Por fa­vor, no la lla­men Es­pa­ña va­cía

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JOSEFINA GÓMEZ MEN­DO­ZA Josefina Gómez Men­do­za es ca­te­drá­ti­ca emé­ri­ta de Geo­gra­fía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid.

Las de­no­mi­na­cio­nes ge­né­ri­cas se tra­gan la his­to­ria, la geo­gra­fía y la an­tro­po­lo­gía e im­pi­den plan­tear po­lí­ti­cas rea­lis­tas y pen­sar en so­lu­cio­nes via­bles que va­yan más allá de ayu­das en el sec­tor pri­ma­rio

Si aca­so, des­po­bla­da. Re­gio­nes o te­rri­to­rios de ba­ja o muy ba­ja den­si­dad de po­bla­ción. Pe­ro no va­cía; pa­ra em­pe­zar por­que no lo es­tá, son te­rri­to­rios, pai­sa­jes, pa­tri­mo­nios y so­bre to­do las per­so­nas que vi­ven en ellos. Me­nos aún va­cia­da, ese ca­li­fi­ca­ti­vo de re­so­nan­cia gi­ne­co­ló­gi­ca que hoy se­ría po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. Las me­tá­fo­ras son mo­vi­li­za­do­ras, pe­ro no siem­pre de lo me­jor.

Lo de la “Es­pa­ña va­cía” vie­ne del éxi­to del li­bro de Ser­gio del Molino de 2016; pe­ro se ol­vi­da que su sub­tí­tu­lo era Via­je por un país que nun­ca fue. Es un in­tere­san­te en­sa­yo so­bre al­gu­nos de los es­pa­cios que se con­vir­tie­ron en re­pre­sen­ta­cio­nes icó­ni­cas de la po­bre­za y de­ca­den­cia es­pa­ño­las, en gran par­te crea­cio­nes li­te­ra­rias del ro­man­ti­cis­mo o del re­ge­ne­ra­cio­nis­mo. Lu­ga­res co­mo Las Hur­des, las lla­nu­ras man­che­gas del Qui­jo­te, o las mon­ta­ñas del maes­traz­go car­lis­ta, que han que­da­do des­po­seí­dos de su reali­dad pa­ra ad­mi­nis­trar sus tra­di­cio­nes li­te­ra­rias.

Más del 40% del te­rri­to­rio es­pa­ñol tie­ne den­si­da­des de po­bla­ción alar­man­te­men­te ba­jas; su­po­nen más del 60% del to­tal de mu­ni­ci­pios y so­lo el 3% de la po­bla­ción to­tal. Esas cir­cuns­tan­cias ha­cen muy di­fí­cil la cohe­sión te­rri­to­rial, pe­ro, so­bre to­do, ha­cen que sus po­bla­cio­nes es­tén des­asis­ti­das en ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ras y equi­pa­mien­tos. Pe­ro no de­be­mos caer en la ten­ta­ción de equi­pa­rar­las con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas del in­te­rior pe­nin­su­lar, co­mo si en las pe­ri­fé­ri­cas no hu­bie­ra tam­bién zo­nas des­po­bla­das, y a la in­ver­sa; ni me­nos es­ta­ble­cer una di­co­to­mía sim­ple en­tre una Es­pa­ña ur­ba­na cul­pa­ble y la otra ru­ral víc­ti­ma. Pro­ba­ble­men­te no hay una ima­gen más elo­cuen­te, tam­bién de­mo­le­do­ra, que el ma­pa de den­si­da­des mu­ni­ci­pa­les que pu­bli­ca­ba es­te pe­rió­di­co ha­ce unos días. Pe­ro por de­trás de las den­si­da­des no hay que ol­vi­dar la tra­ma de los 8.000 mu­ni­ci­pios, mu­chos so­bre to­do de ta­ma­ño in­via­ble.

