Bi­blio­gra­fía es­co­gi­da de Ol­ga To­kar­czuk

El País (País Vasco) - - CULTURA - Abel Mur­cia es tra­duc­tor al cas­te­llano de Ol­ga To­kar­czuk.

el ser hu­mano y sus con­tra­dic­cio­nes, el fe­mi­nis­mo, la so­li­da­ri­dad, to­do tie­ne ca­bi­da en la obra de To­kar­czuk, que maes­tra co­mo es del re­la­to cor­to —aun­que pue­da pa­re­cer que lo ha cul­ti­va­do po­co (a des­ta­car su li­bro de re­la­tos El ar­ma­rio)— ha­ce del co­lla­ge, de la con­ca­te­na­ción de re­la­tos una se­ña de iden­ti­dad. Có­mo no re­cor­dar, más aún co­mo di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes de Var­so­via, po­si­bles plei­te­sías con Cien años de so­le­dad o in­clu­so con el Qui­jo­te en lo que a la cons­truc­ción de sus no­ve­las se re­fie­re. Sin du­da, Bie­gu­ni ( Los erran­tes) —que pron­to apa­re­ce­rá tan­to en es­pa­ñol co­mo en ca­ta­lán en tra­duc­ción de Aga­ta Or­zes­zek y de Xa­vier Fa­rré, res­pec­ti­va­men­te—, obra por la que re­ci­bi­ría el Boo­ker en 2018 es una cla­ra ma­ni­fes­ta­ción de ese es­ti­lo, un es­ti­lo que le ha me­re­ci­do tam­bién en su país los más des­ta­ca­dos ga­lar­do­nes li­te­ra­rios.

No se­ría, sino a raíz de los gran­des pre­mios lle­ga­dos des­de el mun­do an­glo­sa­jón y ger­má­ni­co —el Brüc­ke Ber­lin Preis en 2002, el Boo­ker en 2018, o la no­mi­na­ción al mis­mo pre­mio en 2019—, cuan­do el re­no­va­do in­te­rés per­mi­ti­ría al lec­tor en es­pa­ñol leer pro­ba­ble­men­te es­te no­viem­bre de la mano de la edi­to­rial Ana­gra­ma y en tra­duc­ción de la gran tra­duc­to­ra de Rys­zard Ka­pus­cins­ki, Aga­ta Or­zes­zek, Los erran­tes.

El in­te­rés de Ol­ga To­kar­czuk por el mun­do que le ro­dea la convierte en una ver­da­de­ra mi­li­tan­te de los con­flic­tos que lle­nan las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos —so­cia­les, me­dioam­bien­ta­les, fe­mi­nis­tas, hu­ma­nos...—, una mi­li­tan­te que ha he­cho de la li­te­ra­tu­ra la me­jor de las ar­mas pa­ra lu­char por un mun­do más jus­to, más vi­vi­ble.

No es la pri­me­ra vez que el No­bel de li­te­ra­tu­ra sor­pren­de al lec­tor en es­pa­ñol. Que lo sor­pren­de por lo que tie­ne de im­pre­vis­to des­de la pers­pec­ti­va en la que no­so­tros nos en­con­tra­mos. Qui­zá por­que son mu­chas las li­te­ra­tu­ras de las que nues­tro co­no­ci­mien­to es ex­ce­si­va­men­te po­bre. Y eso, va­ya por de­lan­te, a pe­sar de que ese es­ta­do de co­sas sea me­jor de lo que pro­ba­ble­men­te ha si­do nun­ca. Se­ría el ca­so de la li­te­ra­tu­ra po­la­ca. Más co­no­ci­da que nun­ca, cier­to, pe­ro to­da­vía una gran des­co­no­ci­da. (1996). A tra­vés de una fá­bu­la, cuen­ta la his­to­ria de tres ge­ne­ra­cio­nes de cam­pe­si­nos po­la­cos, des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial has­ta la ac­tua­li­dad. Fue pu­bli­ca­do en es­pa­ñol por la edi­to­rial Lu­men.

(1998). Más que una no­ve­la, es un con­jun­to de na­rra­cio­nes de vidas cru­za­das que em­pie­za cuan­do una mu­jer lle­ga a vi­vir con su es­po­so al oes­te de Po­lo­nia. “Es una de­li­cia de leer”, la ca­li­fi­có el dia­rio The Guar­dian en 2002.

(2007). Am­bien­ta­do en­tre los si­glos XVII y XXI, el li­bro mez­cla fic­ción y reali­dad. Le va­lió el Man Boo­ker In­ter­na­tio­nal en 2018 con el tí­tu­lo de Flights (el ori­gi­nal era Bie­gu­ni). El 23 de oc­tu­bre lo pu­bli­ca Ana­gra­ma en es­pa­ñol.

(2009). Cuen­ta la his­to­ria de una mu­jer que es­tu­dia astrología, tra­du­ce a Wi­lliam Bla­ke y cui­da ca­sas de ve­rano. Ter­mi­na en­vuel­ta en una tra­ma de­tec­ti­ves­ca cuan­do apa­re­ce el ca­dá­ver de un ve­cino. Lo pu­bli­có Si­rue­la en 2016.

(2014). De la fi­gu­ra de Ja­kob Frank, lí­der de un gru­po ju­dío en el si­glo XVIII, par­te es­te li­bro, que re­co­rre re­li­gio­nes, fron­te­ras y re­li­gio­nes en Eu­ro­pa. na­da. De ahí sur­ge mi in­te­rés por la ana­to­mía”. Ha­bló de Eu­ro­pa y de Po­lo­nia, su país, que fue in­va­di­do pri­me­ro por los ale­ma­nes y lue­go los ru­sos (no los so­vié­ti­cos) y del po­la­co, una len­gua que ha da­do tan bue­nos es­cri­to­res co­mo Szym­bors­ka, Her­bert, Mi­losz, Za­ga­jews­ki, Ka­pus­cins­ki, Mro­zek… Ha­bló de to­do ello pe­ro tam­bién de su pe­lo, que a mu­chos les pa­re­ce ras­ta. “No es ras­ta, las mu­je­res po­la­cas an­ti­gua­men­te se pei­na­ban así”. La fuer­za de los pre­jui­cios, pre­jui­cios que ella com­ba­te cons­tan­te­men­te. No qui­so pro­nun­ciar­se so­bre la po­lí­ti­ca po­la­ca. Ella ha­bía ve­ni­do a ha­blar de li­te­ra­tu­ra y la po­lí­ti­ca lo pue­de des­fi­gu­rar to­do. En el turno de pre­gun­tas, pa­re­cía que no se acor­da­ba bien de lo que pen­sa­ba cuan­do es­cri­bió Los erran­tes 10 años an­tes. Su men­te es­ta­ba en nue­vos pro­yec­tos, en nue­vos li­bros. “Lo que quie­ro es vol­ver a Po­lo­nia y es­cri­bir”. Aho­ra no po­drá ha­cer­lo du­ran­te un tiem­po. El No­bel pre­mia a una es­cri­to­ra ori­gi­nal, eru­di­ta y li­bre. Pu­ra li­te­ra­tu­ra del si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.