De­fen­sa nom­bra­rá al je­fe de la UME pe­se a es­tar en fun­cio­nes

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MI­GUEL GON­ZÁ­LEZ, Ernest Maragall es pre­si­den­te del gru­po de ERC en el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na y dipu­tado en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

La mi­nis­tra de De­fen­sa, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, nom­bra­rá un nue­vo je­fe de la Unión Mi­li­tar de Emer­gen­cias (UME), pe­se a es­tar en fun­cio­nes, pa­ra evi­tar que el prin­ci­pal ins­tru­men­to con que cuen­ta el Es­ta­do pa­ra ha­cer fren­te a to­do ti­po de ca­tás­tro­fes

La UME, que aca­ba de cum­plir 14 años, se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra lu­char con­tra ca­tás­tro­fes de to­do ti­po, co­mo se de­mos­tró el mes pa­sa­do, cuan­do tu­vo que ha­cer fren­te si­mul­tá­nea­men­te a las inun­da­cio­nes cau­sa­das por la go­ta fría en el su­r­es­te pe­nin­su­lar y a un in­cen­dio fo­res­tal en Ga­li­cia. El Go­bierno no pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de de­jar des­ca­be­za­da es­ta uni­dad de éli­te, con 3.500 efec­ti­vos des­ple­ga­dos en ba­ta­llo­nes de in­ter­ven­ción por la Pe­nín­su­la y Ca­na­rias.

Eso es lo que ocu­rri­ría si no se nom­bra un sustituto pa­ra el te­nien­te ge­ne­ral Mi­guel Al­ca­ñiz. La si­tua­ción se agra­va, ade­más, por­que su je­fe del Es­ta­do res y de clien­tes po­ten­cia­les ba­jo un mis­mo mar­co re­gu­la­dor. De en­tra­da, es­to su­pu­so en Ca­ta­lu­ña la des­apa­ri­ción de mi­les de em­pre­sas in­su­fi­cien­te­men­te com­pe­ti­ti­vas, pe­ro a con­ti­nua­ción dis­pa­ró el vo­lu­men de las ex­por­ta­cio­nes al res­to de la Unión Eu­ro­pea y del mun­do. De tal ma­ne­ra que hoy las ven­tas in­ter­na­cio­na­les ya du­pli­can las que ha­ce­mos en el res­to del Es­ta­do; y en cuan­to al sal­do ex­por­ta­cio­nes/im­por­ta­cio­nes, ob­te­ne­mos ac­tual­men­te un su­pe­rá­vit co­mer­cial equi­va­len­te a am­bos la­dos, cuan­do tra­di­cio­nal­men­te ese sal­do era de­fi­ci­ta­rio con el ex­tran­je­ro. En de­fi­ni­ti­va, nun­ca fue ma­yor la con­cen­tra­ción de Es­pa­ña en Ma­drid ni me­nor la de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

El Es­ta­tu­to de au­to­no­mía que apro­bó el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña allá por sep­tiem­bre de 2005 pre­ten­día en­con­trar el en­ca­je ins­ti­tu­cio­nal en es­te nue­vo es­ce­na­rio, con el blin­da­je de las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias y tam­bién con la ca­pa­ci­dad de

Ma­yor, el ge­ne­ral de di­vi­sión del Ejér­ci­to del Ai­re Ma­nuel Gi­meno, de­ja el ser­vi­cio ac­ti­vo a fi­na­les de no­viem­bre.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros pro­ce­de­rá en los pró­xi­mos días, se­gún las fuentes con­sul­ta­das, a as­cen­der a te­nien­te ge­ne­ral a un ge­ne­ral de di­vi­sión pa­ra que to­me el man­do de la UME. El candidato con más po­si­bi­li­da­des es el ge­ne­ral Luis Mar­tí­nez Mei­ji­de, je­fe de la di­vi­sión de Pla­nes del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to, se­gún fuentes mi­li­ta­res.

Aun­que los te­nien­tes ge­ne­ra­les tie­nen la con­di­ción le­gal de al­tos car­gos, De­fen­sa con­si­de­ra que pue­de nom­brar­los, pe­se a es­tar en fun­cio­nes, por tra­tar­se de­ci­sión po­lí­ti­ca pa­ra re­sur­gir so­cial­men­te, ase­gu­ran­do al mis­mo tiem­po una fi­nan­cia­ción jus­ta. Y lo hi­zo si­guien­do es­cru­pu­lo­sa­men­te los pro­ce­di­mien­tos pre­vis­tos por una Cons­ti­tu­ción que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ya ve­nía re­in­ter­pre­tan­do en con­tra del Es­ta­tu­to vi­gen­te has­ta ese mo­men­to.

El ce­pi­lla­do de 2006 y la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal de 2010 com­ple­ta­ron el círcu­lo del re­cha­zo a la leal­tad fe­de­ral que Ca­ta­lu­ña ha­bía pues­to so­bre la me­sa. La rup­tu­ra fue de­fi­ni­ti­va, y ese des­pre­cio hi­zo que­de des­ca­be­za­do. El je­fe de la UME, el te­nien­te ge­ne­ral Mi­guel Al­ca­ñiz, pa­sa a la re­ser­va el día 16, mien­tras que su nú­me­ro dos lo ha­ce a fi­na­les de no­viem­bre. El ge­ne­ral Luis Mar­tí­nez Mei­ji­de, je­fe de la Di­vi­sión de Pla­nes del Ejér­ci­to, se per­fi­la co­mo pro­ba­ble sustituto al man­do de la UME.

de nombramien­tos de “ca­rác­ter téc­ni­co, sin nin­gu­na sig­ni­fi­ca­ción po­lí­ti­ca”, se­gún fuentes de di­cho de­par­ta­men­to. Pre­gun­ta­da ayer sí cree que pue­de nom­brar a un nue­vo je­fe de la UME, la mi­nis­tra de De­fen­sa en fun­cio­nes, Mar­ga­ri­ta Ro­bles, res­pon­dió: “En­tien­do que sí”.

