Un fa­ná­ti­co an­ti­se­mi­ta fue­ra del ra­dar de la po­li­cía

El ex­tre­mis­ta que in­ten­tó una ma­tan­za en una si­na­go­ga ale­ma­na gra­bó el ata­que pa­ra di­fun­dir­lo por la Red

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - EN­RI­QUE MÜ­LLER,

Un “cri­men bru­tal” y una “ver­güen­za pa­ra el país”. Así de­fi­nió ayer el mi­nis­tro del In­te­rior ale­mán, Horst Seeho­fer, el aten­ta­do que cos­tó el miér­co­les la vi­da a dos per­so­nas y es­tu­vo cer­ca de cau­sar una ma­tan­za en una si­na­go­ga de la ciu­dad de Ha­lle (es­te). Con­fron­ta­do con la vio­len­cia mor­tal del ex­tre­mis­mo de de­re­chas y el an­ti­se­mi­tis­mo, el mi­nis­tro pro­me­tió una gue­rra sin cuar­tel con­tra ellos y ase­gu­ró que el Go­bierno ha­rá to­do lo que es­té a su al­can­ce pa­ra que la co­mu­ni­dad ju­día pue­da vi­vir sin mie­do. “La Ale­ma­nia de hoy si­gue y se­gui­rá li­ga­da al com­pro­mi­so del ‘nun­ca más’ mar­ca­do tras la de­rro­ta del na­zis­mo, en 1945”, aña­dió.

Del “cri­men bru­tal” de Ha­lle es­tá acu­sa­do Step­han Ba­lliet, un so­li­ta­rio y fa­ná­ti­co ul­tra­de­re­chis­ta de 27 años, que lle­gó a la ciu­dad po­co an­tes del me­dio­día del miér­co­les pa­ra lle­var a ca­bo una ma­tan­za en la si­na­go­ga, don­de unos 60 fie­les ce­le­bra­ban la fies­ta de Yom Kip­pur. No ha­bía se­gu­ri­dad en el ex­te­rior del tem­plo, pe­ro Ba­lliet no lo­gró for­zar la en­tra­da. Por eso abrió fue­go con­tra la puer­ta y las ven­ta­nas, y lan­zó cóc­te­les mo­lo­tov. “En me­dio de la tra­ge­dia, hu­bo un gran mo­men­to de suer­te”, di­jo ayer el pre­si­den­te del Con­se­jo Cen­tral de los Ju­díos de Ale­ma­nia, Jo­sef Schus­ter, que com­pa­re­ció jun­to a Seeho­fer. “Si el ata­can­te hu­bie­ra en­tra­do en la si­na­go­ga se ha­bría pro­du­ci­do un au­tén­ti­co ba­ño de san­gre con más de 60 víc­ti­mas mor­ta­les. Por suer­te, la puer­ta de la si­na­go­ga re­sis­tió”, afir­mó.

Ba­lliet, co­mo ya hi­zo el su­pre­ma­cis­ta que cau­só una ma­sa­cre en dos mez­qui­tas de Nue­va Ze­lan­da en mar­zo, qui­so do­cu­men­tar y trans­mi­tir en di­rec­to su ata­que. Pe­gó una cá­ma­ra de ví­deo a su cas­co. La fil­ma­ción pu­do ver­se en al­gu­nas pla­ta­for­mas en In­ter­net. En el ví­deo afir­ma, en in­glés, que cree “que el Ho­lo­caus­to nun­ca pa­só” y lan­za in­sul­tos con­tra el fe­mi­nis­mo y se­ña­la a los ju­díos co­mo ori­gen de to­dos los ma­les. Al no po­der irrum­pir en la si­na­go­ga, se lla­ma a sí mis­mo “un per­de­dor”. Lue­go ma­ta a san­gre fría a una mu­jer de 40 años que pa­sa jun­to a la si­na­go­ga, y po­co más tar­de, dis­pa­ra ha­cia el in­te­rior de un lo­cal de co­mi­da tur­ca. Un jo­ven de 20 años mue­re por los ti­ros.

