Te­ruel quie­re exis­tir en el Con­gre­so

La pla­ta­for­ma se pre­sen­ta a las elec­cio­nes del 10-N tras dos dé­ca­das de lu­cha

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

re­du­jo la ciu­dad. A su la­do, Ma­nuel Gi­meno y Do­min­go Au­la, dos ve­te­ra­nos del gru­po, co­men­tan con pa­sión los epi­so­dios de la his­to­ria de Te­ruel, que lle­gó a ser una de las pro­vin­cias más in­dus­tria­li­za­das del es­te de Es­pa­ña has­ta que el éxo­do ru­ral del si­glo XX lle­vó a sus me­jo­res hi­jos a Za­ra­go­za, Bar­ce­lo­na, Va­len­cia o Ma­drid. Los cin­co fran­quean la ba­rre­ra de los 65, pe­ro es­tán con­ven­ci­dos de que su tie­rra tie­ne fu­tu­ro. “Ha­bía chi­cos con 14 o 15 años que no po­dían vo­tar pe­ro ve­nían a fir­mar pa­ra que nos pre­sen­tá­se­mos. Ahí es­tá el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal”, des­ta­ca Au­la, que vis­te una ca­mi­sa de le­ña­dor a pe­sar del ca­lor de es­te oc­tu­bre atí­pi­co.

Sin em­bar­go, las co­sas en Te­ruel van un po­co más des­pa­cio que en el res­to de Es­pa­ña. Tras mu­chos años de lu­cha, que los lle­va­ron a pa­ra­li­zar la ciu­dad en una huel­ga ge­ne­ral, lla­mar la aten­ción a los eu­ro­dipu­tados a tra­vés de una per­for­man­ce con dis­fra­ces de épo­ca o re­unir a me­dia Es­pa­ña va­cía en Ma­drid, la sen­sa­ción es que se ha con­se­gui­do muy po­co. “Lo que a otros pun­tos lle­ga por aña­di­du­ra, sin pe­lear­lo, aquí no lle­ga ni pe­leán­do­lo”, se la­men­ta Gui­tar­te, en re­fe­ren­cia al dé­fi­cit de in­fra­es­truc­tu­ras que pa­de­ce la ca­pi­tal de pro­vin­cia, la úni­ca que no es­tá co­nec­ta­da por au­to­vía con Ma­drid. To­dos los pre­si­den­tes del Go­bierno des­de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Zapatero se han reuni­do con Te­ruel Exis­te, pe­ro las ca­ren­cias que han lle­va­do a la pro­vin­cia a per­der el 9% de la po­bla­ción en la úl­ti­ma dé­ca­da si­guen ahí. “A to­dos les cae­mos muy sim­pá­ti­cos… y en reali­dad des­pués na­die to­ma nin­gu­na me­di­da”, de­nun­cia el nú­me­ro uno de la pla­ta­for­ma. Y por eso han de­ci­di­do aho­ra dar el sal­to a la po­lí­ti­ca.

“Le­ña al mono”

La go­ta que col­mó el va­so lle­gó el pa­sa­do 3 de sep­tiem­bre, des­pués de que el Go­bierno des­blo­quea­se la par­te del Co­rre­dor Can­tá­bri­co-Me­di­te­rrá­neo que une San­tan­der y Bil­bao, mien­tras que el tra­mo en­tre Za­ra­go­za y Sa­gun­to (Va­len­cia), que pa­sa por la pro­vin­cia, si­gue pen­dien­te. Te­ruel Exis­te lle­va­ba pi­dién­do­lo más de una dé­ca­da, pe­ro no te­nía un es­ca­ño en el Con­gre­so, co­mo el Par­ti­do Re­gio­na­lis­ta de Can­ta­bria. Gi­meno tie­ne cla­ro que ese es el ejem­plo a se­guir: “Con un dipu­tado han con­se­gui­do más que no­so­tros en 20 años de pe­lea. Así que di­ji­mos: 'Se ha aca­ba­do. Le­ña al mono".

De mo­men­to, la can­di­da­tu­ra ha si­do aco­gi­da con gran ilu­sión en la pro­vin­cia, pe­ro to­dos son cons­cien­tes de que no es lo mis­mo re­co­ger ava­les que ob­te­ner vo­tos. Si el 10-N Te­ruel Exis­te lo­gra­se con­ver­tir ca­da fir­ma en tres su­fra­gios, se ase­gu­ra­ría un dipu­tado en el Con­gre­so. A juz­gar por los sa­lu­dos que re­par­ten a ca­da pa­so los cin­co ve­te­ra­nos de la pla­ta­for­ma, el ob­je­ti­vo se an­to­ja po­si­ble. “No ne­ce­si­ta­mos ha­cer cam­pa­ña, por­que ya nos co­no­cen”, des­ta­ca Gi­meno. Y Go­det aña­de un im­pro­vi­sa­do es­lo­gan: “¿Que si Te­ruel Exis­te? Exis­te, in­sis­te y re­sis­te. Mien­tras ha­ya sa­lud, ahí es­ta­re­mos, co­mo las chin­che­tas”. La pró­xi­ma la quie­ren po­ner en la Ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo.

/ AN­DREA CO­MAS

Los miem­bros de la pla­ta­for­ma Te­ruel Exis­te, en el Par­que de los Fue­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.