Una mar­cha ma­si­va en Ecua­dor re­do­bla la pre­sión con­tra el Go­bierno

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - FRAN­CES­CO MANETTO,

Las mo­vi­li­za­cio­nes en Ecua­dor, en­ca­be­za­das prin­ci­pal­men­te por or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas, se in­ten­si­fi­ca­ron ayer con una mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha que bus­ca­ba tor­cer el bra­zo al Go­bierno

En los úl­ti­mos días se han pro­du­ci­do dis­tur­bios, sa­queos, epi­so­dios de vio­len­cia y has­ta un in­ten­to de ocu­par la Asam­blea Na­cio­nal del país. Ayer los ma­ni­fes­tan­tes se con­cen­tra­ron en el par­que del Ar­bo­li­to de Qui­to, un lu­gar tra­di­cio­nal de mo­vi­li­za­ción, en un cli­ma de re­la­ti­va se­re­ni­dad. En torno a las on­ce de la ma­ña­na, ho­ra lo­cal, co­men­za­ron a des­fi­lar por las ca­lles con des­tino al pa­la­cio de Ca­ron­de­let, re­si­den­cia del pre­si­den­te. Des­de el es­tra­do, los lí­de­res de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas lle­ga­das de va­rios pun­tos del país tra­ta­ron de in­fun­dir tran­qui­li­dad. “Va­mos a ac­tuar con cal­ma, hay que ser res­pe­tuo­sos con nues­tros di­ri­gen­tes”, afir­mó uno de los re­pre­sen­tan­tes. Aun así, se pro­du­je­ron en­fren­ta­mien­tos con las fuer­zas de se­gu­ri­dad ca­mino del cen­tro de la ciu­dad.

Los or­ga­ni­za­do­res de las pro­tes­tas pi­den la re­nun­cia del man­da­ta­rio. Sin em­bar­go, hay un sec­tor dis­pues­to a ne­go­ciar. “No­so­tros es­ta­mos de­fen­dien­do lo nues­tro. Es­tas me­di­das son in­jus­tas. Yo por mi la­do qui­sie­ra dia­lo­gar con to­do el pue­blo, pe­ro el se­ñor Le­nín Mo­reno se es­con­de, se va a Gua­ya­quil”, afir­ma Eze­quiel Gó­mez, de 40 años, agri­cul­tor de la pro­vin­cia de Im­ba­bu­ra, en la sie­rra nor­te.

El tras­la­do de la se­de del Go­bierno a la ciu­dad cos­te­ra, la se­gun­da más po­bla­da del país, fue in­ter­pre­ta­do co­mo una suer­te de ne­ga­ti­va a un es­ce­na­rio de ne­go­cia­ción. Con to­do, el pre­si­den­te op­tó fi­nal­men­te por vol­ver a Qui­to, acom­pa­ña­do de la mi­nis­tra de Go­bierno, Ma­ría Ma­ría Pau­la Ro­mo, y del ti­tu­lar de De­fen­sa, Os­wal­do Ja­rrín, pa­ra su­per­vi­sar el desa­rro­llo de la jor­na­da. Mo­reno se avino el mar­tes a abrir la puer­ta al diá­lo­go con la me­dia­ción de Na­cio­nes Uni­das, de Le­nín Mo­reno. Tras una se­ma­na de pro­tes­tas que se ini­cia­ron por un pa­que­te de ajus­tes eco­nó­mi­cos que in­clu­ye una subida del pre­cio de la ga­so­li­na, mi­les de per­so­nas lle­ga­ron a Qui­to pa­ra re­do­blar la pre­sión. El cli­ma de pe­ro esa po­si­bi­li­dad aún no se ha con­cre­ta­do.

