De­te­ni­do un fu­gi­ti­vo que con­ta­ba su hui­da en las re­des so­cia­les

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - NACHO SÁN­CHEZ,

“Al fi­nal fue fá­cil lle­gar a Ca­bo Ver­de pa­gan­do a al­gu­na au­to­ri­dad. Al prin­ci­pio es­ta­ba pen­san­do en Aru­ba, pe­ro ter­mi­né en Praia, la ca­pi­tal”. La fra­se, es­cri­ta en fi­nés, acom­pa­ña­ba a una ima­gen en la que se ve a un hom­bre mus­cu­la­do de es­pal­das en una bo­ni­ta playa. El re­la­to aca­ba­ba con otra fra­se: “Yo, el mar y la vi­da fu­gi­ti­va”. Fe­cha­da el 1 de sep­tiem­bre, es la úl­ti­ma pu­bli­ca­ción de la cuen­ta de Ins­ta­gram de J. N., un ciu­da­dano fin­lan­dés de 45 años que lle­va­ba dos hu­yen­do de la jus­ti­cia de su país, y que ha ido re­la­tan­do su fu­ga a los 35.500 se­gui­do­res que tie­ne en es­ta red so­cial. Tam­bién ha­bía pu­bli­ca­do su his­to­ria en el li­bro Wan­ted, que él mis­mo ven­día a tra­vés de su pá­gi­na web por 29,90 eu­ros. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo se es­cri­bió ayer, cuan­do fue de­te­ni­do por la Po­li­cía Na­cio­nal en una zo­na re­si­den­cial de lu­jo en Es­te­po­na (Má­la­ga).

El fu­gi­ti­vo, “uno de los más bus­ca­dos por Fin­lan­dia”, se­gún fuentes po­li­cia­les, te­nía dos ór­de­nes eu­ro­peas de de­ten­ción y en­tre­ga en vi­gor. La de­lin­cuen­cia era “su mo­do de vi­da” y no te­nía pre­fe­ren­cia por un ac­to ile­gal u otro. “Era muy po­li­fa­cé­ti­co”, ex­pli­can. Era re­cla­ma­do por su país co­mo pre­sun­to au­tor de de­li­tos eco­nó­mi­cos y con­tra la pro­pie­dad, con­tra la con­fian­za pú­bli­ca —un ti­po de­lic­ti­vo con­sis­ten­te en que­bran­tar un con­tra­to pú­bli­co o si­mi­lar— y fal­se­dad.

Con­se­jos

“Era un vi­vi­dor”, sub­ra­yan fuentes po­li­cia­les, que ex­pli­can que se tu­vo co­no­ci­mien­to de su pre­sen­cia en la Cos­ta del Sol ha­ce dos se­ma­nas. Se pu­so en mar­cha en­ton­ces un dis­po­si­ti­vo que cul­mi­nó con el arres­to en su re­si­den­cia es­te­po­ne­ra, don­de los agen­tes in­ter­vi­nie­ron di­ver­so ma­te­rial tec­no­ló­gi­co y 10.000 eu­ros en efec­ti­vo.

Las re­des so­cia­les le ser­vían pa­ra con­tar a sus se­gui­do­res sus an­dan­zas fue­ra de la ley, pe­ro tam­bién “pa­ra ofre­cer una es­pe­cie de tu­to­rial con con­se­jos de có­mo vi­vir co­mo un fu­gi­ti­vo” y, tam­bién, pa­ra dar fal­sas pis­tas so­bre su pa­ra­de­ro y así con­fun­dir a los in­ves­ti­ga­do­res. En las imá­ge­nes que col­ga­ba en es­tas pla­ta­for­mas se pue­de ver a un hom­bre cor­pu­len­to con va­rios ta­tua­jes. En­tre ellos, un re­tra­to de Vla­di­mir Pu­tin en la pier­na, una ima­gen de la Vir­gen Ma­ría en la es­pal­da o la fra­se Mei­ne eh­re heißt treue (Mi ho­nor se lla­ma leal­tad), le­ma de ori­gen na­zi in­clui­do en las he­bi­llas de los uni­for­mes de las SS. En su ca­ra te­nía la ins­crip­ción Keep wal­king, es de­cir, si­gue ca­mi­nan­do.

/ JUAN CAR­LOS TO­RO

Ham­za Elouaz­za­ni, en El Puer­to de San­ta Ma­ría es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.