El je­fe de la UME no es un ca­so ais­la­do. Ro­bles ha nom­bra­do al ge­ne­ral de di­vi­sión An­to­nio Ro­me­ro je­fe del Cen­tro de In­te­li­gen­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das (CIFAS), el ser­vi­cio de in­for­ma­ción mi­li­tar. El Go­bierno as­cen­dió el día 27 a Ro­me­ro, has­ta en­ton­ces al fren­te de la Bri­ga­da Ae­ro­trans­por­ta­ble (Bri­lat).

En cam­bio, el Go­bierno re­nun­ció cre­cer el amor pro­pio y la con­cien­cia co­lec­ti­va. De aquí el hi­to in­de­pen­den­tis­ta del 1 de oc­tu­bre de 2017. Y de ahí, hoy, el en­cono del Es­ta­do, la ig­no­mi­nia de la pri­sión y el exi­lio for­za­do.

Aho­ra, dos años des­pués, el Es­ta­do se ha ins­ta­la­do en la ju­di­cia­li­za­ción y la pre­sión po­li­cial co­mo úni­co len­gua­je de co­mu­ni­ca­ción con Ca­ta­lun­ya, mien­tras el in­de­pen­den­tis­mo apren­de a re­sis­tir y si­gue tra­ba­jan­do pa­ra con­ver­tir la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en ma­yo­ría so­cial. Aho­ra sa­be­mos que el ob­je­ti­vo re­pu­bli­cano, jun­to a la mo­vi­li­za­ción y la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca, pi­de aún más y me­jor go­ber­na­ción y trans­for­ma­ción so­cial, tan­to en la Ge­ne­ra­li­tat co­mo en los Ayun­ta­mien­tos. Re­fle­xión que ayu­da a en­ten­der por qué las fuer­zas que hoy re­pre­sen­tan el Es­ta­do han he­cho to­do y más pa­ra im­pe­dir un Go­bierno pro­gre­sis­ta en­ca­be­za­do por ERC en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na.

Evi­den­te­men­te, ni jue­ces ni po­li­cías re­sol­ve­rán

el pa­sa­do 5 de ju­lio, por en­con­trar­se en fun­cio­nes, a nom­brar al nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), con ran­go de se­cre­ta­rio de Es­ta­do, al ce­sar por ha­ber cum­pli­do su man­da­to el ge­ne­ral Fé­lix Sanz. El ser­vi­cio de es­pio­na­je ha que­da­do des­de en­ton­ces en ma­nos de su nú­me­ro dos, Paz Es­te­ban.

El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa tam­po­co ha cu­bier­to la va­can­te de­ja­da por el vi­ceal­mi­ran­te Jo­sé Fran­cis­co Pé­rez-Oje­da, di­rec­tor ge­ne­ral de In­fra­es­truc­tu­ras del Mi­nis­te­rio has­ta su pa­se a la re­ser­va, por con­si­de­rar que se tra­ta de un nom­bra­mien­to po­lí­ti­co.

Ade­más, el Con­se­jo de Mi­nis­tros as­cen­dió el pa­sa­do 20 de sep­tiem­bre a Fran­cis­co de Pau­la Bis­bal Pons a te­nien­te ge­ne­ral, por lo que se con­vir­tió en el pri­mer ofi­cial del Cuer­po de In­fan­te­ría de Ma­ri­na que lle­ga a es­te em­pleo. Sin em­bar­go, aún no le ha nom­bra­do di­rec­tor del Cen­tro Su­pe­rior de Es­tu­dios de la De­fen­sa Na­cio­nal (Ce­sed), el prin­ci­pal cen­tro de al­tos es­tu­dios mi­li­ta­res, el pues­to que jus­ti­fi­có su as­cen­so. Y es que la lí­nea que se­pa­ra lo que pue­de ha­cer o no un Go­bierno en fun­cio­nes es muy del­ga­da. al­go que es de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca, de dis­tri­bu­ción de po­der real. Tam­po­co, cla­ro es­tá, cues­tio­nes que res­pon­den a cam­bios es­truc­tu­ra­les co­mo los men­cio­na­dos. Aún me­nos lo ha­rán sen­ten­cias co­mo la que es­ta­mos a pun­to de co­no­cer.

Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña son hoy rea­li­da­des muy di­fe­ren­tes de las de 1978, cuan­do la in­te­gra­ción en la UE no era más que un de­side­rá­tum. Y es pa­ra es­ta nue­va reali­dad que hay que en­con­trar res­pues­tas y so­lu­cio­nes. La nues­tra es cla­ra: la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na de de­re­chos y de­be­res, igual­dad y pro­gre­so. Si Es­pa­ña tie­ne una pro­pues­ta pa­ra Ca­ta­lu­ña me­jor que la de su in­de­pen­den­cia, que la pro­pon­ga y se atre­va a ga­nar o per­der, don­de se ga­na y pier­de en de­mo­cra­cia; es de­cir, en las ur­nas, en un re­fe­rén­dum vin­cu­lan­te.

Ni jue­ces ni po­li­cías re­sol­ve­rán al­go que es de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca, de dis­tri­bu­ción de po­der real

/ EFE

El ge­ne­ral Mi­guel Al­ca­ñiz, je­fe de la UME, en la ba­se aé­rea de Za­ra­go­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.