Pe­ter Hand­ke: “Aho­ra me sien­to li­bre”

El au­tor aus­tria­co, enemi­go de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, ce­le­bra la “va­len­tía” de la Aca­de­mia

El País (País Vasco) - - CULTURA - MARC BASSETS,

Cuan­do so­nó el te­lé­fono po­co des­pués al me­dio­día de ayer, Pe­ter Hand­ke pen­só que se tra­ta­ba de un abo­ga­do estadounid­ense cu­ya lla­ma­da es­pe­ra­ba. En­se­gui­da en­ten­dió que el in­ter­lo­cu­tor era al­guien de la Aca­de­mia Sue­ca. Unos mi­nu­tos más tar­de se anun­cia­ría al mun­do que le otor­ga­ban el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra co­rres­pon­dien­te a 2019. El ju­ra­do jus­ti­fi­có el ga­lar­dón a Hand­ke “por su tra­ba­jo in­flu­yen­te que, con ge­nio lin­güís­ti­co, ha ex­plo­ra­do la pe­ri­fe­ria y la es­pe­ci­fi­ci­dad de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na”. El au­tor aus­tria­co, de 76 años, se fue a ca­mi­nar por los bos­ques cer­ca­nos de Cha­vi­lle, el pue­blo en las afue­ras de Pa­rís don­de re­si­de.

A las 15.45 re­gre­só por uno de los ca­mi­nos que con­du­cen a su ca­sa con jar­dín. Le es­pe­ra­ba una de­ce­na de pe­rio­dis­tas. “Pa­sen”, di­jo, desafian­do su repu­tación de es­cri­tor hu­ra­ño y ais­la­do, de ar­tis­ta apá­tri­da y ex­tra­te­rri­to­rial. Vi­ve aquí des­de ha­ce 30 años, ro­dea­do de ve­ci­nos que no sa­ben muy bien a qué se de­di­ca.

“No sé si es­toy fe­liz, pe­ro es­toy emo­cio­na­do”, de­cla­ró. “Pe­ro no lo pue­do mos­trar con las cá­ma­ras y los apa­ra­tos de fotos. Es di­fí­cil es­tar emo­cio­na­do. Hay que ser ac­tor pa­ra es­tar­lo de­lan­te de us­te­des”. Des­pués re­ve­ló: “No sé có­mo ce­le­brar­lo. Me gus­ta­ría beber, pe­ro no he co­mi­do na­da hoy. No ten­go ham­bre”. Sus sen­sa­cio­nes eran ex­tra­ñas. “Co­mo es­cri­tor has na­ci­do cul­pa­ble. Y hoy, a es­ta ho­ra, no me sien­to cul­pa­ble, me sien­to li­bre”.

Es un pre­mio atí­pi­co. Se anun­cia jun­to al de 2018, que que­dó sus­pen­di­do por el es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les que gol­peó la Aca­de­mia. Ese ga­lar­dón ha re­caí­do en la es­cri­to­ra po­la­ca Ol­ga To­kar­czuk, au­to­ra que Hand­ke no co­no­ce. El re­co­no­ci­mien­to le ha lle­ga­do al au­tor aus­tria­co cuan­do mu­chos ha­bían de­ja­do de es­pe­rar­lo.

Los en­sa­yos de Hand­ke en de­fen­sa de Ser­bia du­ran­te las gue­rras bal­cá­ni­cas de los años no­ven­ta, y aún más el ges­to de leer un dis­cur­so al en­tie­rro del lí­der na­cio­na­lis­ta ser­bio Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, muer­to en 2006 en una cel­da del Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya, pa­re­cían ha­ber­lo re­le­ga­do, aun­que ca­da año se­guía fi­gu­ran­do en las qui­nie­las. Ba­jo sos­pe­cha, a ve­ces, de de­ci­dir por mo­ti­vos po­lí­ti­cos (es cé­le­bre el ca­so del No­bel ja­más con­ce­di­do a Jor­ge Luis Bor­ges), es­ta vez na­die po­drá acu­sar a los aca­dé­mi­cos sue­cos de no ha­ber­se ce­ñi­do a mo­ti­vos es­tric­ta­men­te li­te­ra­rios. La Aca­de­mia ha pre­mia­do a un eu­ro­peo con opi­nio­nes que hoy se ca­li­fi­ca­rían de po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas. Él no lo es­pe­ra­ba.

“Por los pro­ble­mas que tu­ve ha­ce años nun­ca pen­sé que me eli­gie­ran”, di­jo el au­tor de El mie­do del portero an­te el pe­nal­ti y Des­gra­cia im­peo­ra­ble. “Hu­bo mu­cho rui­do cuan­do es­cri­bí de un mo­do dis­tin­to so­bre la gue­rra ci­vil en Yu­gos­la­via, y pue­do en­ten­der­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.