Sin di­ne­ro pa­ra me­jo­rar la pre­dic­ción me­te­reo­ló­gi­ca

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Los ve­ci­nos de Sant Llo­re­nç vi­ven des­de en­ton­ces con un ojo pues­to en las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, a pe­sar de que el año pa­sa­do no pre­vie­ron un fe­nó­meno de tal mag­ni­tud. La Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía (Ae­met) ac­ti­vó el avi­so na­ran­ja por fuer­tes llu­vias po­co an­tes de las sie­te de la tar­de y lo ele­vó a avi­so ro­jo ca­si dos ho­ras des­pués de que el lu­gar fue­ra arra­sa­do por el agua. Un año des­pués, la Ae­met tie­ne pa­ra­li­za­das las in­ver­sio­nes pa­ra me­jo­rar la pre­dic­ción por la fal­ta de Pre­su­pues­tos an­te el blo­queo po­lí­ti­co. “Las me­jo­ras es­tán pos­ter­ga­das”, ad­mi­te la de­le­ga­da de la agen­cia en Ba­lea­res, Ma­ría Jo­sé Gue­rre­ro, que la­men­ta que la pa­rá­li­sis pre­su­pues­ta­ria ha­ya fre­na­do los pla­nes pa­ra ins­ta­lar nue­vos ra­da­res, me­jo­rar los sis­te­mas in­for­má­ti­cos que crean los mo­de­los de pre­dic­ción y des­ple­gar nue­vas es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas. Por lo pron­to, la Po­li­cía Lo­cal se cu­ra en sa­lud, y cuan­do hay avi­sos por llu­vias fuer­tes obli­ga a re­ti­rar los co­ches del cau­ce del to­rren­te y pi­de que no se cir­cu­le por la zo­na ba­ja del pue­blo. del to­rren­te y otras blo­quean­do al­gu­nas de las ca­lles por las que el agua no pu­do sa­lir ha­ce un año, lo que pro­vo­có una es­pe­cie de ta­pón. “La si­tua­ción es­tá prác­ti­ca­men­te igual que an­tes de la ria­da, por­que cree­mos que se ha he­cho muy po­co. Su­fri­mos mu­cho por­que, si vuel­ve a llo­ver, pa­sa­rá lo mis­mo y vol­ve­re­mos a te­ner los mis­mos ni­ve­les de agua”, di­ce Jau­me Sa­las. Su vi­vien­da se en­cuen­tra en una de las ca­lles más afec­ta­das. Allí el agua en­tró sin con­trol y su­peró los dos me­tros de al­tu­ra has­ta al­can­zar ca­si el se­gun­do pi­so, don­de se re­fu­gia­ron su ma­dre y su so­bri­na.

Sant Llo­re­nç ha re­cu­pe­ra­do po­co a po­co el pa­so, aun­que, en­tre los afec­ta­dos, las que­jas so­bre las ayu­das re­ci­bi­das y el re­par­to del di­ne­ro son fre­cuen­tes, por­que al­gu­nos con­si­de­ran que com­pen­san un por­cen­ta­je muy ba­jo de lo que per­die­ron. “Nos han cu­bier­to muy po­co. La ma­yo­ría del mo­bi­lia­rio que te­ne­mos es por do­na­cio­nes y mu­chos de los arre­glos son gra­cias a em­pre­sas que han de­ci­di­do co­la­bo­rar sin pe­dir na­da a cam­bio”, sos­tie­ne Sa­las.

A to­do ello se aña­de que el Go­bierno cen­tral to­da­vía no ha pa­ga­do el di­ne­ro com­pro­me­ti­do pa­ra la re­cons­truc­ción del pue­blo. El me­dio­día del aquel 10 de oc­tu­bre, ape­nas unas ho­ras des­pués de la trom­ba de agua, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, se des­pla­zó al epi­cen­tro del desas­tre. Vi­si­tó al­gu­nas de las ca­sas, ha­bló con los dam­ni­fi­ca­dos y pro­me­tió ayu­das de emer­gen­cia in­me­dia­tas. Do­ce me­ses des­pués no se ha pa­ga­do lo pro­me­ti­do.

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les e in­su­la­res ci­fra­ron los da­ños y los cos­tes de re­pa­ra­ción por el desas­tre en cer­ca de 40 mi­llo­nes de eu­ros, de los que el Go­bierno se com­pro­me­tió a pa­gar la mi­tad. De esa su­ma ade­lan­ta­da por va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes de las is­las, los mu­ni­ci­pios han re­ci­bi­do ape­nas 1,6 mi­llo­nes de vuel­ta. Y mien­tras, los ve­ci­nos es­pe­ran mi­ran­do al cie­lo que la tra­ge­dia no se re­pi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.