Los in­dí­ge­nas, que per­te­ne­cen a la ca­pa más vul­ne­ra­ble de la po­bla­ción ecua­to­ria­na, tra­ba­jan ma­yo­ri­ta­ria­men­te la tie­rra y ne­ce­si­tan com­bus­ti­ble pa­ra sus ma­qui­na­rias agrí­co­las. En­tre las seis me­di­das anun­cia­das por el Go­bierno, que es­ta­ble­cen des­de la re­duc­ción de aran­ce­les a la im­por­ta­ción de pro­duc­tos in­for­má­ti­cos a la dis­mi­nu­ción de los sa­la­rios de los con­tra­tos tem­po­ra­les en el sec­tor pú­bli­co, fi­gu­ra tam­bién la li­be­ra­li­za­ción del pre­cio de la ga­so­li­na y la eli­mi­na­ción de alar­ma lle­vó el lu­nes al pre­si­den­te a cam­biar la se­de del Eje­cu­ti­vo a Gua­ya­quil, don­de la po­li­cía ce­rró el pa­so a los ma­ni­fes­tan­tes. Sin em­bar­go, ayer anun­ció su re­gre­so a la ca­pi­tal an­te el re­cru­de­ci­mien­to de la pro­tes­ta. los sub­si­dios al com­bus­ti­ble. Un ga­lón de ga­so­li­na (unos 3,7 li­tros) ha pa­sa­do de cos­tar 1,68 eu­ros a 2,09.

Jai­me Var­gas, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Na­cio­na­li­da­des In­dí­ge­nas del Ecua­dor, pro­me­tió man­te­ner el pul­so al Go­bierno has­ta que ce­da. Es­ta or­ga­ni­za­ción tam­bién de­cre­tó una suer­te de es­ta­do de ex­cep­ción en sus te­rri­to­rios en res­pues­ta a la ac­tua­ción de las au­to­ri­da­des, que ca­li­fi­có de “bru­ta­li­dad y fal­ta de con­cien­cia de la fuer­za pú­bli­ca”. En un co­mu­ni­ca­do, las co­mu­ni­da­des se­ña­lan que los ajus­tes “afec­tan al con­jun­to de la so­cie­dad ecua­to­ria­na y de­te­rio­ran las con­di­cio­nes de vi­da y exis­ten­cia de los sec­to­res po­pu­la­res más vul­ne­ra­bles del país”. “Mi­li­ta­res y po­li­cías que se acer­quen a nues­tros te­rri­to­rios se­rán re­te­ni­dos y so­me­ti­dos a jus­ti­cia indígena”, ad­vier­ten. Y así ocu­rrió. El pa­sa­do fin de se­ma­na dos gru­pos re­tu­vie­ron a me­dio cen­te­nar de mi­li­ta­res.

Des­es­ta­bi­li­za­ción

Al­gu­nas de es­tas co­mu­ni­da­des lle­van dé­ca­das pro­ta­go­ni­zan­do pro­tes­tas con­tra el Go­bierno, sin im­por­tar el signo po­lí­ti­co del pre­si­den­te. Pe­ro aho­ra las au­to­ri­da­des in­sis­ten en que las mo­vi­li­za­cio­nes tie­nen el se­llo del ex­man­da­ta­rio Ra­fael Co­rrea, quien im­pul­só al pro­pio Mo­reno y aho­ra es su prin­ci­pal ad­ver­sa­rio. Se­gún esa acu­sa­ción, que Co­rrea ha ne­ga­do ta­jan­te­men­te pe­se a ja­lear las pro­tes­tas, tam­bién es­tá vin­cu­la­do el ré­gi­men de Ni­co­lás Maduro. Ayer fue el vi­ce­pre­si­den­te, Otto Son­nen­holz­ner, quien in­sis­tió des­de Gua­ya­quil en la te­sis de que los ac­tos van­dá­li­cos y vio­len­tos res­pon­den a un plan de des­es­ta­bi­li­za­ción or­ques­ta­do des­de fue­ra, in­for­ma Sa­ra Es­pa­ña. “En­tre los de­te­ni­dos en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, he­mos en­con­tra­do mu­chos ex­tran­je­ros y nos han di­cho que es­tán re­ci­bien­do di­ne­ro pa­ra es­tar ahí”, afir­mó.

Mien­tras tan­to, que­da por ver cuál es el efec­to del re­gre­so de Mo­reno a la ca­pi­tal. Su ob­je­ti­vo con­sis­te en des­ac­ti­var la pro­tes­ta, que de mo­men­to ha re­sul­ta­do muy rui­do­sa pe­ro no ha in­vo­lu­cra­do a una ma­yo­ría so­cial, an­tes de que la si­tua­ción se vuel­va in­con­tro­la­ble. En los no­ven­ta, la me­cha en­cen­di­da por la opo­si­ción indígena aca­bó con la caí­da del ex­pre­si­den­te Ja­mil Mahuad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.