El portero del mie­do

El País (País Vasco) - - CULTURA - Bi­blio­gra­fía se­lec­cio­na­da Ce­ci­lia Dreymuller es tra­duc­to­ra y crí­ti­ca li­te­ra­ria.

Des­de ha­ce tres dé­ca­das ha es­ta­do en su lis­ta, aho­ra fi­nal­men­te la Aca­de­mia Sue­ca pre­mia a uno de los es­cri­to­res más re­le­van­tes e in­no­va­do­res de nues­tra épo­ca. Pe­ter Hand­ke, que pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, Los avis­po­nes, a los 23 años y aban­do­nó, el mis­mo día que le acep­ta­ron su ma­nus­cri­to en la edi­to­rial Suhr­kamp, su ca­si con­clui­da ca­rre­ra de de­re­cho, ha mar­ca­do en más de me­dio si­glo de es­cri­tu­ra rompe­dora y exi­gen­te la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal. Pro­ba­ra el gé­ne­ro que pro­ba­ra, el tea­tro, la poe­sía, el en­sa­yo, la crí­ti­ca —con ex­cep­ción tal vez de la di­rec­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, don­de una vez reunió en el pla­tó de La au­sen­cia a na­da me­nos que Jean­ne Mo­reau, Bruno Ganz y su tra­duc­tor al cas­te­llano Eus­ta­quio Bar­jau— siem­pre ha des­ta­ca­do por su lu­ci­dez in­te­lec­tual y su com­pro­mi­so con el ser hu­mano.

Cuan­do en 2017 la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res otor­gó el doc­tor ho­no­ris cau­sa a Pe­ter Hand­ke y es­te pro­nun­ció su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to en cas­te­llano, a to­dos los pre­sen­tes les que­dó cla­ro el pro­fun­do víncu­lo que unía al es­cri­tor aus­tria­co con Es­pa­ña. Y del pú­bli­co lec­tor con él. Ya en 1971, Jo­sé Luis Gómez es­tre­nó su pie­za tea­tral El pu­pi­lo quie­re ser tu­tor en un es­ce­na­rio bar­ce­lo­nés, cau­san­do una sen­sa­ción ma­yús­cu­la, se­gui­da en 1973 por otro hi­to tea­tral, Gaspar. Des­de en­ton­ces, los lec­to­res en es­pa­ñol han re­cla­ma­do y dis­cu­ti­do to­do lo que sa­lía de la plu­ma de Hand­ke. Ca­si 100 en­tra­das en to­das las len­guas au­to­nó­mi­cas fi­gu­ran en el ca­tá­lo­go de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Es­pa­ña.

Tí­tu­los que lle­ga­ron a ser pro­ver­bia­les co­mo El mie­do del portero an­te el pe­nal­ti, Car­ta breve pa­ra un lar­go adiós o La mu­jer zur­da (re­edi­ta­dos en Alianza) se con­vir­tie­ron en ver­da­de­ros bes­tse­llers. Pe­ro jus­to en­ton­ces cam­bia­ba otra vez de re­gis­tro. En los años ochen­ta, las obras de crí­ti­ca de len­gua­je de los años se­sen­ta, y los ex­pe­ri­men­tos for­ma­les de los se­ten­ta de­ja­ron lu­gar a una na­rra­ti­va que bus­ca el alien­to épi­co. Es­cri­be los gran­des no­ve­lo­nes que con­tie­nen su pro­yec­to de sal­va­ción del mun­do: a tra­vés de la vuel­ta a la len­ti­tud y la con­tem­pla­ción. Mi año en la bahía de na­die (1994), so­bre la pe­ri­fe­ria ur­ba­na y el cui­da­do de las pe­que­ñas co­sas: La pér­di­da de la ima­gen, una dis­to­pía so­ña­do­ra ubi­ca­da en la Sie­rra de Gre­dos; y La no­che del Mo­ra­va (2008), que reivin­di­ca el na­rrar épi­co y la amis­tad.

Al mis­mo tiem­po, de su co­la­bo­ra­ción co­mo guio­nis­ta pa­ra su ami­go Wim Wen­ders sur­ge El cie­lo so­bre Ber­lín, que le ca­ta­pul­ta a la fa­ma en­tre el gran pú­bli­co. El des­co­mu­nal éxi­to de la pe­lí­cu­la en Es­pa­ña le ele­va a au­tor de cul­to, del que cir­cu­lan tex­tos de una com­ple­ji­dad y exi­gen­cia for­mal hoy día inima­gi­na­bles. Pu­bli­ca­cio­nes

es una de sus obras más co­no­ci­das. Es­cri­ta en 1972, tras el sui­ci­dio de su ma­dre.

pu­bli­ca­do en 1976, mues­tra los en­tre­si­jos de la rup­tu­ra de una pa­re­ja. A par­tir de es­te tex­to, Hand­ke reali­zó su pri­me­ra pe­lí­cu­la, de tí­tu­lo homónimo.

