Cri­sis ecua­to­ria­na

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ecua­dor atra­vie­sa su cri­sis so­cial e ins­ti­tu­cio­nal más gra­ve de los úl­ti­mos 14 años tras la ma­si­va mo­vi­li­za­ción po­pu­lar ge­ne­ra­da a raíz de la de­ci­sión del pre­si­den­te Le­nin Mo­reno de apli­car un pa­que­te de ajus­te eco­nó­mi­co drás­ti­co, que sig­ni­fi­ca enor­mes sa­cri­fi­cios pa­ra la par­te más dé­bil de la po­bla­ción. Es im­pres­cin­di­ble que cual­quier so­lu­ción pa­se de for­ma in­du­bi­ta­ble por el res­pe­to a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y a las re­glas del jue­go de­mo­crá­ti­co.

Mo­reno anun­ció seis me­di­das, en­tre las que des­ta­can la dis­mi­nu­ción de los sa­la­rios de los con­tra­tos tem­po­ra­les en el sec­tor pú­bli­co, la li­be­ra­li­za­ción del pre­cio de la ga­so­li­na y la eli­mi­na­ción de los sub­si­dios al com­bus­ti­ble. To­das ellas tie­nen con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos, que lle­van años su­frien­do una di­fí­cil si­tua­ción, pro­duc­to, en­tre otras cir­cuns­tan­cias, de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que res­pon­den, en ge­ne­ral, más a me­di­das elec­to­ra­lis­tas que a es­tra­te­gias de fon­do.

La eco­no­mía ecua­to­ria­na pre­sen­ta un abul­ta­do dé­fi­cit fis­cal, un al­to ni­vel de en­deu­da­mien­to y una preo­cu­pan­te pa­rá­li­sis en su cre­ci­mien­to. Con el lla­ma­do pa­que­ta­zo, Mo­reno pre­ten­de, en­tre otras co­sas, li­be­rar los 1.400 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les que el Es­ta­do gas­ta en be­ne­fi­cios al con­su­mo de com­bus­ti­ble. Tam­bién tie­ne pre­vis­to plan­tear una re­for­ma la­bo­ral y la re­ti­ra­da de aran­ce­les a de­ter­mi­na­das ma­te­rias pri­mas. Qui­zá des­de un pun­to de vis­ta ma­cro­eco­nó­mi­co sean de­ci­sio­nes jus­ti­fi­ca­das, pe­ro tie­nen gra­ves con­se­cuen­cias en la vi­da co­ti­dia­na; en la mi­cro­eco­no­mía, que es tan re­le­van­te co­mo los gran­des nú­me­ros.

Los in­dí­ge­nas han ca­pi­ta­nea­do una pro­tes­ta que ha obli­ga­do a sus­pen­der la con­duc­ción del pe­tró­leo por el prin­ci­pal duc­to del país, así co­mo la ac­ti­vi­dad do­cen­te en al­gu­nas zo­nas y el trans­por­te pú­bli­co. Pe­ro el acon­te­ci­mien­to de ca­rác­ter po­lí­ti­co más gra­ve fue la de­ci­sión de Mo­reno de tras­la­dar la se­de de su Go­bierno des­de la ca­pi­tal, Quito, a la ciu­dad de Gua­ya­quil por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad y que, inevi­ta­ble­men­te, evo­có la caí­da de Lu­cio Gu­tié­rrez en 2005. La de­ci­sión adop­ta­da el miér­co­les por el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de re­gre­sar a la ca­pi­tal sub­sa­na es­ta per­cep­ción y ayu­da a re­ba­jar el cli­ma de in­cer­ti­dum­bre ins­ti­tu­cio­nal, aun­que con­ti­núen las pro­tes­tas —los cho­ques vio­len­tos con la po­li­cía ya han pro­du­ci­do al­gu­nos muer­tos— por las ca­lles de Quito. Aban­do­nar la se­de del Go­bierno es un signo muy ne­ga­ti­vo de ca­ra a una evo­lu­ción po­si­ti­va de los acon­te­ci­mien­tos y Mo­reno ha he­cho bien en dar mar­cha atrás en un tras­la­do que ha ge­ne­ra­do más alar­ma que cer­ti­dum­bre.

Del mis­mo mo­do, es po­si­ti­vo el anun­cio de crear una agen­da de diá­lo­go con las or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas que li­de­ran la pro­tes­ta y a las que aho­ra se ofre­cen “seis ejes de ac­ción en la ru­ra­li­dad” pa­ra com­pen­sar el fin del sub­si­dio de los com­bus­ti­bles. To­da ini­cia­ti­va que ayu­de a vol­ver a la nor­ma­li­dad cuan­to an­tes de­be ser bien re­ci­bi­da, si bien es cier­to que di­cha agen­da ten­dría que ha­ber­se ofre­ci­do an­tes o, al me­nos, en pa­ra­le­lo, al pa­que­ta­zo que ha des­en­ca­de­na­do las pro­tes­tas.

