Los in­ver­so­res aplau­den el pro­yec­to ul­tra­li­be­ral de Bol­so­na­ro

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - N. GALARRAGA,

Los in­ver­so­res con in­te­rés en Bra­sil pue­den es­tar tran­qui­los, la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca no es­tá en ma­nos del pre­si­den­te. Co­mo el pro­pio Jair Bol­so­na­ro les ex­pli­có ayer a los 1.500 em­pre­sa­rios reuni­dos en São Pau­lo, él es so­lo un en­tre­na­dor de fut­bo­lis­tas en los que con­fía. Y la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, reite­ró, es asun­to del su­per­zar eco­nó­mi­co, Pau­lo Gue­des. “La eco­no­mía es su­ya. No in­ter­fie­ro”, di­jo a un au­di­to­rio que res­pon­dió con un aplau­so ce­rra­do. Bol­so­na­ro y Gue­des no lo­gra­ron lle­gar al fo­ro con la re­for­ma de las pen­sio­nes de­fi­ni­ti­va­men­te apro­ba­da, pe­ro el mi­nis­tro reite­ró: “La de­mo­cra­cia y los mer­ca­dos son nues­tra guía”.

El ul­tra­li­be­ral Gue­des en­tró en el Ga­bi­ne­te del ul­tra­de­re­chis­ta Bol­so­na­ro con la mi­sión de dar la vuel­ta a la eco­no­mía bra­si­le­ña. En su dis­cur­so pre­sen­tó la lle­ga­da del pre­si­den­te al po­der co­mo una re­vo­lu­ción en to­da re­gla pa­ra co­rre­gir la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Un país con una eco­no­mía ce­rra­da, un in­men­so apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co y un sin­fín de nor­mas. “Los Go­bier­nos an­te­rio­res pu­sie­ron la eco­no­mía por en­ci­ma del país”, di­jo el mi­nis­tro, que se en­ri­que­ció en el mun­do de las fi­nan­zas y ca­si no te­nía ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. Es­tá im­ple­men­tan­do una agen­da pa­ra sa­near las cuen­tas, des­re­gu­la­ri­zar, en­co­ger la es­truc­tu­ra del Es­ta­do y pri­va­ti­zar.

Con­ce­sio­nes pe­tro­lí­fe­ras

Coin­ci­dien­do con el fo­ro, Bra­sil ha co­men­za­do a li­ci­tar con­ce­sio­nes de ex­plo­ta­ción pe­tro­lí­fe­ra. “Es­ta­mos qui­tan­do tra­bas al pe­tró­leo, que lle­va cin­co años en el mar [sin ser ex­plo­ta­do]”, re­mar­có. El pre­si­den­te del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, Luis Al­ber­to Mo­reno, ase­gu­ró que Bra­sil em­pie­za a re­cu­pe­rar la con­fian­za ex­te­rior. “En un mo­men­to en el que mu­chos paí­ses es­tán mi­ran­do ha­cia den­tro y cues­tio­nan­do el co­mer­cio ex­te­rior, Bra­sil es­tá po­nien­do en mar­cha una am­bi­cio­sa agen­da de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca e in­ser­ción in­ter­na­cio­nal”, di­jo en un dis­cur­so en el que re­cor­dó uno de los da­tos símbolo de la an­qui­lo­sa­da eco­no­mía bra­si­le­ña: una em­pre­sa re­quie­re 2.000 ho­ras anua­les pa­ra pa­gar los im­pues­tos, un ré­cord mun­dial.

La re­for­ma de las pen­sio­nes, la es­tre­lla de la agen­da del Go­bierno y pa­so im­pres­cin­di­ble pa­ra fre­nar la san­gría de las cuen­tas pú­bli­cas, es­tá a pun­to de con­cluir su pro­ce­lo­sa tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria. La cla­ve es ver en qué que­da el aho­rro, cal­cu­la­do en torno a 900.000 mi­llo­nes de reales en una dé­ca­da (unos 200.000 mi­llo­nes de eu­ros). Esa es la se­ñal que es­pe­ran los in­ver­so­res.

/ FER­NAN­DO VER­GA­RA (AP)

In­dí­ge­nas mar­chan ayer en Quito con­tra los ajus­tes del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.