Sin no­ve­dad en Var­so­via

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Si no hay sor­pre­sas de úl­ti­ma ho­ra, Ley y Jus­ti­cia (PiS), el par­ti­do en el Go­bierno de Po­lo­nia, re­va­li­da­rá su man­da­to en las elec­cio­nes de es­te pró­xi­mo do­min­go.

Pa­ra los po­la­cos, in­clui­dos mu­chos par­ti­da­rios de la opo­si­ción, es lo ló­gi­co. Des­de 1992, la eco­no­mía del país ha cre­ci­do a una me­dia del 4% anual —la cri­sis pa­só por allí de pun­ti­llas—; pe­ro, ade­más, des­de que el PiS lle­gó al po­der en 2015, bue­na par­te de la po­bla­ción ha vis­to di­rec­ta­men­te los be­ne­fi­cios del re­par­to eco­nó­mi­co. Tal vez el más co­no­ci­do sea su pro­gra­ma Fa­mi­lia500+, in­tro­du­ci­do en 2016, que otor­ga el equi­va­len­te a 120 eu­ros al mes por hi­jo a las fa­mi­lias con dos o más hi­jos, y que ya han anun­cia­do que va a ser am­plia­do; o la subida de las pen­sio­nes; o que los me­no­res de 26 años no pa­guen im­pues­tos… y to­do eso con un dé­fi­cit por de­ba­jo del 2% del PIB.

Con to­da la con­tro­ver­sia que sus­ci­ta el per­so­na­je y des­de un apa­ren­te se­gun­do plano, Ja­ros­law Kacynsky se ha con­ver­ti­do en el lí­der que ha sa­bi­do ape­lar a esa Po­lo­nia de­ja­da de la­do por la “oc­ci­den­ta­li­za­ción” que vino con la Unión Eu­ro­pea; que ha sa­bi­do lle­gar a la gen­te ma­yor, al cam­po; que ha de­vuel­to el or­gu­llo y reavi­va­do el na­cio­na­lis­mo. Pa­ra la Unión Eu­ro­pea, se­rá la re­no­va­ción de un desafío. El país, que du­ran­te unos años fue el alumno aven­ta­ja­do, se ha con­ver­ti­do en un so­cio un tan­to in­có­mo­do. A los des­plan­tes en te­mas co­mo el me­dio am­bien­te —bos­ques, car­bón— se su­mó un ata­que fron­tal al sis­te­ma ju­di­cial —con la ex­cu­sa, po­co creí­ble 30 años des­pués, del fan­tas­ma co­mu­nis­ta—; sus in­ten­tos de re­du­cir los de­re­chos de las mu­je­res —abor­to—; su des­pre­cio por la co­mu­ni­dad LGTBI; o su ne­ga­ti­va a par­ti­ci­par en el re­par­to de re­fu­gia­dos.

Su ar­gu­men­to prin­ci­pal en es­te úl­ti­mo pun­to es que ellos ya tie­nen dos mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ucra­nios, pe­ro lo que no quie­ren es po­ner en ries­go su iden­ti­dad blan­ca y ca­tó­li­ca con un mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo im­por­ta­do de Bru­se­las.

Pa­ra Es­pa­ña, si­gue sien­do una opor­tu­ni­dad. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, el nues­tro es uno de los paí­ses con ma­yor in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta en Po­lo­nia. Ade­más, hay allí una co­rrien­te de sim­pa­tía ha­cia lo es­pa­ñol y no te­ne­mos un pa­sa­do de car­gas his­tó­ri­cas.

El es­pa­ñol es ya el se­gun­do idio­ma más es­tu­dia­do, tras el in­glés. Es­pa­ña es el se­gun­do des­tino pre­fe­ri­do por los tu­ris­tas po­la­cos —el año pa­sa­do re­ci­bi­mos más de un mi­llón—. Tam­bién des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co: con una UE con im­por­tan­tes re­tos por de­lan­te, Es­pa­ña po­dría ser­vir de puen­te en­tre es­te y oes­te, en­tre nor­te y sur, pa­ra re­cu­pe­rar a una Po­lo­nia más com­pro­me­ti­da pa­ra el pro­yec­to co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.