Co­rres­pon­de al pre­si­den­te de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do por los ecua­to­ria­nos go­ber­nar el país. Las pro­tes­tas, por muy le­gí­ti­mas y jus­ti­fi­ca­das que sean, no pue­den so­bre­pa­sar nun­ca el lí­mi­te del man­da­to en las ur­nas, que es la úni­ca vía en que en una de­mo­cra­cia se po­ne y se qui­ta a los go­ber­nan­tes. la fu­ga de be­ne­fi­cios ade­más ha­cia los Es­ta­dos que no ha­yan apro­ba­do el tri­bu­to.

De la pro­pues­ta des­ta­can dos cri­te­rios que in­fun­den op­ti­mis­mo y su­po­nen un cam­bio drás­ti­co en la fis­ca­li­dad glo­bal, acor­de con los tiem­pos de la eco­no­mía di­gi­tal. La pri­me­ra y más im­por­tan­te es que se ad­mi­te el prin­ci­pio de que las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, llá­men­se Goo­gle, Ama­zon, Fa­ce­book o cual­quie­ra de las pla­ta­for­mas de ser­vi­cios que as­pi­ran a dis­fra­zar­se de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, de­be­rán tri­bu­tar tam­bién en aque­llos paí­ses don­de ten­gan a sus clien­tes. Es­te prin­ci­pio des­tru­ye la pro­tec­ción del do­mi­ci­lio fis­cal y obli­ga­rá a los con­glo­me­ra­dos a re­con­si­de­rar sus pre­cios de trans­fe­ren­cia, el ins­tru­men­to que tras­la­da los be­ne­fi­cios a las fi­lia­les en zo­nas des­fis­ca­li­za­das. El dia­blo es­tá en los de­ta­lles: fal­ta por sa­ber cuál se­rá la ta­sa y có­mo se dis­tri­bui­rá el be­ne­fi­cio en­tre la se­de y los paí­ses don­de es­tán los clien­tes.

El se­gun­do avan­ce, más con­ven­cio­nal pe­ro no me­nos útil, es pro­po­ner un or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ar­bi­trar y re­sol­ver los con­flic­tos que, sin du­da al­gu­na, apa­re­ce­rán. El or­ga­nis­mo de ar­bi­tra­je es esen­cial pa­ra cal­mar las in­quie­tu­des de las em­pre­sas im­pli­ca­das, pro­ba­ble­men­te más de las que de en­tra­da po­dían su­po­ner­se.

El éxi­to de la pro­pues­ta de­pen­de­rá del acuer­do que exis­ta so­bre los de­ta­lles ob­je­to de ne­go­cia­ción an­tes de que se aprue­be la nue­va ta­sa cu­ya apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va es­tá pre­vis­ta pa­ra fi­na­les de 2020. Hay que con­fiar, ade­más, en que no se rom­pa el acuer­do tá­ci­to en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia que per­mi­tió en­con­trar la so­lu­ción de la OCDE co­mo agen­te re­dac­tor de una ta­sa Goo­gle glo­bal. Exis­te un am­plio acuer­do in­ter­na­cio­nal en que la elu­sión fis­cal pro­vo­ca un da­ño irre­pa­ra­ble a los Es­ta­dos: ra­len­ti­za las po­lí­ti­cas so­cia­les y la in­ver­sión pú­bli­ca e im­pi­de desa­rro­llar po­lí­ti­cas efec­ti­vas pa­ra re­du­cir la deu­da. Si sir­ve co­mo in­di­ca­dor de di­ne­ro eva­di­do, hay 600.000 mi­llo­nes es­ca­mo­tea­dos a las ha­cien­das pú­bli­cas de to­do el mun­do so­lo por el im­pues­to so­bre so­cie­da­des.

A la vis­ta del pro­gre­so de la OCDE pu­bli­ca­do ayer, los Go­bier­nos, en­tre ellos Es­pa­ña, ten­drán que re­con­si­de­rar sus pla­nes pa­ra im­po­ner ta­sas in­di­vi­dua­les. La de­ci­sión más ra­cio­nal y que ge­ne­ra­rá más con­sen­so es es­pe­rar a que la or­ga­ni­za­ción per­fi­le y aprue­be la su­ya, di­se­ña­da pa­ra 134 paí­ses.

El país la­ti­noa­me­ri­cano de­be bus­car una sa­li­da ins­ti­tu­cio­nal a sus pro­ble­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.