In­dí­ge­nas en las ba­rri­ca­das

Mi­les de na­ti­vos ver­te­bran la pro­tes­ta con­tra los ajus­tes eco­nó­mi­cos apro­ba­dos por el Go­bierno de Ecua­dor y de­ben de­ci­dir si acep­tan el diá­lo­go

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - FRAN­CES­CO MANETTO,

El hu­mo de los ga­ses la­cri­mó­ge­nos se mez­cla con el de las ho­gue­ras im­pro­vi­sa­das. Es una de las imá­ge­nes de las pro­tes­tas que el mar­tes lle­ga­ron a Quito des­de va­rios pun­tos de Ecua­dor. De un la­do, las fuer­zas de se­gu­ri­dad y del otro, mi­les de ma­ni­fes­tan­tes que re­cla­man al pre­si­den­te, Le­nín Mo­reno, que re­ti­re los úl­ti­mos ajus­tes eco­nó­mi­cos o que se va­ya. En el cen­tro de la ca­pi­tal o en las pro­xi­mi­da­des de la Asam­blea Na­cio­nal, en el lla­ma­do par­que del Ar­bo­li­to, los lí­de­res in­dí­ge­nas se de­cla­ran dis­pues­tos a re­sis­tir.

Sus co­mu­ni­da­des ver­te­bran des­de ha­ce una se­ma­na unas mo­vi­li­za­cio­nes que se ini­cia­ron tras el anun­cio de un pa­que­te de me­di­das que in­clu­ye un al­za del pre­cio de la ga­so­li­na de 50 cén­ti­mos de dó­lar por ga­lón (ca­si cua­tro li­tros). Ayer, des­pués de que el Eje­cu­ti­vo ofre­cie­ra una agen­da de diá­lo­go, una con­cen­tra­ción de agru­pa­cio­nes mu­cho me­nor que el día an­te­rior re­tu­vo a seis po­li­cías y ca­si 30 pe­rio­dis­tas en la Ca­sa de la Cul­tu­ra, lo que las au­to­ri­da­des ca­li­fi­ca­ron de “se­cues­tro”.

La Confederac­ión de Na­cio­na­li­da­des In­dí­ge­nas bus­ca au­men­tar la pre­sión. El pa­ro na­cio­nal del mar­tes se desa­rro­lló de for­ma pa­cí­fi­ca has­ta que la si­tua­ción se pre­ci­pi­tó y se pro­du­je­ron du­ros en­fren­ta­mien­tos en­tre la po­li­cía y gru­pos de ma­ni­fes­tan­tes. Ayer el De­fen­sor del Pue­blo con­fir­mó la muer­te de Ino­cen­cio Tu­cum­bi, di­ri­gen­te de la Confederac­ión de Na­cio­na­li­da­des In­dí­ge­nas, du­ran­te la mar­cha, aun­que no de­ta­lló las cir­cuns­tan­cias.

“He­mos vi­vi­do días de mu­cha agi­ta­ción, nos he­mos sor­pren­di­do de nues­tra ca­pa­ci­dad de lu­cha y re­sis­ten­cia, y he­mos de­mos­tra­do al mun­do que el mo­vi­mien­to in­dí­ge­na y el pue­blo ecua­to­riano so­mos un so­lo pu­ño, y el lu­gar que nos ha da­do la his­to­ria. He­mos he­cho tem­blar al po­der. Nues­tra pa­la­bra es­tá pues­ta: es­to no pa­ra has­ta que el FMI sal­ga del Ecua­dor”, man­tie­ne un co­mu­ni­ca­do de la or­ga­ni­za­ción sus­cri­to por su pre­si­den­te, Jaime Var­gas, ca­be­za vi­si­ble de las pro­tes­tas. La re­fe­ren­cia al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal tie­ne que ver con un prés­ta­mo de 4.200 mi­llo­nes de dó­la­res [3.816 mi­llo­nes de eu­ros] pac­ta­do en fe­bre­ro a cam­bio de re­for­mas es­truc­tu­ra­les.

En Ecua­dor, se­gún da­tos de ju­nio del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas y Cen­sos, vi­ven más de 1,4 mi­llo­nes de in­dí­ge­nas, es de­cir, al­go más del 8% de la po­bla­ción to­tal del país. Se tra­ta de co­mu­ni­da­des ru­ra­les es­pe­cial­men­te gol­pea­das por la mi­se­ria. “No­so­tros que­re­mos que sal­ga el Go­bierno de aquí”, di­ce Jo­sé Ja­cho, de 29 años, que via­jó a Quito con su fa­mi­lia des­de la pro­vin­cia de Co­to­pa­xi (cen­tro del país). “Es­ta­mos can­sa­dos, con el com­bus­ti­ble sube to­do, tam­bién las se­mi­llas del abono. Por eso es­ta­mos or­ga­ni­zan­do es­tos pa­ros”, ase­gu­ra.