me­ta­li­te­ra­rias de con­te­ni­do al­ta­men­te re­fle­xi­vo, co­mo el to­mo de apun­tes El pe­so del mun­do o el dia­rio His­to­ria de un lá­piz se con­vier­ten en lec­tu­ra obli­ga­da. Sin em­bar­go, es­te fer­vor se des­plo­ma con la pu­bli­ca­ción en 1996 de Un via­je de in­vierno a los ríos Da­nu­bio, Sa­ve, Mo­ra­va y Dri­na o Jus­ti­cia pa­ra Ser­bia . En su vi­si­ta a Ser­bia du­ran­te la gue­rra de Croa­cia y Bos­nia, Hand­ke cuestiona la co­ber­tu­ra in­for­ma­ti­va de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­na­les, a los que acu­sa de ins­ti­ga­ción al con­flic­to bé­li­co. El li­bro, igual que Apén­di­ce de ve­rano pa­ra un via­je de in­vierno, en­to­na un la­men­to muy per­so­nal, pe­ro ma­ti­za­do en la des­crip­ción de las des­truc­cio­nes por par­te de am­bos ban­dos y del su­fri­mien­to de la po­bla­ción ci­vil. Sin em­bar­go, su pro­tes­ta con­tra el ma­ni­queís­mo de los me­dios y los po­lí­ti­cos no con­si­gue otro efec­to que le­van­tar una tor­men­ta de in­dig­na­ción con des­ca­li­fi­ca­cio­nes de to­do ti­po por par­te de los in­te­lec­tua­les de iz­quier­das en Eu­ro­pa. En su­ce­si­vos re­la­tos de via­jes a Yu­gos­la­via du­ran­te la gue­rra de Ko­so­vo y en los en­sa­yos so­bre el Tri­bu­nal In­ter­na­cio­nal de La

Ha­ya, Hand­ke in­sis­te en su de­nun­cia de la ca­de­na de in­tere­ses in­ter­na­cio­na­les que lle­van al bom­bar­deo de Ser­bia por par­te de la OTAN. Pe­ro son li­bros que ya no se leen, pues desata­ron tal ca­za de bru­jas con­tra el ciu­da­dano Hand­ke que na­die quie­re pu­bli­car­los. Su obra em­pe­zó a ser ob­je­to de un des­cré­di­to ge­ne­ra­li­za­do. En­tre 1996 y 2011 las ven­tas de sus li­bros en Es­pa­ña, igual que en los de­más paí­ses oc­ci­den­ta­les, caen en pi­ca­do y so­lo re­cien­te­men­te se ha ob­ser­va­do un in­te­rés re­no­va­do. Pa­re­ce que una nue­va ge­ne­ra­ción de lec­to­res es­pa­ño­les es­tá reivin­di­cán­do­la des­de una óp­ti­ca me­nos ideo­ló­gi­ca. Se su­ce­den las re­cu­pe­ra­cio­nes de los ini­cios de la pro­li­ja bi­blio­gra­fía: se ha he­cho una nue­va tra­duc­ción de Los avis­po­nes; se han pu­bli­ca­do los poe­mas de Vi­vir sin poe­sía (Bartleby); pe­que­ñas edi­to­ria­les rea­li­zan edi­cio­nes de tex­tos mar­gi­na­les, co­mo la edi­ción bi­blió­fi­la del poe­ma Can­ción de la in­fan­cia (Dos cuervos) o la de sus crí­ti­cas de ci­ne, ar­te y li­te­ra­tu­ra de El fi­nal del ca­lle­jeo (Nór­di­ca). Has­ta los tex­tos so­bre Yu­gos­la­via y el Tri­bu­nal de La Ha­ya, Pre­gun­tan­do en­tre lá­gri­mas (Alen­to), fi­nal­men­te se han pu­bli­ca­do.

A la in­gen­te obra li­te­ra­ria a sus es­pal­das, hay que su­mar las tra­duc­cio­nes con las que el es­cri­tor ge­ne­ro­sa­men­te ha da­do a co­no­cer obras de au­to­res po­co co­no­ci­dos. Pe­ter Hand­ke no mues­tra se­ña­les de can­san­cio o de desafec­to por su ofi­cio. To­da­vía que­da Hand­ke por leer.

trans­for­ma­do, con­ver­ti­do en cier­ta for­ma ya en un clá­si­co; la obra en la que nos ha­bló de pron­to de la cons­tan­te me­ta­mor­fo­sis en la que ha­bía es­ta­do en jue­go siem­pre su exis­ten­cia, el ca­mino tras­tor­na­dor que ha­bía ido ha­cien­do al an­dar.

Aquel li­bro ca­si per­fec­to que mar­có un an­tes y un des­pués en la obra de Hand­ke era un via­je por el mun­do y tam­bién por el in­te­rior de uno mis­mo, con un men­sa­je osa­do: “Co­nó­ce­te a ti mis­mo: trans­fór­ma­te”. Sin du­da, Hand­ke es­tá ya muy le­jos de aquel tono que un día pen­sa­mos que po­dría ser el de mi ge­ne­ra­ción. Pe­ro mi ge­ne­ra­ción no es­tá le­jos, en cam­bio, de Hand­ke. De he­cho, ha­bla en plu­ral co­mo John Ford al fi­nal de aque­lla Car­ta breve pa­ra un lar­go adiós y lo ha­ce pa­ra sim­ple­men­te de­cir que no so­ña­mos y que si lo ha­ce­mos se nos ol­vi­da. Y es que, co­mo he­mos apren­di­do en el ca­mino a ha­blar de to­do, na­da nos que­da pa­ra so­ñar.

(1966) fue su de­but co­mo no­ve­lis­ta con 23 años. To­do un re­to de lec­tu­ra por sus tex­tos frag­men­ta­rios. de 1970, fue el li­bro que le lan­zó in­ter­na­cio­nal­men­te, con un in­quie­tan­te pro­ta­go­nis­ta. tam­bién de 1972. Es una no­ve­la de aven­tu­ras con Amé­ri­ca co­mo te­lón de fon­do. lan­za­do en 1990, es una se­rie de re­fle­xio­nes bre­ves con Es­pa­ña co­mo pro­ta­go­nis­ta, gra­cias a sus re­co­rri­dos a pie por un país con el que ha guar­da­do una gran re­la­ción. Co­lec­ción de en­sa­yos so­bre li­bros, ci­ne y ar­te. Hand­ke com­par­te sus im­pre­sio­nes so­bre Kaf­ka, Bern­hard, Du­ras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.