Ase­si­na­do por su ma­dre en ple­na ba­ta­lla por la cus­to­dia

Ser­gio, de sie­te años, mue­re es­tran­gu­la­do. “Te­nía mie­do de que­dar­se sin su hi­jo y sin te­cho”, re­la­ta una fa­mi­liar

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - N. SÁN­CHEZ / P. O. DOLZ

Cuan­do Ana es­cu­chó lla­mar a la puer­ta, a las diez y me­dia de la ma­ña­na de ayer, se ex­tra­ñó. No es­pe­ra­ba a na­die en su ca­sa de Las No­rias de Da­za, una pe­que­ña lo­ca­li­dad de 10.000 ha­bi­tan­tes a las afue­ras de El Eji­do. Al abrir, vio a Ana Ma­ri, la hi­ja de su pa­re­ja, quien le pe­día ayu­da pa­ra sa­car del co­che a su hi­jo, Ser­gio, de sie­te años. Cuan­do se acer­có al vehícu­lo, un Peu­geot 206 ne­gro, vio al ni­ño tum­ba­do en los asien­tos de atrás: su ca­ra es­ta­ba mo­ra­da y te­nía mar­cas ro­jas en el cue­llo. No se mo­vía. Ana, alar­ma­da, pi­dió a una ve­ci­na que lla­ma­ra al 112, se­gún re­la­tó ayer su hi­ja. En ese mo­men­to, Ana Ma­ri, tran­qui­la, se fue de allí. Po­cos mi­nu­tos des­pués, aler­ta­da por la ac­tual pa­re­ja del pa­dre del ni­ño, la Guar­dia Ci­vil acu­dió al lu­gar y se to­pó a la mu­jer a 50 me­tros de la ca­sa. Die­ron el al­to al co­che y, an­te la pa­si­vi­dad de la mu­jer, des­en­fun­da­ron sus ar­mas y rom­pie­ron las ven­ta­ni­llas. No pu­die­ron ha­cer más que cer­ti­fi­car que el ni­ño es­ta­ba muer­to, co­mo des­pués co­rro­bo­ró el per­so­nal del 061. En el ac­to, de­tu­vie­ron a Ana Ma­ri co­mo pre­sun­ta au­to­ra de un ho­mi­ci­dio.

La arrestada se en­con­tra­ba ayer por la tar­de en de­pen­den­cias po­li­cia­les a la es­pe­ra de pres­tar de­cla­ra­ción an­te los agen­tes y pa­sar des­pués a dis­po­si­ción ju­di­cial. Los pri­me­ros in­di­cios apun­tan a que el ni­ño mu­rió por es­tran­gu­la­mien­to, se­gún fuentes de la in­ves­ti­ga­ción, que tra­tan de ave­ri­guar aho­ra si la mu­jer lo hi­zo en el co­che o en su ca­sa. Tam­bién cuán­do pu­do ha­cer­lo, mien­tras se es­pe­ran los re­sul­ta­dos de la au­top­sia. La in­ves­ti­ga­ción es­tá en ma­nos de los miem­bros del gru­po de ho­mi­ci­dios

Los pa­dres se ha­bían en­fren­ta­do el vier­nes an­te la jus­ti­cia

de la po­li­cía ju­di­cial de la Guar­dia Ci­vil de Al­me­ría.

El abue­lo del ni­ño es­ta­ba ayer en shock. Tu­vo que ser aten­di­do por los ser­vi­cios de emer­gen­cias. Se en­con­tra­ba atur­di­do en el sa­lón de su ca­sa, una hu­mil­de vi­vien­da de dos plan­tas en una zo­na re­si­den­cial. La plan­ta ba­ja, diá­fa­na, era ayer un ir y ve­nir de fa­mi­lia­res. Los te­lé­fo­nos no pa­ra­ban de so­nar. “Ha si­do ho­rri­ble. Na­die se es­pe­ra­ba al­go así”, con­ta­ba Ani, la hi­ja de Ana, que ha­bía co­mi­do la vís­pe­ra con la arrestada y su pe­que­ño. Aun­que re­si­den en Huér­cal de Al­me­ría, mu­ni­ci­pio cer­cano a la ca­pi­tal al­me­rien­se, la de­te­ni­da so­lía ir a pa­sar fi­nes de se­ma­na a la ca­sa de su pa­dre en Las No­rias de Da­za. A ve­ces jun­to a su hi­jo. De ahí que tu­vie­ran una re­la­ción al­go más es­tre­cha con Ana y su fa­mi­lia.

