¿Quién man­da aquí?

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Cuan­do Fran­co se vio for­za­do a abrir una cár­cel en Za­mo­ra so­lo pa­ra cu­ras, el mi­nis­tro de Go­ber­na­ción, Ca­mi­lo Alon­so Ve­ga, plan­teó si no era el mo­men­to de rom­per con el Es­ta­do va­ti­cano y tra­tar a la Igle­sia ca­tó­li­ca co­mo una sim­ple re­li­gión. “Ca­mi­lo, no te me­tas con los cu­ras, que la car­ne de cu­ra in­di­ges­ta”, di­cen que di­jo el dic­ta­dor. Co­rría el año 1969 y Fran­co lle­va­ba tiem­po irri­ta­do con Pa­blo VI por su ale­ja­mien­to del na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo. Tam­bién el Va­ti­cano se de­cía in­có­mo­do. Es­ta­ban ata­dos por el Con­cor­da­to fir­ma­do en Ro­ma en 1953 y pu­bli­ca­do en el BOE con es­te en­ca­be­za­mien­to: “En el nom­bre de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad”.

Aquel con­cor­da­to se lla­ma aho­ra Acuer­dos (uno de 1976, cua­tro de 1979), y so­me­te a Es­pa­ña y al Va­ti­cano de for­ma ex­tra­va­gan­te. Por ejem­plo, es el Rey quien nom­bra al Vi­ca­rio cas­tren­se con gra­do y sa­la­rio de ge­ne­ral de Di­vi­sión; el Pa­pa ha de con­sul­tar al Go­bierno qué obis­pos nom­bra, y el Es­ta­do pa­ga los suel­dos de obis­pos y sa­cer­do­tes, y gas­ta ca­da cur­so 700 mi­llo­nes en pro­fe­so­res de ca­to­li­cis­mo pa­ra to­das las es­cue­las.

Con esas mim­bres la­bo­ra la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo, que el do­min­go pa­sa­do vol­vió al Va­ti­cano pa­ra sa­lu­dar al pa­pa Fran­cis­co y a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Pa­ro­lín. El Eje­cu­ti­vo emi­tió fo­to­gra­fía de los en­cuen­tros, con re­go­ci­jo. A esa ho­ra, el prior/abad/ad­mi­nis­tra­dor del Va­lle de los Caí­dos, Can­te­ra, ya ha­bía re­dac­ta­do la mi­si­va avi­san­do a la vi­ce­pre­si­den­ta de que, por mu­cho que di­ga el Su­pre­mo, quien man­da en la ba­sí­li­ca es la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca, pa­ra el ca­so el prior be­ne­dic­tino.

Los di­cho­sos Acuer­dos, por su­pues­to. Se ha di­cho que son in­cons­ti­tu­cio­na­les (el pri­me­ro es, in­clu­so, pre­cons­ti­tu­cio­nal), pe­ro si­guen vi­gen­tes, en con­cre­to “la in­vio­la­bi­li­dad” de los cen­tros de cul­to. El Su­pre­mo no di­ce na­da al res­pec­to, co­mo si lo con­cor­da­do con un Es­ta­do ex­tran­je­ro (ley or­gá­ni­ca) no ofre­cie­ra una cier­ta ve­ro­si­mi­li­tud a la po­si­ción de Can­te­ra. El prior dis­fru­tó ayer del si­len­cio de los car­de­na­les Oso­ro y Bláz­quez, pre­la­do de Ma­drid y lí­der de los obis­pos, res­pec­ti­va­men­te. La ver­dad es que

no tie­nen au­to­ri­dad so­bre el be­ne­dic­tino, ni si­quie­ra el Pa­pa, que tam­bién ca­lla pe­se a su cos­tum­bre de opi­nar de to­do.

Ha­ce un año, Can­te­ra di­jo que ha­ría ca­so a lo que de­ci­die­ra la Jus­ti­cia. Se ve que no. La tra­di­ción de su ba­sí­li­ca, con la tum­ba de Fran­co co­mo me­jor fon­do de co­mer­cio, le am­pa­ra, con pre­de­ce­so­res tan re­cios co­mo él, o más, en es­pe­cial fray Jus­to Pé­rez de Ur­bel, pri­mer abad del monasterio, con­se­je­ro del Mo­vi­mien­to, pro­cu­ra­dor en Cor­tes y miem­bro del Con­se­jo Na­cio­nal de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la y de las JONS; el je­sui­ta Pé­rez del Pul­gar, ideó­lo­go de “la Re­den­ción de Pe­nas por el Tra­ba­jo” (Or­den de 7 de oc­tu­bre de 1938), y, en es­pe­cial, el fa­mo­so di­rec­tor ge­ne­ral de Pri­sio­nes y pro­pa­gan­dis­ta ca­tó­li­co Má­xi­mo Cuer­vo (no era un mo­te; se lla­ma­ba así). Jun­tos ur­die­ron en 1958 con Ca­rre­ro Blan­co el Con­ve­nio por el que el Es­ta­do en­tre­gó a los be­ne­dic­ti­nos to­do el po­der de uso y ges­tión so­bre la Fun­da­ción de la San­ta Cruz del Va­lle de los Caí­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.