El ma­ra­tón me­diá­ti­co del pre­si­den­te ac­tor

El lí­der ucra­nio con­vo­ca a la pren­sa en un mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co de Kiev pa­ra ne­gar que Trump le chan­ta­jea­se en la lla­ma­da que mo­ti­vó el ‘im­peach­ment’

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MA­RÍA R. SAHUQUILLO,

En­cuen­tros de si­lla ca­lien­te con el pre­si­den­te de Ucra­nia. En el cen­tro del es­cán­da­lo que ha con­du­ci­do a Do­nald Trump a las puer­tas del im­peach­ment, Vo­lo­dí­mir Ze­lens­ki se su­mer­gió ayer en un “ma­ra­tón me­diá­ti­co”. En un mo­derno mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co de Kiev, en­tre pues­tos don­de se pue­den de­gus­tar os­tras, hum­mus o una se­lec­ción de cóc­te­les, el an­ti­guo ac­tor y co­me­dian­te tra­tó de res­tar im­por­tan­cia a la pe­ti­ción del pre­si­den­te estadounid­ense de que in­ves­ti­ga­se a su ri­val po­lí­ti­co. “No hu­bo chan­ta­je por par­te de EE UU”, afir­mó a los pe­rio­dis­tas —en­tre ellos EL PAÍS— que, co­mo en un sis­te­ma de ci­tas rá­pi­das por gru­pos, se sen­ta­ron a la me­sa con el pre­si­den­te de Ucra­nia.

“No quie­ro in­mis­cuir­me de nin­gu­na for­ma en las elec­cio­nes de un país in­de­pen­dien­te que se lla­ma EE UU. Y por eso no lo voy a ha­cer”, in­sis­tió Ze­lens­ki, que ase­gu­ró que en el mo­men­to de la con­tro­ver­ti­da lla­ma­da te­le­fó­ni­ca con la Ca­sa Blan­ca de ju­lio, en la que Trump le pi­dió que in­da­ga­se so­bre el de­mó­cra­ta Joe Bi­den y su hi­jo Hun­ter, con ne­go­cios en el país, no sa­bía que Wa­shing­ton es­ta­ba re­te­nien­do cien­tos de mi­llo­nes en for­ma de ayu­da eco­nó­mi­ca y mi­li­tar que Ucra­nia an­sia­ba.

El an­ti­guo co­me­dian­te re­cién lle­ga­do a la po­lí­ti­ca, no obs­tan­te, re­co­gió el guan­te que Trump le lan­zó tam­bién en aque­lla char­la. “Es­ta­mos lis­tos pa­ra in­ves­ti­gar si hu­bo in­ter­fe­ren­cia des­de el la­do ucra­nio en las elec­cio­nes [de EE UU de 2016] por­que hay mu­cha in­for­ma­ción so­bre eso por ahí, pe­ro de­be con­fir­mar­se”, apun­tó, fren­te a una ham­bur­gue­sa gi­gan­te con pa­ta­tas fri­tas que lan­gui­de­cía en su pla­to, sin to­car.

En un even­to más del es­ti­lo de un es­treno ci­ne­ma­to­grá­fi­co, el pre­si­den­te ucra­nio abrió así un me­lón con­tro­ver­ti­do: el de la teo­ría cons­pi­ra­noi­ca que ha co­rri­do co­mo la es­pu­ma des­de ha­ce años en al­gu­nos círcu­los ul­tra­con­ser­va­do­res de que fun­cio­na­rios ucra­nios in­ter­vi­nie­ron en las pre­si­den­cia­les estadounid­enses pa­ra ayu­dar a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton. Una teo­ría ali­men­ta­da por el abo­ga­do per­so­nal de Trump, Rudy Giu­lia­ni, y por el lí­der re­pu­bli­cano, que sos­tie­ne, sin nin­gún ti­po de prue­bas, que fue­ron los ucra­nios, y no los ru­sos, quie­nes in­ter­fi­rie­ron en los co­mi­cios que de­ri­va­ron en la vic­to­ria de Trump.

Con un dis­cur­so muy cen­tra­do en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, Ze­lens­ki in­sis­tió en que su país es­tá abier­to a in­ves­ti­gar cual­quier irre­gu­la­ri­dad. Ha­ce unos días, el nue­vo fis­cal ge­ne­ral anun­ció que, den­tro de una au­di­to­ría al tra­ba­jo de sus pre­de­ce­so­res, re­vi­sa­rá una quin­ce­na de ca­sos re­la­cio­na­dos con Bu­ris­ma Ca­pi­tal, la em­pre­sa en la que tra­ba­jó has­ta abril Hun­ter Bi­den; aun­que nin­gún ca­so vin­cu­la­do de mo­men­to al hi­jo del ex vi­ce­pre­si­den­te de­mó­cra­ta. Un pa­so que los más crí­ti­cos ven co­mo una pe­que­ña ce­sión a Trump. Ayer, el lí­der ucra­nio se mos­tró abier­to a for­mar una co­mi­sión con­jun­ta de fis­ca­les ge­ne­ra­les o a una in­ves­ti­ga­ción co­mún so­bre la em­pre­sa ga­sis­ta.

“No voy a in­ves­ti­gar per­so­nal­men­te a Bu­ris­ma o de­cir: ‘No, no in­ves­ti­guen’. No me im­por­ta lo que su­ce­da con es­te ca­so”, in­sis­tió Ze­lens­ki, ca­mi­sa blan­ca sin cor­ba­ta y cha­que­ta ne­gra. Des­de su nom­bra­mien­to, el lí­der ucra­nio se ha ale­ja­do de los me­dios. Sus rue­das de pren­sa son con­ta­das y ape­nas ha con­ce­di­do en­tre­vis­tas. La pri­me­ra, so­bre sus pri­me­ros 100 días al fren­te del úni­co país en gue­rra de Eu­ro­pa, fue a un com­pa­ñe­ro ac­tor de la se­rie que le hi­zo co­no­ci­do, Ser­vi­dor del pue­blo, y de la que to­mó el nom­bre de su par­ti­do. Otra, al vo­lan­te de un Tes­la por las ca­lles de Kiev —al más pu­ro es­ti­lo car­pool ka­rao­ke— la dio a una voz sin ros­tro.

Co­mo du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral que le dio una enor­me vic­to­ria en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de abril, su le­ma si­gue sien­do las re­des pri­me­ro. Por eso, el “ma­ra­tón me­diá­ti­co” en el que se zam­bu­lló ayer —y que ini­cial­men­te su equi­po pen­só ce­le­brar en un McDo­nald’s— fue un acon­te­ci­mien­to has­ta el mo­men­to iné­di­to. Y no so­lo por el for­ma­to, a ve­ces in­te­rrum­pi­do por ciu­da­da­nos que, des­de otra zo­na del mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co, tra­ta­ban de ha­cer lle­gar sus re­cla­mos al pre­si­den­te, que in­te­rrum­pía la char­la con los pe­rio­dis­tas pa­ra aten­der­los.

“Me he vuel­to fa­mo­so. No lo es­ta­ba bus­can­do”, co­men­tó. Y en­co­gién­do­se de hom­bros aña­dió: “En los días de Kvar­tal-95 [su pro­duc­to­ra tea­tral] desea­ba ser mun­dial­men­te co­no­ci­do, pe­ro no así”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.