La úl­ti­ma ba­ta­lla LGTBI en­fren­ta a las dos Amé­ri­cas

El Su­pre­mo de EE UU de­ba­te en una au­dien­cia his­tó­ri­ca si la ley pro­te­ge a gais y trans­gé­ne­ro con­tra la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - AMAN­DA MARS,

El cho­que en­tre lo que prác­ti­ca­men­te pa­re­cen dos na­cio­nes se hi­zo pal­pa­ble el pa­sa­do mar­tes en una au­dien­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos que pa­sa­rá a la his­to­ria al abor­dar al­go cru­cial: si la Ley de De­re­chos Ci­vi­les de 1964 pro­te­ge tam­bién a gais y trans­gé­ne­ro de la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral. El cuer­po de jue­ces, que ha ex­pe­ri­men­ta­do un gi­ro con­ser­va­dor en los dos úl­ti­mos años, con los nom­bra­mien­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump, mos­tró su di­vi­sión de opi­nio­nes du­ran­te la ar­gu­men­ta­ción oral. El de­ba­te gi­ró en torno al sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra “se­xo” en la nor­ma.

Mien­tras, en la ca­lle, los ma­ni­fes­tan­tes por la li­ber­tad se­xual cho­ca­ban con gru­pos ul­tra­rre­li­gio­sos. So­bre la me­sa y an­te cin­co jue­ces de per­fil con­ser­va­dor y cua­tro pro­gre­sis­tas se jue­gan tres ca­sos par­ti­cu­la­res de des­pi­dos con­ver­ti­dos en par­tea­guas pa­ra el co­lec­ti­vo LGBTI.

Ai­mee Step­hens, una mu­jer trans­gé­ne­ro de Mi­chi­gan, fue des­pe­di­da en 2013 en una fu­ne­ra­ria cuan­do le di­jo a su je­fe la tran­si­ción en la que se ha­lla­ba y pre­ten­día ha­cer pú­bli­ca en el tra­ba­jo, don­de ha­bía si­do con­tra­ta­da sie­te años atrás co­mo un hom­bre lla­ma­do Ant­hony. Ge­rald Bos­tock per­dió su em­pleo co­mo tra­ba­ja­dor so­cial en Geor­gia el mis­mo año, tras ha­ber­se apun­ta­do a una li­ga de fút­bol LGBTI. Y el mo­ni­tor de pa­ra­cai­dis­mo Da­niel Zar­da co­rrió la mis­ma suer­te en 2010, cuan­do, pa­ra tran­qui­li­zar a una clien­ta que re­ce­la­ba de pe­gar­se a él du­ran­te un sal­to, le re­ve­ló que era “100% gay”.

En los tres ca­sos, tan­to la de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res co­mo la de los em­pre­sa­rios gi­ra en torno a la mis­ma idea: el Tí­tu­lo VII de la Ley de De­re­chos Ci­vi­les de 1964 prohí­be la dis­cri­mi­na­ción con mo­ti­vo de ra­za la re­li­gión y el se­xo, pe­ro ¿có­mo in­ter­pre­tar es­to úl­ti­mo? ¿“Se­xo” cu­bre tam­bién la iden­ti­dad de gé­ne­ro y la orien­ta­ción se­xual? En la ma­yor par­te de Es­ta­dos Uni­dos, ve­tar a tra­ba­ja­do­res por su orien­ta­ción se­xual o por su iden­ti­dad de gé­ne­ro es le­gal, de mo­do que lo que de­ci­dan los jue­ces pue­de sig­ni­fi­car prohi­bir la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral de la co­mu­ni­dad LGBTI por pri­me­ra vez en to­do el país.

Pamela Kar­lan, la abo­ga­da en re­pre­sen­ta­ción de los em­plea­dos gais, ale­gó que to­da dis­cri­mi­na­ción con mo­ti­vo de orien­ta­ción se­xual con­lle­va, per se, un ac­to de dis­cri­mi­na­ción con mo­ti­vo de se­xo tam­bién. “Despide a un hom­bre por sa­lir con un hom­bre, cuan­do no des­pe­di­ría a una mu­jer por sa­lir con un hom­bre”, se­ña­ló an­te los jue­ces. “Na­die di­ce que se­xo y orien­ta­ción se­xual sean lo mis­mo, pe­ro cuan­do hay dis­cri­mi­na­ción por orien­ta­ción se­xual tam­bién hay una par­te de dis­cri­mi­na­ción por se­xo”. Ade­más, ar­gu­yó, tam­bién su­po­ne dis­cri­mi­na­ción en fun­ción de los es­te­reo­ti­pos del em­plea­dor: có­mo cree que de­be ser el com­por­ta­mien­to de hom­bres y mu­je­res.