Al mar­gen del se­gui­mien­to real y vi­si­ble de las pro­tes­tas, unas de­ce­nas de mi­les de per­so­nas en­tre las que tam­bién se en­cuen­tran es­tu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas y ac­ti­vis­tas, los pue­blos in­dí­ge­nas han si­do en el pa­sa­do un ac­tor de­ci­si­vo en los equi­li­brios

en los blo­queos de ca­rre­te­ras del ini­cio de las pro­tes­tas y otro, por un gol­pe en la ca­be­za a cau­sa de una caí­da en las ma­ni­fes­ta­cio­nes que se desa­rro­lla­ron en Quito.

“Con la san­gre de nues­tros her­ma­nos no va­mos a ne­go­ciar. No va­mos a ne­go­ciar con es­te Go­bierno ne­fas­to y men­ti­ro­so”, aren­ga­ba uno de los lí­de­res in­dí­ge­nas en la ta­ri­ma don­de te­nían a los seis po­li­cías re­te­ni­dos en Quito. “Sean hu­ma­nos, com­pa­ñe­ros. No sean cí­ni­cos. No­so­tros lu­cha­mos por nues­tra cau­sa, por nues­tros hi­jos. ¿Qué les pa­sa? Ver mo­rir a mi gen­te me ha in­dig­na­do, va­mos a ra­di­ca­li­zar la pro­tes­ta con ma­yor fuer­za”, ad­vir­tió en una emi­sión en vi­vo. po­lí­ti­cos de Ecua­dor. Ha­ce dos dé­ca­das, fue­ron de­ter­mi­nan­tes en la caí­da de los ex­pre­si­den­tes Ab­da­lá Bu­ca­ram y Ja­mil Mahuad. La úl­ti­ma víc­ti­ma fue Lu­cio Gu­tié­rrez en 2005. Dos años más tar­de lle­gó al po­der Ra­fael Co­rrea, que tam­bién en­fren­tó du­ra­men­te a los in­dí­ge­nas en la pro­vin­cia ama­zó­ni­ca de Mo­ro­na San­tia­go a raíz de un con­flic­to mi­ne­ro. Lla­mó en­ton­ces “te­rro­ris­tas” a unos lí­de­res del pue­blo Shuar, aun­que hoy aplau­de las pro­tes­tas con­tra Mo­reno.

To­do de­pen­de aho­ra de la ca­pa­ci­dad del Go­bierno de ne­go­ciar y de la vo­lun­tad de diá­lo­go de los ma­ni­fes­tan­tes, que apo­yan en par­te esa sa­li­da. “Es­tá bien que se to­men me­di­das, pe­ro no de una vez. No­so­tros te­ne­mos trac­to­res, el com­bus­ti­ble es pan del día pa­ra no­so­tros, por eso te­ne­mos que lle­gar a Ca­ron­de­let [se­de del Go­bierno] pa­ra dia­lo­gar”, di­ce Eze­quiel Gómez, 40 años, de la pa­rro­quia an­di­na de An­go­cha­gua.

El Eje­cu­ti­vo ofre­ció unas me­di­das pa­ra “com­pen­sar los efec­tos del fin del sub­si­dio a los com­bus­ti­bles”. En­tre ellas, re­es­truc­tu­rar las deu­das de las or­ga­ni­za­cio­nes que no es­tén al día en los pa­gos de la fi­nan­cia­ción de sus te­rre­nos o fi­nan­ciar el se­gu­ro agrí­co­la. De mo­men­to, una pro­pues­ta in­su­fi­cien­te pa­ra los ma­ni­fes­tan­tes.

Dos hom­bres sen­ta­dos en el re­mol­que de una fur­go­ne­ta se que­jan al uní­sono. “Es­te es el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos”, di­ce Willy Díaz, de 28 años, que ase­gu­ra tra­ba­jar “en el trans­por­te”. “El pre­si­den­te no se da cuen­ta, sube el trans­por­te pa­ra nues­tros hi­jos, pa­ra los pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad”, ter­cia Héc­tor, de 52 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.