Na­dar o mo­rir en el Es­tre­cho

Ham­za Elouaz­za­ni so­bre­vi­vió en 2018 a la peor tra­ge­dia mi­gra­to­ria en Cá­diz de los úl­ti­mos 15 años

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS A. CA­ÑAS

Frío, de­ma­sia­do frío. Un jo­ven cae por la bor­da, ex­te­nua­do por cua­tro días de via­je. El ca­pi­tán de la pa­te­ra im­plo­ra per­dón en­tre so­llo­zos. De los 45 hom­bres api­ña­dos en el bo­te, ya so­lo dos lle­van cha­le­co. Al­gu­nos van al agua por un gol­pe de ma­la mar. Un hom­bre cor­pu­len­to llo­ra des­con­so­la­do. El bo­te se hun­de en se­gun­dos. Gri­tos en la no­che, lu­cha a muer­te en­tre las olas. “Mo­rir o na­dar”, re­cuer­da Ham­za Elouaz­za­ni. Él, en­ton­ces un jo­ven ma­rro­quí de 17 años, fue de los que pu­do es­co­ger; otros 23 com­pa­ñe­ros de via­je no pu­die­ron. Fa­lle­cie­ron ha­ce un año, fren­te a las cos­tas de Bar­ba­te (Cá­diz), en la peor tra­ge­dia del Es­tre­cho de los úl­ti­mos 15 años.

Elouaz­za­ni re­me­mo­ra aho­ra en­tre fo­go­na­zos, sen­ta­do fren­te a un ca­fé en una te­rra­za de El Puer­to de San­ta Ma­ría, ese su­ce­so de te­rror que le cam­bió la vi­da. No ha si­do fá­cil ni si­quie­ra ha­blar de ello. Tar­dó seis me­ses en de­jar de llo­rar, y si­gue te­nien­do pe­sa­di­llas. “He su­fri­do mu­cho, he pa­sa­do por ca­lles os­cu­ras, pe­ro aho­ra es­toy muy bien”, sen­ten­cia mien­tras mi­ra a Es­ter Bláz­quez, la jo­ven de 26 años con la que vi­ve des­de que tu­vo que aban­do­nar un cen­tro de me­no­res ha­ce cua­tro me­ses. Aho­ra, a pun­to de cum­plir los 19, es uno de los 14 ex­tu­te­la­dos que re­si­den con 12 fa­mi­lias de la Red de Aco­gi­da de El Puer­to.

La pa­te­ra de la muer­te en la que via­jó Elouaz­za­ni, el ma­yor de cin­co her­ma­nos de una fa­mi­lia hu­mil­de, era, tam­bién, el bo­te de los chi­cos Sa­lé. De los 45 mi­gran­tes que via­ja­ban en ese cas­ca­rón de ma­de­ra po­dri­da, unos 30 eran jó­ve­nes de es­ta lo­ca­li­dad ma­rro­quí de 890.000 ha­bi­tan­tes. “Al­gu­nos eran ve­ci­nos de mi mis­ma ca­lle; unos so­bre­vi­vie­ron, otros no”, cuen­ta. To­dos co­rrie­ron a la cos­ta cuan­do el ca­pi­tán de la pa­te­ra di­jo que era el mo­men­to de sa­lir ha­cia Es­pa­ña.

“Era vier­nes, yo es­ta­ba en cla­se [pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to]. Me lla­ma­ron y sa­lí con mis ami­gos”, re­la­ta Elouaz­za­ni con la ayu­da de Meh­di Elouardy, otro ex­tu­te­la­do que ha­ce de tra­duc­tor. El jo­ven y sus co­no­ci­dos pa­ga­ron 1.000 eu­ros co­mo bi­lle­te a una ates­ta­da em­bar­ca­ción con un pe­que­ño mo­tor fue­ra­bor­da. En el pre­cio, la ma­fia que or­ga­ni­zó el via­je in­cluía un pau­pé­rri­mo cha­le­co sal­va­vi­das pa­ra ca­da ocu­pan­te. To­dos se lo pu­sie­ron, pe­ro pron­to el via­je co­men­zó a tor­cer­se: “Al­gu­nos se qui­ta­ron el cha­le­co de lo apre­ta­dos que íba­mos”.

Fue­ron cua­tro días, con sus no­ches, pa­ra re­co­rrer los más de 300 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Sa­lé de Bar­ba­te. “Ape­nas pue­des dor­mir. Te que­das mal de la ca­be­za.

El jo­ven, que era me­nor cuan­do nau­fra­gó, pa­gó mil eu­ros por el via­je

“Re­cuer­do que un hom­bre gran­de llo­ra­ba y el ca­pi­tán pe­día per­dón”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.