“Mi her­mano y yo tra­ba­ja­mos en un nue­vo dis­co de los Kinks”

RAY DAVIES

El País (País Vasco) - - CULTURA - FER­NAN­DO NA­VA­RRO, Mú­si­co Otras gran­des obras de un crea­dor úni­co

En es­tos tiem­pos en los que has­ta re­vi­vir a Amy Wi­nehou­se o Roy Or­bi­son con un ho­lo­gra­ma tie­ne su cré­di­to, hay re­gre­sos que, por di­fí­ci­les y es­pe­ra­dos, sue­nan a ma­ra­vi­lla. El de los Kinks, una de las ban­das más im­por­tan­tes de la his­to­ria del pop, es uno. Ray Davies (Lon­dres, 75 años) sa­be que no ha­ce fal­ta la úl­ti­ma tec­no­lo­gía pa­ra jun­tar­le con su her­mano Da­ve y sí, en cam­bio, la vo­lun­tad de am­bos pa­ra con­se­guir una reunión, más de dos dé­ca­das des­pués, por la que dis­co­grá­fi­cas, pro­mo­to­res y fes­ti­va­les pa­ga­rían mi­llo­nes de li­bras. Con su ca­rac­te­rís­ti­ca ha­bi­li­dad ver­bal, el ma­yor de los Davies ter­mi­na por ele­gir per­fec­ta­men­te las pa­la­bras pa­ra sol­tar el anun­cio: “Em­pe­za­mos a es­cri­bir can­cio­nes. Ya es­ta­mos en mar­cha bus­can­do ideas de can­cio­nes y es­truc­tu­ras. To­da­vía no sa­be­mos dón­de va­mos a gra­bar­las, pe­ro ya es­tá en nues­tras car­tas ha­cer­lo”.

Al ser re­pre­gun­ta­do, el can­tan­te y com­po­si­tor de los Kinks ya no es­con­de que se jun­ta con el gui­ta­rris­ta con un plan de­ter­mi­na­do: “To­ca­mos y en­sa­ya­mos jun­tos ha­ce unas se­ma­nas. Da­ve tie­ne pre­pa­ra­das al­gu­nas can­cio­nes. Es­ta­mos pen­san­do en las le­tras. Al me­nos me gus­ta­ría in­ten­tar ha­cer otro dis­co con él. Va a ser una es­pe­cie de dis­co coes­cri­to por los dos”. Si el re­gre­so fue­ra lle­va­do tam­bién al di­rec­to, se­ría una fan­ta­sía ya per­fec­ta pa­ra fans de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. “El es­ce­na­rio es un sue­ño tam­bién pa­ra no­so­tros”, apun­ta tran­qui­lo. “Me gus­ta­ría ha­cer­lo reali­dad. Lo es­ta­mos dis­cu­tien­do aho­ra los dos”.

Davies, que ha te­ni­do una no­ta­ble ca­rre­ra en so­li­ta­rio sin los Kinks, atien­de la lla­ma­da de EL PAÍS en Lon­dres du­ran­te un “día pre­cio­so”. Ha­bla len­to, con acen­to muy bri­tá­ni­co y voz al­go an­cia­na, pe­ro con una de­ter­mi­na­ción ex­qui­si­ta. No ti­tu­bea, y sus pa­la­bras son cer­te­ras co­mo esas com­po­si­cio­nes de los Kinks que siem­pre di­cen tan­to con tan po­co. Afir­ma que, si no se ha me­ti­do an­tes a gra­bar con su her­mano, es por­que ha es­ta­do ocu­pa­do ar­man­do la re­edi­ción de Art­hur, el sép­ti­mo ál­bum del gru­po, que es­te año ha cum­pli­do me­dio si­glo y que el día 25 sa­le a la ven­ta en una ca­ja de lu­jo con ma­que­tas, to­mas al­ter­na­ti­vas y can­cio­nes iné­di­tas.

Art­hur (Or the De­cli­ne and Fall of the Bri­tish Em­pi­re) es uno de los mu­chos mo­ti­vos por el que el re­gre­so de los Kinks, cu­yo úl­ti­mo dis­co se pu­bli­có en 1994 y ofre­cie­ron su úl­ti­mo con­cier­to en 1996, se­ría un acon­te­ci­mien­to mu­si­cal de fan­tás­ti­ca en­ver­ga­du­ra. Es­te ál­bum se re­cuer­da co­mo una obra cum­bre en el Reino Uni­do, pe­ro la ban­da se las vio ne­gras en 1969, cuan­do se pu­bli­có. “Fue­ron días ex­tra­ños. Lle­vá­ba­mos cua­tro años sin to­car en Es­ta­dos Uni­dos y su­fri­mos cam­bios im­por­tan­tes”, con­fie­sa Davies, que sus­pi­ra li­ge­ra­men­te an­tes de echar la vis­ta atrás, co­mo si que­da­sen muy le­jos aque­llos días cuan­do los Kinks eran una al­ter­na­ti­va po­si­ble a la he­ge­mo­nía dual de Beatles o Sto­nes.

Con el sin­gle Wa­ter­loo Sun­set, fue un dis­co que mos­tró to­do su ta­len­to co­mo do­cu­men­ta­lis­ta so­cial. Pri­mer ál­bum con­cep­tual del gru­po, en el que Davies ha­bla del adiós de la inocen­cia con maes­tría de na­rra­dor. Ins­pi­ra­do en el ba­rrio don­de se crio, se cen­tra en la po­bre­za y en la vi­da co­ti­dia­na de la cla­se obre­ra.

Co­lec­ción de ma­te­rial iné­di­to de la ban­da que abru­ma por su ca­li­dad.