El pro­ce­so de la emi­gra­ción ru­ral a la ciu­dad en Es­pa­ña es­tá muy bien es­tu­dia­do, cuan­ti­fi­ca­do, re­gio­na­li­za­do y pe­rio­di­za­do. Co­mo cuen­tan Co­llan­tes y Pi­ni­lla, en un li­bro tam­bién de tí­tu­lo evo­ca­dor, La ren­di­ción si­len­cio­sa, el pro­ce­so mi­gra­to­rio se desencaden­ó en nues­tro país con un re­tra­so de ca­si 50 años con res­pec­to a los paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos de nues­tro en­torno, Fran­cia, el Reino Uni­do, Ale­ma­nia. Aun­que las zo­nas ru­ra­les ya no cre­cían, la emi­gra­ción en ma­sa no em­pe­zó has­ta los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, pe­ro, eso sí, una vez des­en­ca­de­na­da la emi­gra­ción re­sul­tó ser más in­ten­sa, más lar­ga y más irre­ver­si­ble que en los paí­ses ci­ta­dos. Y em­pe­zó, co­mo siem­pre, por las mu­je­res jó­ve­nes, y por tan­to con­tri­bu­yó de in­me­dia­to a la des­na­ta­li­dad.

Pe­ro la de­no­mi­na­ción de “Es­pa­ña va­cía” es de­ma­sia­do ge­né­ri­ca, en­cu­bre las di­fe­ren­cias re­gio­na­les de los pro­ce­sos, al­gu­nas de los cua­les tu­vie­ron por cier­to, sin­gu­la­ri­da­des pro­pias del au­to­ri­ta­ris­mo de la dic­ta­du­ra: no fue so­lo la bús­que­da de tra­ba­jo en la ciu­dad, que no de ma­yor bie­nes­tar y ca­li­dad re­si­den­cial, que fue abo­mi­na­ble en aque­llas ciu­da­des del cha­bo­lis­mo y de la (ma­la) vi­vien­da ofi­cial de los po­los de desa­rro­llo y de los po­lí­go­nos de des­con­ges­tión. Hu­bo tam­bién pro­ce­sos de ex­pul­sión de po­bla­ción muy con­cre­tos

En Es­pa­ña, la emi­gra­ción re­sul­tó ser más in­ten­sa, lar­ga e irre­ver­si­ble que en paí­ses co­mo Fran­cia o Ale­ma­nia

y muy lo­ca­li­za­dos, por ejem­plo los que pro­vo­ca­ron las gran­des, a ve­ces des­me­su­ra­das, obras hi­dráu­li­cas anegan­do pue­blos y pai­sa­jes y na­tu­ral­men­te ex­pul­san­do a las po­bla­cio­nes sin nin­gu­na con­tra­par­ti­da, ni si­quie­ra la re­ba­ja ener­gé­ti­ca; de ahí na­ció un gé­ne­ro literario de los pue­blos muer­tos que en­ca­be­zó Ju­lio Lla­ma­za­res con La llu­via ama­ri­lla. Tam­bién es­tán las ex­pro­pia­cio­nes for­zo­sas con fi­nes de re­po­bla­ción fo­res­tal obli­ga­to­ria de de­li­mi­ta­ción bas­tan­te in­dis­cri­mi­na­da y am­bien­te de cru­za­da. Mu­chos de los ex­pul­sa­dos de aque­llos pri­me­ros de­ce­nios de la emi­gra­ción en ma­sa no po­drían hoy lo­ca­li­zar ni su pue­blo ni su ca­sa.

Sin ir­nos tan le­jos, mi opi­nión es que las de­no­mi­na­cio­nes ge­né­ri­cas se tra­gan la his­to­ria y la geo­gra­fía y la an­tro­po­lo­gía y, por ello, im­pi­den plan­tear po­lí­ti­cas rea­lis­tas y pen­sar en so­lu­cio­nes via­bles. En un es­tu­dio so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad de­mo­grá­fi­ca del Cen­tro d’Es­tu­dis De­mo­grà­fics de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na se dis­tin­gue con se­ries tem­po­ra­les en­tre mu­ni­ci­pios re­si­lien­tes, los muy en­ve­je­ci­dos y los irre­ver­si­bles.

Ha­bría que es­ta­ble­cer la con­ver­sa­ción so­cial y el de­ba­te po­lí­ti­co so­bre con­sen­sos de par­ti­da, que no pue­den ba­sar­se en una año­ran­za me­lan­có­li­ca de un pa­sa­do que no fue, que al me­nos no fue co­mo aho­ra se le idea­li­za. La his­to­ria de las ayu­das a las re­gio­nes des­fa­vo­re­ci­das y en de­cre­ci­mien­to es ya lar­ga en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea y es­pa­ño­la. Pe­ro yo creo que es­tá fal­ta de com­pro­ba­ción de los re­sul­ta­dos reales de las po­lí­ti­cas que han si­do so­bre to­do sec­to­ria­les, sub­ven­cio­nes agrí­co­las, fo­res­ta­les, ga­na­de­ras.

