to un gi­ro que en más de una oca­sión ha pro­vo­ca­do la pro­tes­ta de la UE. La con­so­li­da­ción del po­der del PiS en las elec­cio­nes ame­na­za con em­peo­rar es­ta si­tua­ción, co­mo en Hun­gría con Vik­tor Or­bán.

La opo­si­ción po­la­ca no su­ma los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra fre­nar al PiS, que arra­sa en las zo­nas ru­ra­les, se­gún los son­deos. Coa­li­ción Cí­vi­ca, li­de­ra­da por Pla­ta­for­ma Cí­vi­ca y que se pre­sen­ta jun­to con Los Ver­des y la li­be­ral No­woc­zes­na, ob­ten­dría en­tre un 23% y un 30% de los vo­tos. La elec­ción de Mal­gor­za­ta Ki­da­wa-Blons­ka, una po­lí­ti­ca con más de 20 años en ac­ti­vo, co­mo su can­di­da­ta a pri­me­ra mi­nis­tra fue una sor­pre­sa y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo mo­vi­li­zar a un elec­to­ra­do de­sen­can­ta­do con el lí­der de PO, Gr­ze­gorz Schety­na. Su ros­tro con el le­ma “El ma­ña­na pue­de ser me­jor” em­pa­pe­la los au­to­bu­ses de la fría Var­so­via, don­de los car­te­les del PiS, que pier­de tra­di­cio­nal­men­te en la ca­pi­tal, son más dis­cre­tos y nun­ca mues­tran al pri­mer mi­nis­tro, que se pre­sen­ta por otra cir­cuns­crip­ción.

Los son­deos si­túan en ter­cer lu­gar a la coa­li­ción iz­quier­dis­ta Le­wi­ca, que po­dría con­se­guir en­tre el 10% y el 14% de los vo­tos. En cuar­to y quin­to pues­to apa­re­cen la alian­za del PSL/Ku­kiz’15 —el par­ti­do cam­pe­sino alia­do con un an­ti­sis­te­ma crea­do por un an­ti­guo can­tan­te de rock— y la ul­tra­de­re­chis­ta Kon­fe­de­rac­ja (Con­fe­de­ra­ción).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.