“En el cam­po no quie­ro co­rrer por co­rrer”

“El plan del Di­na­mo es ha­cer de mí el tras­pa­so más ca­ro de su his­to­ria” “Sa­be­mos que la Cham­pions abre mu­chas puer­tas. Así pa­só con el Ajax”

El País (País Vasco) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES,

Mir­ko Ba­rišic, pre­si­den­te del Di­na­mo de Za­greb, es un hom­bre de ideas des­afo­ra­das. En 2014 alum­bró un plan inau­di­to. Con­tra­tar a un ex­tre­mo dri­bla­dor cur­ti­do en el ca­de­te del Bar­ce­lo­na —un per­fil de ju­ga­dor que La Ma­sia pro­du­ce de for­ma sis­te­má­ti­ca—, mol­dear­lo en la Li­ga de Croa­cia y con­ver­tir­lo en un fut­bo­lis­ta to­tal. Una re­ve­la­ción ca­paz de lla­mar la aten­ción de los gran­des clu­bes eu­ro­peos que, al ca­bo de la elip­sis, pa­ga­rían una for­tu­na. Da­ni Olmo, que en­ton­ces te­nía 16 años, fue el ele­gi­do pa­ra em­pren­der la in­ver­sión ideal.

“El pro­yec­to que ellos te­nían —y así se lo trans­mi­tie­ron a mi pa­dre— era ha­cer de mí el tras­pa­so más ca­ro de la his­to­ria del Di­na­mo”, di­ce el ata­can­te de la se­lec­ción es­pa­ño­la sub-21. “Es­ta­ba en su men­te des­de que lle­gué. Has­ta aho­ra el ré­cord del Di­na­mo son los 25 mi­llo­nes de Mar­ko Pjaça a la Ju­ve en 2016, y los 21 de Mo­dric al Tot­ten­ham en 2008. Yo allí no ten­go cláu­su­la. Eso de que pi­den 40 mi­llo­nes son co­sas que di­ce la pren­sa. Yo no me me­to en eso. Al fi­nal lo que de­pen­de de mí es ju­gar al fút­bol: ahí es don­de pue­do ha­blar”.

Por ha­blar, Olmo lle­va años ha­blan­do croa­ta per­fec­ta­men­te. Su in­te­gra­ción y pos­te­rior for­ma­ción en los Bal­ca­nes es una epo­pe­ya sin pa­ran­gón en la can­te­ra es­pa­ño­la. Ele­gi­do me­jor ju­ga­dor de la Li­ga croa­ta 2017-18 y 2018-19, cam­peón de Eu­ro­pa sub-21 el pa­sa­do ve­rano y fi­gu­ra del Di­na­mo que dispu­ta la Cham­pions en el Gru­po C con el Shak­tar, el Ata­lan­ta y el Man­ches­ter City, el sue­ño de Ba­ri­sic es­tá a pun­to de cum­plir­se. Si el es­pa­ñol no sa­lió de Croa­cia el ve­rano pa­sa­do fue por­que los 40 mi­llo­nes de eu­ros que pi­dió el Di­na­mo se sa­lie­ron de mer­ca­do. El fút­bol croa­ta no ge­ne­ra tan­ta ex­pec­ta­ción en­tre los clu­bes con más po­der ad­qui­si­ti­vo. La su­ma de to­dos los tras­pa­sos de Croa­cia del ve­rano no su­pera los 25 mi­llo­nes.

“De­jé el co­le­gio en Bar­ce­lo­na y me fui a Za­greb a ser fut­bo­lis­ta”, re­cuer­da. “La par­te más di­fí­cil de la adap­ta­ción fue el idio­ma. Al prin­ci­pio in­ten­té ir al co­le­gio pe­ro no me en­te­ré de na­da. Fui a cla­ses par­ti­cu­la­res. Al año y me­dio me sol­té y em­pe­cé a ha­blar croa­ta. Pe­ro em­pe­cé a en­tre­nar con el pri­mer equi­po a los tres me­ses de lle­gar”.

“El Di­na­mo me ofre­ció en­trar en la di­ná­mi­ca del pri­mer equi­po”, ex­pli­ca. “Eso sig­ni­fi­ca­ba en­tre­nar con ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les que han ju­ga­do mun­dia­les, co­mo Reis, Le­ko, o Vu­ko­je­vic. En­tre­nar ca­da día con ellos a los 16 años te ayu­da a ma­du­rar. Y yo des­de pe­que­ño siem­pre qui­se ju­gar al fút­bol. So­ña­ba con ser pro­fe­sio­nal. En ese mo­men­to de mi vi­da pen­sa­mos que era la me­jor op­ción pa­ra ser eso que que­ría ser. Pa­sé por eta­pas muy du­ras pe­ro de to­do se sa­le, y cuan­to más di­fí­cil es la si­tua­ción más te for­ta­le­ce y más apren­des. Creo que acerté. Es­toy muy con­ten­to”.

Na­ci­do en Ta­rra­sa en 1998, a ve­ces ha­bla de sí mis­mo en pri­me­ra per­so­na del plu­ral. Pien­sa en su gran pi­lar, su pa­dre Mi­quel Olmo, que co­mo en­tre­na­dor fue res­pon­sa­ble del ban­qui­llo del Sa­ba­dell o el Gi­ro­na. “Mi pa­dre me ha in­flui­do mu­chí­si­mo”, di­ce. “Ha­bla­mos mu­cho de fút­bol y eso me ayu­dó a apren­der, a sa­ber mi­rar el es­pa­cio y ata­car­lo, a no lle­gar tar­de sino te­ner un buen tim­ming, y a per­fi­lar­me, a ir de ca­ra al ba­lón. Un buen con­trol te pue­de abrir mu­chas si­tua­cio­nes y uno ma­lo te las cie­rra to­das. Creo que eso lo he me­jo­ra­do mu­chí­si­mo”.

Po­cas ve­ces los dri­bla­do­res de al­ma re­fle­xio­nan tan a fon­do so­bre tác­ti­ca. Da­ni Olmo, que lle­gó a desem­pe­ñar­se con sol­ven­cia co­mo fal­so nue­ve en la fi­nal del Eu­ro­peo sub-21, es un es­tu­dian­te de­vo­to de con­cep­tos. “En el cam­po me gus­ta pen­sar. No quie­ro co­rrer por co­rrer”, di­ce. “Creo que ca­da uno tie­ne que mi­rar sus par­ti­dos en la te­le: ver có­mo ac­túas en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Por ejem­plo, en una ju­ga­da en la que te abres a ban­da, te ves y des­cu­bres que ha­bría si­do me­jor que­dar­te en la po­si­ción ini­cial por­que el ex­tre­mo que te mar­ca­ba te­nía que abrir­se”.

Es­te jue­ves ejer­ce­rá de ca­pi­tán de la sub-21 an­te Ale­ma­nia en Cór­do­ba (El Ar­cán­gel, 19:45 ho­ras). Y, si las co­sas mar­chan co­mo has­ta aho­ra, el pró­xi­mo 11 de di­ciem­bre se ju­ga­rá el pa­se a oc­ta­vos de la Cham­pions con el City en Za­greb. “La Cham­pions es un es­ca­pa­ra­te pa­ra to­da la plan­ti­lla”, re­co­no­ce. “Sa­be­mos que un buen año en Eu­ro­pa pue­de abrir mu­chas puer­tas. Co­mo pa­só con el Ajax”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.