Los enemi­gos de la reac­ti­va­ción

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

La ba­ta­lla por una reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca eu­ro­pea que evi­te o mi­ni­mi­ce una po­si­ble re­ce­sión se li­bra en cua­tro ta­ble­ros. Los de una más ac­ti­va po­lí­ti­ca fis­cal, ese tér­mino que uti­li­za­mos pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, y pues, de in­ver­sión y gas­to pú­bli­co.

Uno es el al­can­ce —ta­ma­ño y fun­cio­nes— del pre­su­pues­to de la eu­ro­zo­na, que se li­bra so­bre to­do en el Eu­ro­gru­po. Pe­ro que ya re­ci­bió el apo­yo de la pró­xi­ma pre­si­den­ta de la Co­mi­sión, Ur­su­la von der Le­yen, al asu­mir la pro­pues­ta de un se­gu­ro eu­ro­peo de des­em­pleo con él vin­cu­la­do.

Dos, la su­fi­cien­cia del pró­xi­mo pa­que­te pre­su­pues­ta­rio de la UE 2021-2027, ya ame­na­za­do por el pro­ba­ble fin de la apor­ta­ción bri­tá­ni­ca: Ale­ma­nia y otros con­tri­bu­yen­tes ne­tos quie­ren ba­jar la pro­pues­ta de Bru­se­las, del 1,13% del PIB al 1%.

Tres, la re­for­ma del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad (PEC), pa­ra que in­clu­ya la “re­gla de oro”: que la in­ver­sión pro­duc­ti­va no compu­ta en el cálcu­lo del dé­fi­cit y cum­pli­mien­to del te­cho del 3% de Maas­tricht y la se­cuen­cia ha­cia el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio.

Cua­tro, la ex­pan­sión fis­cal de los paí­ses con más mar­gen de ma­nio­bra, po­co en­deu­da­dos (co­mo Ale­ma­nia y Ho­lan­da) pa­ra que ac­ti­ven al res­to de la eu­ro­zo­na.

Un signo de que esa apues­ta pue­de pren­der, tras años de blo­queo por Ber­lín y La Ha­ya, es el plan de in­ver­sión con­tra el cam­bio cli­má­ti­co di­se­ña­do por el Go­bierno de coa­li­ción de la RFA. Son 54.000 mi­llo­nes de eu­ros en cin­co años, en torno a cua­tro dé­ci­mas del PIB, una ci­fra tí­mi­da, pe­ro la pri­me­ra tan­gi­ble en mu­cho tiem­po.

To­das las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, el FMI, la OCDE y el BCE, vie­nen re­cla­man­do con in­sis­ten­cia ese gi­ro ha­cia una po­lí­ti­ca fis­cal ac­ti­va. La úl­ti­ma in­vi­ta­ción es del mar­tes. En “Ale­ma­nia, Co­rea y Ho­lan­da, un au­men­to del gas­to con­tri­bui­ría a im­pul­sar la de­man­da y el po­ten­cial de cre­ci­mien­to”, pro­cla­mó Kris­ta­li­na Geor­gie­va, al es­tre­nar­se co­mo di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI.

El pri­mer e in­can­sa­ble após­tol de la pro­pues­ta es el pre­si­den­te sa­lien­te del BCE, Ma­rio Drag­hi. Ya en 2014, lan­zó en Jack­son Ho­le, jun­to a su pro­pues­ta de co­lo­car a

la lu­cha con­tra el pa­ro “en el co­ra­zón” de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca eu­ro­pea, la de do­tar a la po­lí­ti­ca fis­cal de un “ma­yor pa­pel, jun­to a la mo­ne­ta­ria”. En­tre otros me­dios, “usan­do me­jor la fle­xi­bi­li­dad” de las re­glas del PEC y pro­po­nien­do un “am­plio pro­gra­ma de in­ver­sión pú­bli­co”.

La ob­se­sión aus­te­ri­ta­ria del or­do­li­be­ra­lis­mo ale­mán, en­car­na­da por el en­ton­ces mi­nis­tro de Fi­nan­zas Wolf­gang Schäu­ble, im­pi­dió, li­mi­tó y re­tra­só el avan­ce de es­ta idea. Que al ca­bo ha em­pe­za­do a pren­der in­clu­so en la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel.

Jus­to en es­te mo­men­to, al­gu­nos aus­te­ri­ta­rios al­can­fo­ra­dos ori­gi­na­rios del Bun­des­bank, co­mo los ne­fas­tos Ot­mar Is­sing y Jür­gen Stark (los dos pri­me­ros eco­no­mis­tas je­fes del BCE), de­ni­gran la re­cien­te ex­pan­sión mo­ne­ta­ria de su en­ti­dad, que es la otra pa­ta ne­ce­sa­ria pa­ra el re­lan­za­mien­to.

Ellos dos, que fue­ron gran­des cul­pa­bles de la Gran Re­ce­sión, al pro­mo­ver el al­za de ti­pos ¡en 2008 y en 2011! Con su tor­pe y tó­xi­co fa­na­tis­mo no ten­dría­mos eu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.