En el en­tie­rro de Mi­lo­se­vic

Su apo­yo a Ser­bia en la gue­rra de los Bal­ca­nes en­tur­bió su ca­rre­ra

El País (País Vasco) - - CULTURA - GUI­LLER­MO AL­TA­RES,

Al en­tie­rro del dic­ta­dor ser­bio Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, que fa­lle­ció en mar­zo de 2006 en la pri­sión de La Ha­ya, acu­sa­do de ha­ber pla­ni­fi­ca­do los ho­rro­res de las gue­rras bal­cá­ni­cas de los no­ven­ta, asis­tie­ron unos po­cos mi­les de par­ti­da­rios de un sá­tra­pa del que ya se ha­bía ale­ja­do ca­si to­do el mun­do, y el es­cri­tor aus­tria­co Pe­ter Hand­ke. La pre­sen­cia de uno de los gran­des au­to­res en len­gua ale­ma­na en un aque­la­rre de nos­tál­gi­cos ul­tra­na­cio­na­lis­tas y de­fen­so­res del pa­pel de Ser­bia en la gue­rra de Bos­nia pro­vo­có un es­cán­da­lo en su país, aun­que no ex­tra­ñó a ca­si na­die. Hand­ke ha­bía si­do par­ti­da­rio de Mi­lo­se­vic du­ran­te años e in­clu­so lo en­tre­vis­tó en la cár­cel.

El se­pe­lio tu­vo lu­gar en una he­la­do­ra jor­na­da de mar­zo, en la ciu­dad na­tal de Mi­lo­se­vic, Po­za­re­vac, a 70 ki­ló­me­tros de Bel­gra­do. Sin re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno ni ho­no­res mi­li­ta­res, sin sus fa­mi­lia­res, lo má­xi­mo que lo­gró fue un en­tie­rro, ba­jo un ti­lo, en su ca­sa na­tal.

El re­vue­lo des­en­ca­de­na­do por la pre­sen­cia del es­cri­tor pro­vo­có la can­ce­la­ción de la re­pre­sen­ta­ción de la obra El jue­go de las pre­gun­tas, y que Hand­ke re­cha­za­se el Pre­mio Hein­rich Hei­ne, con­ce­di­do por la ciu­dad de Düs­sel­dorf. El gu­rú de la crí­ti­ca ale­ma­na, Mar­cel Reich-Ra­nic­ki, ca­li­fi­có aquel pre­mio de “in­sul­to in­dig­nan­te y una bur­la al poe­ta Hei­ne”.

Hand­ke, hi­jo de ma­dre es­lo­ve­na,

fue siem­pre un de­fen­sor de la po­si­ción ser­bia en las gue­rras de la des­apa­re­ci­da Yu­gos­la­via y via­jó a Bel­gra­do en 1999 pa­ra mos­trar su so­li­da­ri­dad cuan­do el país es­ta­ba sien­do bombardead­o por la OTAN pa­ra pa­rar la lim­pie­za ét­ni­ca en Ko­so­vo. De­jó cla­ra su opi­nión en li­bros co­mo Jus­ti­cia pa­ra Ser­bia (1995) y Apén­di­ce de ve­rano a un via­je de in­vierno (1996). Fue acu­sa­do en­ton­ces de ne­gar la ma­tan­za de Sre­bre­ni­ca, a lo que él re­pli­có en una pre­sen­ta­ción en Ma­drid: “Es inau­di­to que se vea en ese tex­to una som­bra de du­da so­bre las ma­sa­cres de Sre­bre­ni­ca. So­lo he plan­tea­do pre­gun­tas y he na­rra­do”. Lo que él des­cri­bía co­mo una vi­sión di­fe­ren­te y un re­la­to del su­fri­mien­to de los ser­bios,

pa­ra la ma­yo­ría de los in­te­lec­tua­les y pe­rio­dis­tas que cu­brie­ron las gue­rras en Yu­gos­la­via era re­la­ti­vis­mo mo­ral y una ne­ga­ción in­di­rec­ta de los crí­me­nes de gue­rra.

So­bre su pre­sen­cia en el en­tie­rro, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta con The New York Ti­mes: “Creo que fue una fi­gu­ra trá­gi­ca. No un hé­roe, pe­ro sí un ser hu­mano trágico. Pe­ro soy un es­cri­tor y no un juez”.

Aque­lla he­la­do­ra jor­na­da de mar­zo en la que fue se­pul­ta­do Mi­lo­se­vic, es­ta­ba cla­ro lo que ha­bía ocu­rri­do en Bos­nia: los mu­sul­ma­nes bos­nios fue­ron víc­ti­mas de un ge­no­ci­dio y las mi­li­cias y el Ejér­ci­to ser­bio fue­ron sus ver­du­gos, ba­jo las ór­de­nes del hom­bre a cu­yo en­tie­rro Hand­ke no qui­so fal­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.