Dis­co en so­li­ta­rio que re­fle­ja su pa­sión por la mú­si­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Era el año del ve­rano del amor y Woods­tock, pe­ro ellos es­ta­ban pros­cri­tos en aque­lla fies­ta. Des­de 1965 te­nían prohi­bi­do ac­tuar en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se por sus le­gen­da­rias pe­leas en el es­ce­na­rio y, so­bre to­do, por una de­nun­cia que cun­dió en el sin­di­ca­to de mú­si­cos de un pro­mo­tor que les acu­só de ma­la ac­ti­tud en una ac­tua­ción en San Fran­cis­co. “Una de­ci­sión que se lle­vó nues­tros me­jo­res años”, afir­ma Davies, que tam­bién apun­ta co­mo otro obs­tácu­lo la sa­li­da del ba­jis­ta Pe­te Quai­fe, miem­bro fun­da­dor del gru­po, po­co an­tes de pu­bli­car­se Art­hur.

Es­tan­dar­tes de la co­no­ci­da in­va­sión bri­tá­ni­ca, los Kinks, que en ese tiem­po de prohi­bi­ción ha­bían fac­tu­ra­do obras co­mo You Really Got Me, Fa­ce to Fa­ce, So­met­hing El­se by the Kinks o The Vi­lla­ge Green Pre­ser­va­tion So­ciety, ha­bían si­do ol­vi­da­dos por los hip­pies. Los Beatles, los Ro­lling Sto­nes, los Da­ve Clark Fi­ve o los Ho­llies triun­fa­ban más que ellos en las lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nas. Tam­po­co iba me­jor en la ma­dre pa­tria: los oyen­tes bri­tá­ni­cos die­ron la es­pal­da a Art­hur, un am­bi­cio­so dis­co con­cep­tual. La re­vis­ta bri­tá­ni­ca New Mu­si­cal Ex­press lo apun­tó con es­ta afir­ma­ción: “Los Kinks me­jo­ran con ca­da lan­za­mien­to, pe­ro su po­pu­la­ri­dad pa­re­ce des­va­ne­cer­se a la mis­ma ve­lo­ci­dad”. “Siem­pre ha si­do muy di­fí­cil com­pren­der la sen­si­bi­li­dad del pú­bli­co bri­tá­ni­co”, co­men­ta Davies. “Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos re­ci­bie­ron bien el dis­co, pe­ro era di­ver­ti­do sa­ber que no se nos veía co­mo una ban­da tan con­tem­po­rá­nea co­mo se nos ve aho­ra”.

Art­hur, “un dis­co bri­tá­ni­co has­ta la mé­du­la”, co­mo lo ca­li­fi­có Me­lody Mar­ker, fue vis­to co­mo el me­jor ál­bum del país por va­rios crí­ti­cos en el mis­mo año en el que se edi­ta­ron, en­tre otros tra­ba­jos, Ab­bey Road, de los Beatles; Let it Bleed, de los Sto­nes; Spa­ce Od­dity, de Da­vid Bo­wie, y el pri­me­ro de Led Zep­pe­lin. Y, so­bre to­do, con­so­li­da­ba a Ray Davies co­mo el gran re­tra­tis­ta bri­tá­ni­co, un áci­do le­tris­ta al que na­die ha­cía som­bra y, co­mo él cuen­ta, vi­vía de­ma­sia­do en­ce­rra­do en su uni­ver­so: “Es­ta­ba al tan­to de los Beatles. Me gus­ta­ba su mú­si­ca, pe­ro yo se­guía mi ca­mino. Res­pe­ta­ba mu­cho el tra­ba­jo de los de­más gru­pos que triun­fa­ban, pe­ro yo te­nía mi pro­pio via­je”. Un via­je que siem­pre pa­sa­ba por des­cri­bir una so­cie­dad com­ple­ja, atra­ve­sa­da por su fuer­te mo­ra­li­dad y la rup­tu­ra ge­ne­ra­cio­nal. “Ya ha­bía es­cri­to so­bre el Reino Uni­do en Wa­ter­loo Sun­set, Dead End Street, De­di­ca­ted Fo­llo­wer of Fas­hion… To­das es­tas can­cio­nes eran co­men­ta­rios so­bre la vi­da so­cial en In­gla­te­rra. Art­hur te­nía ló­gi­ca pa­ra no­so­tros, par­ti­cu­lar­men­te des­pués de Vi­lla­ge Green Pre­ser­va­tion So­ciety, que tra­ta so­bre mi fan­ta­sía de In­gla­te­rra. Art­hur era más co­mo un do­cu­men­to so­bre las reali­da­des de un país que sa­le de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y una nue­va ge­ne­ra­ción, mi ge­ne­ra­ción, que vie­ne a cons­truir sus vi­das”.

¿Y có­mo ve su país en pleno Bre­xit, me­dio si­glo des­pués de un dis­co que sub­ti­tu­ló pre­ci­sa­men­te “De­ca­den­cia y caí­da del Im­pe­rio bri­tá­ni­co”? “Es mo­les­to ver tan­to caos. Me crie en la pos­gue­rra. Mi ca­sa y mi ca­lle fue­ron bom­bar­dea­das. La mú­si­ca pop ayu­dó a re­cons­truir la so­cie­dad en Eu­ro­pa y ver­la en tal des­or­den es muy in­quie­tan­te y per­tur­ba­dor. Es­pe­ro que las co­sas ter­mi­nen bien”.

/ DANNY MOLOSHOK (REU­TERS)

Ray Davies, du­ran­te una ac­tua­ción en Los Án­ge­les en 2012.

/ GETTY

Los Kinks, en ju­nio de 1969. (1971).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.