“Lo que us­ted quie­re es cam­biar el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra se­xo”, re­cri­mi­nó el juez Sa­muel Ali­to, uno de los con­ser­va­do­res. “Am­pliar el sig­ni­fi­ca­do de esa pa­la­bra se­ría ac­tuar co­mo le­gis­la­do­res”, pro­tes­tó. El Su­pre­mo no pue­de al­te­rar el sen­ti­do de las le­yes, por in­jus­tas que les pue­dan pa­re­cer a los jue­ces, so­lo in­ter­pre­tar­las, de mo­do que, si la pa­la­bra se­xo no cu­bre orien­ta­ción se­xual, los jue­ces no pue­den mo­di­fi­car­lo. So­lo el Con­gre­so tie­ne esa po­tes­tad. Ese es el prin­ci­pal ar­gu­men­to en con­tra de la de­man­da de los tra­ba­ja­do­res. Lo ma­ni­fes­tó el tam­bién con­ser­va­dor Neil Gor­such. Aun­que re­co­no­ció fuer­tes ar­gu­men­tos pa­ra apo­yar a los des­pe­di­dos, di­jo, el asun­to co­rres­pon­día a los le­gis­la­do­res: “Es una cues­tión de mo­des­tia ju­di­cial”.

Sin em­bar­go, el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra se­xo en el Ti­tu­lo VII sí ha ido re­in­ter­pre­tán­do­se a lo lar­go de los años, co­mo re­cor­dó la jue­za pro­gre­sis­ta Ruth Ba­der Gins­burg. El con­cep­to de aco­so se­xual, que no era co­no­ci­do en 1964 y di­fí­cil­men­te es­ta­ba con­tem­pla­do por los le­gis­la­do­res de la épo­ca, sí fue re­co­no­ci­do co­mo un mo­ti­vo de dis­cri­mi­na­ción por cues­tión de se­xo des­de 1998. Y en otro fa­llo, de 1989, tam­bién se apli­có el con­cep­to de dis­cri­mi­na­ción se­xual a los es­te­reo­ti­pos. La pro­gre­sis­ta Sonia So­to­ma­yor cla­mó que, sen­ci­lla­men­te, “se despide a los tra­ba­ja­do­res sim­ple­men­te por ser gais, no se pue­de ne­gar”. “En al­gún mo­men­to ten­dre­mos que me­ter­nos”, re­cal­có.

En el ca­so de Step­hens, los abo­ga­dos ar­gu­men­tan ade­más que si la mu­jer de Mi­chi­gan hu­bie­se na­ci­do con el se­xo fe­me­nino, su je­fe no la hu­bie­se des­pe­di­do “por vi­vir abier­ta­men­te co­mo una mu­jer”, así que hay dis­cri­mi­na­ción con mo­ti­vo de se­xo. Ade­más, su des­pi­do tam­bién in­clu­ye al­go sí re­co­no­ci­do en el pa­sa­do co­mo tal, y es el he­cho de que ella no cum­plía la idea que tie­ne el due­ño de la fu­ne­ra­ria “de có­mo hom­bres y mu­je­res de­be­rían iden­ti­fi­car­se, mi­rar y ac­tuar”. El abo­ga­do de la fu­ne­ra­ria, John Bursh, ale­gó que “tra­tar a hom­bres y mu­je­res por igual no sig­ni­fi­ca tra­tar a los hom­bres co­mo si fue­ran mu­je­res”, re­cal­can­do que no con­si­de­ra a Step­hens una mu­jer. El due­ño de la em­pre­sa, Tho­mas Rost, jus­ti­fi­có el des­pi­do de­fen­dien­do, en­tre otros mo­ti­vos, que com­por­tar­se co­mo una mu­jer su­po­nía “con­tra­ve­nir los man­da­mien­tos de Dios”.

Gi­ro con­ser­va­dor

El asun­to irrum­pe en un Su­pre­mo que aca­ba de ex­pe­ri­men­tar un im­por­tan­te gi­ro con­ser­va­dor im­pul­sa­do por la Ad­mi­nis­tra­ción Trump a tra­vés de los dos úl­ti­mos nom­bra­mien­tos (Neil Gor­such en 2017 y Brett Ka­va­naugh en 2018). Se tra­ta, ade­más, del pri­mer ca­so so­bre de­re­chos LGBTI tras la ju­bi­la­ción del juez Ant­hony Ken­nedy, un con­ser­va­dor cen­tris­ta cu­yo vo­to de des­em­pa­te fue cla­ve en las úl­ti­mas con­quis­tas de los gais, co­mo el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Su sus­ti­tu­to es Ka­va­naugh, un con­ser­va­dor que lle­gó al car­go mar­ca­do por las acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual.

La de­ci­sión del tri­bu­nal lle­ga­rá en ve­rano de 2020, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral de las pre­si­den­cia­les de no­viem­bre, don­de el Su­pre­mo sue­le desem­pe­ñar un pa­pel re­le­van­te en la de­ci­sión de vo­to. El nom­bra­mien­to de los jue­ces, pues­tos de ca­rác­ter vi­ta­li­cio, es po­tes­tad del pre­si­den­te, y Trump ya ha con­se­gui­do nom­brar a dos. Por eso, la edad y sa­lud que­bra­di­za de Gins­burg, de 86 años, preo­cu­pa tan­to a esa mi­tad del país que se ma­ni­fes­ta­ba el mar­tes an­te las es­ca­li­na­tas.

/ SAUL LOEB (AFP)

Pro­tes­ta de los co­lec­ti­vos LGTB fren­te a la Cor­te Su­pre­ma de EE UU en Wa­shing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.