“Step­han B. tra­tó de co­me­ter una ma­sa­cre mo­vi­do por ra­cis­mo y an­ti­se­mi­tis­mo y se tra­ta de un aten­ta­do te­rro­ris­ta de ex­tre­ma de­re­cha. Se ha­bía pro­pues­to cau­sar una ma­sa­cre en la si­na­go­ga”, ase­gu­ró ayer el fis­cal ge­ne­ral, Pe­ter Frank. Acu­dió a la si­na­go­ga fuer­te­men­te ar­ma­do y de­jó es­cri­to un ma­ni­fies­to en el que que­da­ron cla­ras sus in­ten­cio­nes.

En el do­cu­men­to, re­dac­ta­do en in­glés y ti­tu­la­do The Plan, Ba­lliet mues­tra fotos de ar­mas y ex­plo­si­vos ar­te­sa­na­les, si­mi­la­res a los que fue­ron ha­lla­dos en su co­che, don­de la po­li­cía se in­cau­tó de cua­tro ki­los de ex­plo­si­vos, y a las que uti­li­zó du­ran­te el aten­ta­do. Ba­lliet es­pe­cu­la so­bre la me­jor ma­ne­ra de co­me­ter una ma­sa­cre en una si­na­go­ga y ad­mi­te que si fra­ca­sa o mue­re en el in­ten­to, pe­ro lo­gra ma­tar a un so­lo ju­dío, su sa­cri­fi­cio ha­brá va­li­do la pe­na. “Que­ría pro­vo­car una re­per­cu­sión mun­dial y alen­tar a otros a imi­tar­lo”, di­jo el fis­cal ge­ne­ral.

El ma­ni­fies­to, ha­lla­do en In­ter­net

“Po­dría ha­ber cau­sa­do un ba­ño de san­gre”, di­ce el Con­se­jo Ju­dío

El agre­sor, un so­li­ta­rio, cul­pa­ba de to­do a los de­más, se­gún su pa­dre

Step­han Ba­lliet. por el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios de Ra­di­ca­li­za­ción de Lon­dres y con­si­de­ra­do au­tén­ti­co por las au­to­ri­da­des ale­ma­nas, tam­bién men­cio­na la ne­ce­si­dad de ma­tar a los que Ba­lliet lla­ma “an­ti­blan­cos” y ha­bla de que hay que de­ca­pi­tar a un “Go­bierno de ocu­pa­ción sio­nis­ta”.

Es­tu­dios de quí­mi­ca

Las au­to­ri­da­des no tie­nen du­das de que Ba­lliet, de­te­ni­do tras dis­pa­rar a otras dos per­so­nas y ro­bar un co­che a pun­ta de pis­to­la, es un fa­ná­ti­co an­ti­se­mi­ta. Pe­ro la po­li­cía no le te­nía en su ra­dar. Era un des­co­no­ci­do pa­ra las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Se le con­si­de­ra “un lo­bo so­li­ta­rio”. “Step­han era un so­li­ta­rio, ape­nas te­nía ami­gos y a me­nu­do se sen­ta­ba fren­te al or­de­na­dor”, con­tó su pa­dre al pe­rió­di­co Bild. El jo­ven se crió con la ma­dre tras se­pa­rar­se el ma­tri­mo­nio. “Mi hi­jo no es­ta­ba en paz con­si­go mis­mo ni con el mun­do y siem­pre es­ta­ba cul­pan­do a los de­más. Nun­ca pu­de acer­car­me a él, siem­pre ha­bía dis­cu­sio­nes”, ex­pli­có el pa­dre. Ba­lliet, aña­dió, ha­bía de­ja­do sus es­tu­dios de Quí­mi­ca y tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­co de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Des­pués de ma­tar a dos per­so­nas, Step­han Ba­lliet hu­yó de Ha­lle y cer­ca de allí ro­bó un ta­xi. En una ca­rre­te­ra de la zo­na pro­vo­có un accidente y la po­li­cía lo­gró de­te­ner­lo. Se­gún in­for­ma­cio­nes de los me­dios ale­ma­nes, es­ta­ba he­ri­do en el cue­llo. An­te el juez de­be­rá res­pon­der por dos ase­si­na­tos y nue­ve in­ten­tos de ho­mi­ci­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.