Lle­ga­dos al ter­cer de­ce­nio del si­glo XXI, lo que pa­re­ce inapla­za­ble es que las po­lí­ti­cas de apo­yo ru­ral no se vin­cu­len en ex­clu­si­va al sec­tor pri­ma­rio, sean so­bre to­do sub­ven­cio­nes a la pro­duc­ción agrí­co­la, por­que es­tá más que de­mos­tra­do que a ve­ces de­ri­van en ren­tis­mo de pro­pie­ta­rios ab­sen­tis­tas. Hay que pres­cin­dir de po­lí­ti­cas y ayu­das sec­to­ria­les y es­tan­cas, y op­tar por pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial in­te­gra­do­ra del me­dio ru­ral, a las es­ca­las va­ria­bles ne­ce­sa­rias. Y so­bre to­do, en mi opi­nión, de­be rom­per­se la se­pa­ra­ción en­tre po­lí­ti­cas pro­duc­ti­vas y me­dio am­bien­te, se de­be re­co­no­cer a la con­ser­va­ción y a los usos sos­te­ni­bles su va­lor eco­nó­mi­co y de opor­tu­ni­dad y se de­ben apren­der a ges­tio­nar los nue­vos ries­gos.

En las úl­ti­mas ma­ni­fes­ta­cio­nes se ha pe­di­do un pac­to de Es­ta­do pa­ra el me­dio ru­ral. Bien­ve­ni­do sea, siem­pre que se evi­ten ma­nio­bras. Re­cuér­de­se có­mo tra­tó de com­pen­sar la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la de 1978 a las pro­vin­cias de me­nos po­bla­ción con una so­bre­es­ti­ma­ción del vo­to y del nú­me­ro de dipu­tados, y có­mo juegan con ello los par­ti­dos. A la ve­lo­ci­dad en la que se pro­du­cen los cam­bios, ca­si co­rres­pon­de­ría un nue­vo con­tra­to so­cial.

A ve­ces las me­tá­fo­ras son muy úti­les, y ya lo he di­cho, mo­vi­li­za­do­ras, pe­ro co­rren el pe­li­gro de ha­cer­se pro­li­fe­ran­tes. Lo sa­be­mos muy bien los es­pa­ño­les de tan­to do­ler­nos Es­pa­ña. Des­pués de la “Es­pa­ña va­cía”, han ve­ni­do los úl­ti­mos de la La­po­nia es­pa­ño­la, los vien­tos de­rrui­dos, la Es­pa­ña que se des­va­ne­ce, el de­sier­to de­mo­grá­fi­co eu­ro­peo, et­cé­te­ra. O en la for­ma que pa­de­ce­mos aho­ra de opo­si­ción y Go­bierno el echar­se a la ca­ra mu­tua­men­te ci­fras de per­so­nas que se van por día, mes o año, de pue­blos en ries­gos de des­apa­re­cer en fe­chas im­pre­de­ci­bles, de in­mi­gran­tes, cuan­do de­bían ser bien­ve­ni­dos, co­mo di­jo en es­tas pá­gi­nas Gui­ller­mo de la Dehe­sa.

Tam­po­co ol­vi­de­mos a los neo­rru­ra­les. Si Pon­te­ve­dra se ha con­ver­ti­do en un icono del ur­ba­nis­mo eu­ro­peo, co­mo aca­ban de con­tar­me, en el que por lo vis­to mu­chos que­rrían vi­vir por su ta­ma­ño y la re­gu­la­ción muy li­mi­ta­ti­va de los co­ches que per­mi­ten que to­dos los re­co­rri­dos sean a pie, por qué no lo­grar ha­cer del me­dio ru­ral o de par­tes de él un lu­gar ape­te­ci­do pa­ra vi­vir. Lo im­por­tan­te es me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de los ha­bi­tan­tes de los me­dios ru­ra­les des­po­bla­dos y atraer nue­vos re­si­den­tes con vo­lun­tad de per­ma­ne­cer: pa­ra ellos se ne­ce­si­ta, lo sa­be­mos de so­bra, ac­ce­sos, so­bre to­do el di­gi­tal, ser­vi­cios, em­pren­di­mien­to y ta­ma­ño te­rri­to­rial ade­cua­do.

Las zo­nas me­nos po­bla­das es­tán des­asis­ti­das en ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ras y equi­pa­mien­tos

EN­RI­QUE FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.