Los de­más ve­ci­nos de la ca­lle con­sul­ta­dos ape­nas co­no­cían a la mu­jer ni a su hi­jo. “Nos ha sor­pren­di­do mu­chí­si­mo”, sub­ra­ya­ron, des­ta­can­do que la zo­na es “muy tran­qui­la”. A pri­me­ra ho­ra de la tar­de, de he­cho, el lu­gar es­ta­ba de­sier­to. Más tar­de se veía a al­gu­nos ni­ños ju­gar en un pe­que­ño par­que in­fan­til y a mi­gran­tes que lle­ga­ban en bi­ci­cle­ta o bajaban de fur­go­ne­tas tras su jor­na­da la­bo­ral en los in­ver­na­de­ros que sus­ten­tan la eco­no­mía lo­cal. Al­gu­nos no sa­bían lo que ha­bía ocu­rri­do. En una es­qui­na aún per­ma­ne­cían en el sue­lo los cris­ta­les ro­tos de las ven­ta­ni­llas del Peu­geot 206. Tam­bién las mar­cas de un fre­na­zo en el as­fal­to.

La pre­sun­ta ase­si­na, Ana Ma­ri, es­pa­ño­la, na­tu­ral de Al­co­lea (Al­me­ría) y de 38 años, se se­pa­ró ha­ce tres años de su pa­re­ja, Ser­gio. Arran­có en­ton­ces una ba­ta­lla ju­di­cial por la cus­to­dia del me­nor —que acu­día a cla­se al co­le­gio La Ja­ri­lla, en Huér­cal de Al­me­ría— y cons­tan­tes re­pro­ches por am­bas par­tes. De he­cho, el pa­dre ha­bía si­do de­nun­cia­do por mal­tra­to, pe­ro las de­nun­cias ha­bían si­do ar­chi­va­das, se­gún fuentes de la in­ves­ti­ga­ción. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo del en­fren­ta­mien­to se es­cri­bía el vier­nes pa­sa­do, cuan­do tras una ci­ta en los juz­ga­dos to­do ha­cía in­di­car que el pa­dre se iba a que­dar con la cus­to­dia del pe­que­ño. Él ha­bía ale­ga­do que su an­ti­gua pa­re­ja te­nía pro­ble­mas men­ta­les. Se­gún ex­pli­ca­ron los fa­mi­lia­res, ella es­tu­vo in­gre­sa­da es­te pa­sa­do ve­rano du­ran­te 10 días en el área de Sa­lud Men­tal de un hos­pi­tal al­me­rien­se “tras un bro­te psi­có­ti­co”.

La mu­jer te­nía la cus­to­dia del ni­ño de lu­nes a vier­nes y su ex­ma­ri­do los fi­nes de se­ma­na. Pe­ro la si­tua­ción iba a cam­biar. “Ser­gio ha­bía so­li­ci­ta­do la cus­to­dia de su hi­jo y vi­vir en la ca­sa don­de aho­ra re­si­día la ma­dre, por lo que es­ta­ba preo­cu­pa­da de que­dar­se sin su hi­jo y sin te­cho”, ex­pli­ca­ba Ana, que aña­día que la de­te­ni­da “se sen­tía muy so­la, ago­bia­da y sin ayu­da”. “Es­ta­ba mal, eso se veía fá­cil­men­te. Pe­ro ja­más pu­di­mos pen­sar que lle­ga­ra a es­to”, sub­ra­ya­ba mien­tras fu­ma­ba un ci­ga­rro tras otro.

El ex­ma­ri­do ale­ga­ba pro­ble­mas men­ta­les de su ex­mu­jer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.