Co­mo si fue­ra un mo­nar­ca ab­so­lu­to

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

To­dos los lí­mi­tes han si­do trans­gre­di­dos. De la de­cen­cia y de la ver­güen­za. Trump ha­bla sin ru­bor de su “gran e inigua­la­ble sa­bi­du­ría” en la ex­pli­ca­ción del aban­dono de sus alia­dos kur­dos. Ho­ras des­pués, re­mi­te al Con­gre­so una car­ta dig­na de un dés­po­ta, en la que des­au­to­ri­za el pro­ce­di­mien­to de des­ti­tu­ción par­la­men­ta­ria con ar­gu­men­tos im­pro­pios de la his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos. El es­cri­to con­si­de­ra que el Con­gre­so no tie­ne de­re­cho al con­trol so­bre el pre­si­den­te y de­cla­ra ile­gal, an­ti­cons­ti­tu­cio­nal y an­ti­de­mo­crá­ti­co to­do el pro­ce­di­mien­to, por cuan­to su ob­je­ti­vo es co­rre­gir el re­sul­ta­do de la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 y evi­tar la re­pe­ti­ción de su vic­to­ria en la de 2020.

Es una de­cla­ra­ción de gue­rra al Con­gre­so, en la que re­cha­za to­das las de­man­das de do­cu­men­tos y con­vo­ca­to­rias a tes­ti­fi­car a al­tos fun­cio­na­rios. No es la pri­me­ra de­ne­ga­ción a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro es­ta tie­ne un ca­rác­ter ge­ne­ral y de­fi­ni­ti­vo. Po­co an­tes, el De­par­ta­men­to de Es­ta­do ya ha­bía prohi­bi­do la tes­ti­fi­ca­ción del em­ba­ja­dor en Bru­se­las, Gor­don Sond­land, so­bre su par­ti­ci­pa­ción en las ges­tio­nes an­te el pre­si­den­te de Ucra­nia, Vo­lo­dí­mir Ze­lens­ki, con las que Trump tra­ta­ba de ob­te­ner la in­ves­ti­ga­ción de los ne­go­cios ucra­nios del ex­vi­ce­pre­si­den­te y can­di­da­to de­mó­cra­ta Joe Bi­den y su hi­jo Hun­ter.

El ca­so que ha des­en­ca­de­na­do el pro­ce­di­mien­to de des­ti­tu­ción o im­peach­ment no pue­de ser más cla­ro. Trump pre­sio­nó a Ze­lens­ki pa­ra que le pro­por­cio­na­ra prue­bas de la su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción de una em­pre­sa ucra­nia en fa­vor de Hi­llary Clin­ton en la cam­pa­ña elec­to­ral e in­ves­ti­ga­ra a los Bi­den, pa­dre e hi­jo, por su im­pli­ca­ción en ne­go­cios su­pues­ta­men­te co­rrup­tos en Ucra­nia. Pa­ra con­ven­cer al pre­si­den­te de es­te país alia­do y en gue­rra, blo­queó una ayu­da mi­li­tar de 400 mi­llo­nes de dó­la­res.

Tres son las fe­cho­rías que se di­lu­ci­dan. La pri­me­ra es la trai­ción, que en el ca­so de Trump obli­ga­ría a pro­bar que ac­tuó co­mo agen­te del Krem­lin, es­pe­cial­men­te en la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en la elec­ción pre­si­den­cial, in­ves­ti­ga­da sin con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas por el fis­cal Ro­bert Mue­ller, pe­ro tam­bién en unas pre­sio­nes so­bre Ucra­nia que so­lo fa­vo­re­cen a Pu­tin, el ve­cino que man­tie­ne la gue­rra en la cuen­ca del Don­bás y se ha ane­xio­na­do la pe­nín­su­la de Cri­mea.

La se­gun­da es la co­rrup­ción, re­co­no­ci­ble a sim­ple vis­ta tra­tán­do­se de un man­da­ta­rio que con­fun­de los in­tere­ses pri­va­dos con los de su país. La ter­ce­ra en­tra en el ca­pí­tu­lo más im­pre­ci­so de “de­li­tos y fal­tas gra­ves”, en­tre los que se cuen­ta es­pe­cial­men­te el más tí­pi­co, co­mo es el abu­so de po­der. Es­ta es la di­rec­ción to­ma­da por la in­ves­ti­ga­ción, acom­pa­ña­da por el en­cu­bri­mien­to y la obs­truc­ción a la jus­ti­cia, re­co­no­ci­bles en las de­ne­ga­cio­nes de do­cu­men­tos, las prohi­bi­cio­nes a com­pa­re­cer an­te el Con­gre­so y la car­ta en la que el pre­si­den­te se de­cla­ra exen­to del con­trol par­la­men­ta­rio, por en­ci­ma de las le­yes y de la Cons­ti­tu­ción, co­mo si fue­ra un mo­nar­ca ab­so­lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.