El cam­peón más ve­te­rano de Ro­land Ga­rros

An­drés Gi­meno fue el pri­mer tenista pro­fe­sio­nal es­pa­ñol

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - MANEL SERRAS

Cuan­do el tenis no era aún pro­fe­sio­nal y so­lo al­gu­nas éli­tes lo co­no­cían en Es­pa­ña, la fi­gu­ra de An­drés Gi­meno sur­gió de la na­da y ofre­ció una nue­va di­men­sión de mo­der­ni­dad a un de­por­te an­cla­do en el pa­sa­do. Gi­meno se mi­ró en el es­pe­jo in­ter­na­cio­nal y des­cu­brió que al tenis se ju­ga­ba de otra for­ma. Ba­jo la mi­ra­da de su pa­dre, Es­te­ban Gi­meno, fue adap­tán­do­se a los nue­vos es­que­mas has­ta con­ver­tir­se en pro­fe­sio­nal en 1960 jun­to a los me­jo­res te­nis­tas del mun­do —cuan­do el tenis era so­lo ama­teur— y co­ro­nar su ca­rre­ra en 1972 con el tí­tu­lo de Ro­land Ga­rros, ro­zan­do los 35 años, con­vir­tién­do­se en el ju­ga­dor más ve­te­rano en ganar en Pa­rís. Aho­ra, a los 82 años, Gi­meno ha fa­lle­ci­do tras una lar­ga en­fer­me­dad.

Su his­to­ria es de le­yen­da. Na­ció prác­ti­ca­men­te en una pis­ta, por­que su pa­dre era el en­tre­na­dor del RCT Bar­ce­lo­na, lo que le pro­por­cio­nó un es­ta­tus es­pe­cial en el club. Po­día ac­ce­der a las pis­tas y las com­par­tía ha­bi­tual­men­te con sus me­jo­res ami­gos de la in­fan­cia, Al­ber­to y Lis Ari­lla, hi­jos del con­ser­je del club. Allí apren­dió a ju­gar. “Si de­vuel­ves 100 bo­las te pa­ga­ré una Co­ca-Co­la”, le de­cía su exi­gen­te pa­dre. Y cuan­do lle­va­ban 95 le man­da­ba una que no po­día res­tar. Pron­to co­men­zó a des­ta­car. Fue cam­peón jú­nior. Y a los 18, gra­cias al apo­yo eco­nó­mi­co de al­gu­nos so­cios del club, pu­do rea­li­zar una gi­ra por el Me­di­te­rrá­neo que le lle­vó a Ita­lia, Mon­te­car­lo y Ni­za.

“En­ton­ces no co­brá­ba­mos por ju­gar. El tenis era ama­teur”, con­ta­ba Gi­meno. “Pe­ro tras per­der en San Re­mo, un di­rec­ti­vo se acer­có a mí y me dio un so­bre. ‘Co­mo sa­be­mos que tie­ne po­cos re­cur­sos, que­re­mos ayu­dar­le’, me di­jo. Ha­bía unas 2.500 pe­se­tas en li­ras ita­lia­nas”. En aque­lla épo­ca no ha­bía es­pa­ño­les ju­gan­do fue­ra. El tenis se ha­bía mo­der­ni­za­do y el re­fe­ren­te es­pa­ñol, Pe­dro Ma­sip, no ha­bía evo­lu­cio­na­do.

Sin em­bar­go, fue en 1958 cuan­do Gi­meno dio un pa­so de­fi­ni­ti­vo. Jo­sé Luis Ari­lla, en­ton­ces con 16 años, re­ci­bió una ofer­ta pa­ra desa­rro­llar su jue­go en Aus­tra­lia. Pe­ro sus pa­dres qui­sie­ron que le acom­pa­ña­ra Gi­meno. Es­tu­vie­ron cin­co me­ses jun­tos, ju­gan­do con los me­jo­res te­nis­tas del mo­men­to: La­ver, Emer­son, Hoad, Ro­se­wall... “Ju­gá­ba­mos ma­ña­na, tar­de y no­che. Com­pe­tía­mos en ex­hi­bi­cio­nes y tor­neos. Y ellos nos mos­tra­ron el ca­mino del nue­vo tenis”, con­fe­só des­pués An­drés Gi­meno.

En 1960, Gi­meno no so­lo era el me­jor ju­ga­dor es­pa­ñol, sino tam­bién uno de los me­jo­res de Eu­ro­pa. Aquel año ga­nó los tor­neos de Queen’s so­bre hier­ba, Mon­te­car­lo y el Go­dó. Y jus­to des­pués de Bar­ce­lo­na re­ci­bió una ofer­ta de Jack Kra­mer pa­ra in­cor­po­rar­se a su gru­po pro­fe­sio­nal. “Ju­ga­rás con­tra los me­jo­res y te ga­ran­ti­zo 50.000 dó­la­res en tres años”, le di­jo. Gi­meno no po­día ne­gar­se. Acep­tó la ofer­ta y re­nun­ció así a la po­si­bi­li­dad de ser cam­peón de los cua­tro Grand Slams (Wim­ble­don, Ro­land Ga­rros, Aus­tra­lia y Open de EEUU), ve­ta­dos a los pro­fe­sio­na­les. La trou­pe re­co­rría Es­ta­dos Uni­dos con una ca­ra­va­na, mon­tan­do la pis­ta Su­pre­me en los pa­be­llo­nes y vi­vien­do co­mo au­tén­ti­cos nó­ma­das. Allí es­ta­ban Pan­cho Gon­zá­lez, Pan­cho Se­gu­ra, Ken Ro­se­wall, Àlex Ol­me­do, Tony Tra­bert, Lew Hoad, Frank Sedg­man y, más tar­de, Rod La­ver. Lle­gó a ser cam­peón de las Se­ries Mun­dia­les.

To­dos ellos que­da­ron ex­clui­dos del tenis afi­cio­na­do has­ta que lle­gó la Era Open en 1968. Y des­pués, que­dó pa­ten­te que eran los me­jo­res, por­que ga­na­ron ca­si to­dos los Grand Slam. An­drés ju­gó la fi­nal del Open de Aus­tra­lia en 1969, fue se­mi­fi­na­lis­ta en Wim­ble­don en 1970 y cam­peón de Ro­land Ga­rros en 1972. “Abrió las puer­tas del mun­do al tenis es­pa­ñol”, co­men­ta su ami­go Lis Ari­lla. “Fue el pri­mer pro­fe­sio­nal y abrió un ca­mino que lue­go pro­du­jo va­lo­res co­mo Ma­no­lo San­ta­na y Ra­fael Nadal. Fue un gran tenista. Pe­ro, so­bre to­do, fue una per­so­na bue­na. Pier­do un gran ami­go”.

/ AFP

An­drés Gi­meno, du­ran­te la fi­nal de Ro­land Ga­rros que ga­nó al fran­cés Pa­trick Proisy en 1972.

/ SU­SAN­NA SÁEZ

El ex­te­nis­ta, en 2011 en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.