¿Fin de la po­lí­ti­ca?

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Des­pués de cua­tro años de apa­ños y pro­vi­sio­na­li­da­des es di­fí­cil pen­sar que el 10-N cris­ta­li­za­rá al­go con­cre­to. Re­pi­ten los ac­to­res del úl­ti­mo fra­ca­so, co­mo si el con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca les fue­ra ajeno. Y vol­ve­mos al es­pec­tácu­lo de siem­pre: gol­pes de efec­to que ya no sor­pren­den a na­die, via­jes a de­re­cha e iz­quier­da sin las mí­ni­mas ex­pli­ca­cio­nes exi­gi­bles, siem­pre en fun­ción de cual­quier mo­vi­mien­to en las en­cues­tas. No hay pro­yec­tos. Sim­ple­men­te, la de­re­cha sa­be po­ner el po­der por en­ci­ma de las di­fe­ren­cias, mien­tras la iz­quier­da se pier­de en la psi­co­pa­to­lo­gía de las pe­que­ñas di­fe­ren­cias. Los po­lí­ti­cos ac­tua­les son de la mis­ma pas­ta que los an­te­rio­res. No pue­de ser que de pron­to to­dos se ha­yan con­ver­ti­do en dé­bi­les men­ta­les. Al­go le pa­sa a la po­lí­ti­ca. Per­so­na­jes co­mo Trump y John­son nos dan la pis­ta.

No son los po­lí­ti­cos en tan­to que per­so­nas, es la po­lí­ti­ca en tan­to que po­der la que es­tá ca­da vez más li­mi­ta­da y des­orien­ta­da. Con la co­mu­ni­ca­ción se­cues­tra­da por el uni­ver­so di­gi­tal, a tra­vés de las re­des so­cia­les, los re­fe­ren­tes tra­di­cio­na­les de la ver­dad y de la je­rar­qui­za­ción de con­cep­tos y va­lo­res se han eva­po­ra­do. Y la pa­la­bra es­tá aho­ra en ma­nos del que me­jor se adap­ta a una co­mu­ni­ca­ción sim­ple, efec­tis­ta y sin es­crú­pu­los, ca­paz de ol­vi­dar­se hoy de lo que di­jo ayer y de ex­plo­tar los re­cur­sos de la de­mo­cra­cia emo­cio­nal, con ape­la­cio­nes a sen­ti­mien­tos eter­nos que ali­vien la fra­gi­li­dad del pre­sen­te.

Dos fuer­zas de­bi­li­tan la po­lí­ti­ca y, con ella, al ciu­da­dano en tan­to que su­je­to po­lí­ti­co. El fin de la so­cie­dad, co­mo re­la­ta Cris­top­he Gui­lluy en No so­ciety , y la muer­te del fu­tu­ro. “La des­apa­ri­ción de la cla­se me­dia oc­ci­den­tal ini­cia el tiem­po de la aso­cie­dad, el tiem­po de la rup­tu­ra de los víncu­los en­tre el mun­do de arri­ba y el mun­do de aba­jo”, es­cri­be Gui­lluy. La pro­me­sa de Mar­ga­ret That­cher se ha cum­pli­do —no exis­te la so­cie­dad, só­lo exis­ten los in­di­vi­duos— y he­mos en­tra­do en un “caos” apa­ren­te­men­te tran­qui­lo

y con­tro­la­do que en cual­quier mo­men­to pue­de es­ta­llar. La bur­gue­sía ha ele­gi­do la se­ce­sión. Y cuan­do se des­cu­bra el se­cre­to, cuan­do ya no se pue­de di­si­mu­lar el des­ca­la­bro de las vie­jas cla­ses me­dias, siem­pre ca­brá el re­cur­so al au­to­ri­ta­ris­mo pos­de­mo­crá­ti­co.

Vi­vi­mos en un pre­sen­te con­ti­nuo en el que la idea de fu­tu­ro co­mo lu­gar de rea­li­za­ción de nues­tras ex­pec­ta­ti­vas se ha des­va­ne­ci­do. Y, co­mo ha con­ta­do Ch­ris­top­her Clark, ca­da día son más los que apues­tan por mi­rar al pa­sa­do, por la su­bli­ma­ción de mi­tos de otro tiem­po, pa­ra dar co­ber­tu­ra al desa­so­sie­go. Y así la pre­ca­rie­dad se eter­ni­za, mien­tras las éli­tes ha­cen mun­do apar­te, de­jan­do a la ma­yo­ría a la in­tem­pe­rie fren­te al en­ve­je­ci­mien­to, al cam­bio cli­má­ti­co, a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y al tra­ba­jo im­po­si­ble. Y los po­lí­ti­cos nos en­tre­tie­nen con una re­pre­sen­ta­ción que ya só­lo pre­ten­de pos­ter­gar la to­ma de con­cien­cia de que la de­mo­cra­cia se va­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.