Ca­li­for­nia li­mi­ta por ley las subidas de los al­qui­le­res

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - PA­BLO X. DE SAN­DO­VAL,

La bús­que­da de so­lu­cio­nes a la cri­sis de la vi­vien­da que pa­de­ce Ca­li­for­nia, que in­flu­ye en el al­za des­con­tro­la­da de la po­bla­ción sin ho­gar, co­mien­za a tras­la­dar­se a las le­yes. El go­ber­na­dor del Es­ta­do, el de­mó­cra­ta Ga­vin New­som, pre­ten­de con­tro­lar una es­ca­la­da

“Al­re­de­dor de un ter­cio de los arren­da­ta­rios de Ca­li­for­nia pa­ga más de la mi­tad de sus in­gre­sos en el al­qui­ler y es­tán en ries­go de te­ner que de­jar su ca­sa”, di­jo el go­ber­na­dor. “Una he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra com­ba­tir es­ta cri­sis es pro­te­ger a los in­qui­li­nos de las subidas re­pen­ti­nas del al­qui­ler y los desahu­cios”, aña­dió.

La ley echa­rá a an­dar el pró­xi­mo 1 de enero y es­ta­rá en vi­gor 10 años. Los in­qui­li­nos so­lo po­drán ser desahu­cia­dos si da­ñan la ca­sa, si fa­llan en los pa­gos, si el due­ño quie­re vi­vir en la ca­sa, aco­me­ter una gran re­for­ma o sa­car la vi­vien­da del mer­ca­do. Se cal­cu­la que afec­ta­rá a unos ocho mi­llo­nes de in­qui­li­nos, se­gún el dia­rio The Sa­cra­men­to Bee. No pro­te­ge a los in­qui­li­nos de ca­sas uni­fa­mi­lia­res cu­yo arren­da­dor es un pe­que­ño de pre­cios que as­fi­xia a la cla­se me­dia. Pa­ra ello fir­mó ayer una ley que pre­sen­tó co­mo “la pro­tec­ción de los in­qui­li­nos más fuer­te del país”. Es­ta li­mi­ta la subida del al­qui­ler a un 5% anual más la in­fla­ción; y res­trin­ge a una se­rie de “cau­sas jus­tas” las ne­ce­sa­rias pa­ra que el ca­se­ro eche a su in­qui­lino.

pro­pie­ta­rio. Tam­po­co afec­ta a las cons­truc­cio­nes re­cien­tes.

Ca­li­for­nia es el Es­ta­do más ri­co de EE UU (con un PIB co­mo el del Reino Uni­do) y el más po­bla­do (39 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes). Pe­ro tam­bién el más de­si­gual. Se­gún el Pu­blic Po­licy Ins­ti­tu­te of Ca­li­for­nia, ca­si el 18% de la po­bla­ción ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra cu­brir al­gu­nas ne­ce­si­da­des bá­si­cas. El 36% de la po­bla­ción del Es­ta­do ro­za la po­bre­za. Mien­tras, el pre­cio me­dio de una ca­sa en Ca­li­for­nia ya su­pera los 600.000 dó­la­res (546.000 eu­ros), una me­dia que va de los 325.000 dó­la­res (297.700 eu­ros) en el va­lle cen­tral has­ta los 1,6 mi­llo­nes de dó­la­res (1,4 mi­llo­nes de eu­ros) de San Fran­cis­co.

Exis­te un con­sen­so en­tre ex­per­tos y po­lí­ti­cos en que, a la fal­ta

de nue­vas vi­vien­das por las exi­gen­tes re­gu­la­cio­nes lo­ca­les, se ha su­ma­do el rá­pi­do cre­ci­mien­to de la po­bla­ción y la bo­nan­za eco­nó­mi­ca pa­ra crear un cóc­tel en el que el 61% de los jó­ve­nes afir­man que no pue­den per­mi­tir­se vi­vir allí. La ex­pre­sión más alar­man­te de la cri­sis es el au­men­to de per­so­nas sin ho­gar a ni­ve­les nun­ca vistos.

“Vi­vi­mos en el Es­ta­do más ri­co y en el Es­ta­do más po­bre de EE UU”, di­jo New­som. “El cos­te de la vi­da es la cues­tión que de­fi­ne más cues­tio­nes que nin­gu­na otra. No pue­des ha­blar de sin te­cho sin ha­blar de vi­vien­da. No pue­des ha­blar de po­bre­za sin ha­blar de vi­vien­da. No pue­des te­ner una con­ver­sa­ción ho­nes­ta so­bre na­da si no te fi­jas en es­te pro­ble­ma”, con­clu­yó.

/ J. BROWN (AFP)

Edi­fi­cios de apar­ta­men­tos en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.