Otro in­for­me po­li­cial en­via­do al fis­cal por los in­ci­den­tes del Or­gu­llo ha­bla de “ame­na­zas”

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA DOLZ,

El in­for­me po­li­cial que lle­gó ayer a la Fis­ca­lía de Ma­drid so­bre los in­ci­den­tes vi­vi­dos por miem­bros de Ciu­da­da­nos en la pa­sa­da mar­cha del Or­gu­llo es dis­tin­to a otros ela­bo­ra­dos en los días si­guien­tes. Fren­te a las le­ves in­ci­den­cias re­co­gi­das en el de la

“No ce­san los in­sul­tos: hi­jos de pu­ta, fas­cis­tas, así co­mo el lan­za­mien­to de bo­te­llas de plás­ti­co, la­tas va­cías, es­cu­pi­ta­jos, per­so­nas que tra­ta­ban de acer­car­se fí­si­ca­men­te a los po­lí­ti­cos con ac­ti­tu­des agre­si­vas y ame­na­zan­tes, sien­do im­pe­di­do por los fun­cio­na­rios de Po­li­cía que se si­tua­ron en­tre am­bos, in­clu­so hu­bo una per­so­na que se ba­jó los pan­ta­lo­nes y tra­tó de de­fe­car de­lan­te de la co­mi­ti­va, que fue re­ti­ra­do por los fun­cio­na­rios”, des­cri­be el in­for­me de dos fo­lios y me­dio de la Bri­ga­da Pro­vin­cial de In­for­ma­ción (BPI) de Ma­drid, fren­te a los cin­co y me­dio que te­nía el pri­me­ro, ela­bo­ra­do por la Je­fa­tu­ra de Ma­drid. Es­te úl­ti­mo fue des­ca­li­fi­ca­do por Cs y re­ci­bió al­gu­nas crí­ti­cas in­ter­nas por ca­re­cer de fir­ma y con­te­ner va­lo­ra­cio­nes más allá de los he­chos. El nue­vo in­for­me que ha lle­ga­do aho­ra a la Fis­ca­lía de Ma­drid Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía de Ma­drid, es­te in­for­me, fir­ma­do por el co­mi­sa­rio de la Bri­ga­da Pro­vin­cial de In­for­ma­ción y di­ri­gi­do al fis­cal de de­li­tos de odio, asu­me que ha­bía “ries­go de in­ci­den­tes”, ha­bla de “ac­ti­tu­des agre­si­vas y ame­na­zan­tes” y po­ne nom­bre al gru­po or­ga­ni­za­do que pa­ró la mar­cha. con­tie­ne di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les con el an­te­rior, aun­que tam­po­co re­fie­re agre­sio­nes fí­si­cas.

Tras los in­ci­den­tes del pa­sa­do 6 de ju­lio en la ma­ni­fes­ta­ción del Or­gu­llo, que obli­ga­ron a eva­cuar a los re­pre­sen­tan­tes de Cs, el par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra pre­sen­tó una de­nun­cia en la Fis­ca­lía por un pre­sun­to de­li­to de odio y so­li­ci­tó una in­ves­ti­ga­ción acer­ca del ori­gen de ese in­for­me de la Je­fa­tu­ra, que des­ca­li­fi­có til­dán­do­lo de “in­for­me Mar­las­ka”, en alu­sión al mi­nis­tro del In­te­rior. Ri­ve­ra ha­bía pe­di­do la di­mi­sión de es­te por con­si­de­rar que sus de­cla­ra­cio­nes an­tes de la mar­cha “ali­men­ta­ban el odio”. Dos días des­pués se hi­zo pú­bli­co el In­for­me Va­lo­ra­ción de la Je­fa­tu­ra, que con­tra­de­cía la ver­sión de Cs de que se ha­bían pro­du­ci­do “agre­sio­nes, ve­ja­cio­nes e in­sul­tos”. El do­cu­men­to re­du­jo los in­ci­den­tes al lan­za­mien­to de “agua con pistolas de ju­gue­te, y al­gu­na bo­te­lla de plás­ti­co va­cía, que no lle­gó a im­pac­tar en na­die”.

Pe­ro el nue­vo in­for­me en­via­do a la Fis­ca­lía des­de la BPI —a car­go del dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad de los asis­ten­tes de Cs— se­ña­la la pre­sen­cia pre­vis­ta de las ca­ras más co­no­ci­das de la for­ma­ción y ad­vier­te del “ries­go de in­ci­den­tes” por­que los or­ga­ni­za­do­res ha­bían de­ne­ga­do la par­ti­ci­pa­ción al PP y al par­ti­do de Ri­ve­ra. El de Je­fa­tu­ra con­si­de­ra­ba, en cam­bio, “ex­tem­po­rá­nea” la pro­tec­ción so­li­ci­ta­da por los de Ri­ve­ra y ex­pli­ca­ba que “co­mo al­ter­na­ti­va se co­mi­sio­nó a un ins­pec­tor con va­rios po­li­cías pa­ra que se en­tre­vis­ta­ran con los di­ri­gen­tes del par­ti­do y les acom­pa­ña­ran”. Fuentes de In­te­rior re­mi­tie­ron sus ex­pli­ca­cio­nes so­bre las dis­cre­pan­cias en­tre los par­tes po­li­cia­les a la res­pues­ta par­la­men­ta­ria que dio Gran­de-Mar­las­ka en sep­tiem­bre: “Hay in­for­mes fir­ma­dos y no fir­ma­dos”, di­jo el mi­nis­tro. Se­gún In­te­rior, to­dos ellos es­tán a dis­po­si­ción de la au­to­ri­dad ju­di­cial.

Te­las na­ran­jas y co­fias

Mien­tras el de Je­fa­tu­ra ha­bla de que cuan­do co­men­za­ron a in­cre­par a los di­ri­gen­tes de Cs “el ni­vel de agre­si­vi­dad y vio­len­cia era mí­ni­mo”, el de la BPI des­cri­be: “El gru­po de Cs no pue­de avan­zar de­bi­do a que un gru­po de 15 per­so­nas, ves­ti­das con te­las de co­lor na­ran­ja y co­fias, se si­tua­ron de­lan­te de ellos im­pi­dien­do su pa­so”. Ese in­for­me sub­ra­ya que la pro­tes­ta con­tra los de Ri­ve­ra era un ac­to or­ga­ni­za­do: “Por­ta­ban te­las de co­lor na­ran­ja con tex­tos co­mo: ‘Ciu­da­da­vox’, ‘Or­gu­llo no se ven­de’. Y re­co­ge que ‘le­ye­ron un ma­ni­fies­to’, ‘in­ci­tan­do a los asis­ten­tes a par­ti­ci­par’ pa­ra im­pe­dir­les el pa­so. Han si­do iden­ti­fi­ca­dos co­mo “Pla­ta­for­ma de En­cuen­tros Bo­lle­ros”. El in­for­me de la BPI ha­bla de “hos­ti­ga­mien­to” du­ran­te la eva­cua­ción de los miem­bros de Cs y de la ne­ce­sa­ria ac­tua­ción de los an­ti­dis­tur­bios. El de Je­fa­tu­ra con­clu­ye: “Se op­tó por que la ma­ni­fes­ta­ción se au­to­rre­gu­la­se so­la”. “La eva­cua­ción no fue efec­tua­da ba­jo la ac­ción po­li­cial, sino un me­ro acom­pa­ña­mien­to tran­qui­li­za­dor”, aña­de.

/ F. J. BA­RRO­SO

Inés Arri­ma­das, in­cre­pa­da du­ran­te el Or­gu­llo de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.