Qué ar­te el suyo, apes­ta­do Allen

El tiem­po vue­la cuan­do el di­rec­tor es­tá ins­pi­ra­do, co­mo en es­te tí­tu­lo

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Na­rra to­do con mu­cho en­can­to y con es­ti­lo, exen­to de amar­gu­ra

No he sol­ta­do nin­gu­na car­ca­ja­da, pe­ro mi son­ri­sa no des­apa­re­ce

DÍA DE LLU­VIA EN NUE­VA YORK Di­rec­ción: Woody Allen. In­tér­pre­tes: Ti­mot­hée Cha­la­met, Elle Fan­ning, Se­le­na Go­mez, Ju­de Law. Gé­ne­ro: Co­me­dia. EE UU, 2019. Du­ra­ción: 92 mi­nu­tos.

Ni su pro­vec­ta edad, ni el aco­rra­la­mien­to de la opi­nión pú­bli­ca (aun­que la jus­ti­cia le ha­ya de­cla­ra­do inocen­te) al que le han so­me­ti­do in­mi­se­ri­cor­de­men­te los de siem­pre, esas in­qui­si­cio­nes an­ces­tra­les y gri­mo­sas, ni el boi­cot en Es­ta­dos Uni­dos a su ci­ne, su au­to­bio­gra­fía y a una se­rie de te­le­vi­sión, han lo­gra­do anu­lar la ima­gi­na­ción de Woody Allen pa­ra in­ven­tar his­to­rias que lle­van el se­llo de su pro­di­gio­so cerebro, cons­truir si­tua­cio­nes, per­so­na­jes y diá­lo­gos in­só­li­tos, que su­po­nen un re­ga­lo pa­ra los re­cep­to­res, pro­vo­car la son­ri­sa, la ri­sa y el sen­ti­mien­to. Ha­cer pe­lí­cu­las ima­gino que le su­po­ne un in­me­jo­ra­ble re­fu­gio an­te la tor­men­ta, y en los úl­ti­mos años es­ta se ha en­sa­ña­do con él. Y su ci­ne tam­bién nos ofre­ce pro­tec­ción a sus es­pec­ta­do­res in­cu­ra­ble­men­te fie­les, con la fre­cuen­te sen­sa­ción del go­zo, de que el tiem­po vue­la cuan­do es­te di­rec­tor es­tá ins­pi­ra­do. Y po­cas ve­ces le aban­do­na el es­ta­do de gra­cia. Y es muy ra­ro que des­fa­llez­ca, que te abu­rra, que no sal­gas con­for­ta­do de la sa­la, que no te iden­ti­fi­ques con las sen­sa­cio­nes que re­tra­ta.

A Woody Allen le gus­ta Nue­va York en to­das sus es­ta­cio­nes, pe­ro re­co­noz­ca­mos que la llu­via, tan in­có­mo­da y tris­te pa­ra los es­pí­ri­tus pro­sai­cos, es una bue­na alia­da de la poe­sía. El tí­tu­lo que más me fas­ci­na de la his­to­ria del ci­ne, el que más me in­tri­ga y con­mue­ve es The Rain Peo­ple, que fir­mó Cop­po­la. O sea: “Gen­te de llu­via”. Y, có­mo no, que al­guien co­mo Allen ti­tu­le su úl­ti­ma obra Día de llu­via en Nue­va York au­gu­ra al­go muy bo­ni­to, con olor a me­lan­co­lía, a equí­vo­cos, a en­cuen­tros ines­pe­ra­dos, a sor­pre­sas. Y lo es. Creo que no he sol­ta­do nin­gu­na car­ca­ja­da, pe­ro la son­ri­sa no me des­apa­re­ce du­ran­te ho­ra y me­dia. Tam­po­co un bie­nes­tar du­ra­de­ro al sa­lir del ci­ne y al re­cor­dar­la.

El ju­ve­nil pro­ta­go­nis­ta lo ha te­ni­do muy fá­cil en su vi­da, al per­te­ne­cer a una fa­mi­lia con mu­cha pas­ta. Se lla­ma Gatsby, co­mo aquel ser tan lu­cha­dor y tan trágico que al­gu­na vez cre­yó en la luz ver­de, sin sa­ber que su sue­ño ya ha­bía que­da­do atrás, en la ar­dien­te os­cu­ri­dad. Pe­ro no tie­ne na­da cla­ro có­mo en­fo­car su exis­ten­cia, le asal­tan de­ma­sia­das in­cer­ti­dum­bres, no quie­re que la con­fu­sión sea su epi­ta­fio. Mien­tras tan­to, se en­tre­tie­ne ju­gan­do fuer­te al pó­ker y de­ci­di­do a pa­sar un me­mo­ra­ble y lu­ju­rio­so fin de se­ma­na con su no­via, en­se­ñán­do­le la ciu­dad que ama y de la que se lar­gó hu­yen­do de las pre­sio­nes fa­mi­lia­res. Pe­ro en Man­hat­tan pue­de ocu­rrir de to­do. Que su pa­re­ja que­de hip­no­ti­za­da por un di­rec­tor de ci­ne en cri­sis, un guio­nis­ta con apa­ren­tes so­lu­cio­nes pa­ra apla­car el tor­men­to del crea­dor, un lú­bri­co ac­tor his­pano con ham­bre de car­ne jo­ven. Y que en la es­pe­ra de que la no­via vuel­va a la tie­rra y le ha­ga un po­co de ca­so, el an­gus­tia­do va­ga­bun­deo del cha­val por Man­hat­tan se en­cuen­tre con sor­pre­sas que pue­den cam­biar su vi­da. Co­mo el dis­pa­ra­ta­do y se­duc­tor re­en­cuen­tro con la her­ma­na pe­que­ña de una an­ti­gua no­via, el co­no­ci­mien­to de una pu­ta ma­jes­tuo­sa, la im­pa­ga­ble con­ver­sa­ción con su ma­dre, re­ve­lán­do­le es­ta con na­tu­ra­li­dad y prag­ma­tis­mo se­cre­tos pre­sun­ta­men­te in­con­fe­sa­bles de su ju­ven­tud. Y es­te tío tan con­fu­so apren­de­rá unas cuan­tas co­sas muy cla­ras y a no men­tir­se a sí mis­mo. Y no sa­be­mos lo que ocu­rri­ría en la vi­da real, pe­ro, co­mo el ci­ne se pue­den per­mi­tir li­cen­cias lí­ri­cas, es pre­cio­so que se en­cuen­tre en Cen­tral Park y en me­dio de la llu­via con la per­so­na que aca­ba de se­du­cir­le.

Allen na­rra to­do es­to con mu­cho en­can­to, con su in­con­fun­di­ble es­ti­lo, exen­to de amar­gu­ra, con tan­ta com­pren­sión co­mo ca­ri­ño ha­cia sus per­di­dos per­so­na­jes. Y Ti­mot­hée Cha­la­met es­tá mag­ní­fi­co. Tam­bién Se­le­na Go­mez. Allen les ha es­cri­to pa­pe­les por los que se­rán re­cor­da­dos. Ellos se lo agra­de­cie­ron re­ne­gan­do de él an­te las acu­sa­cio­nes de las que fue ab­suel­to, do­na­ron al Me Too el suel­do que co­bra­ron en es­ta pe­lí­cu­la, se mos­tra­ron es­can­da­li­za­dos por ha­ber tra­ba­ja­do con el gran pe­ca­dor. Ima­gino que sus agen­tes de pren­sa les ase­gu­ra­ron que ten­drían un gran por­ve­nir en la in­dus­tria del ci­ne a cam­bio de su fe­lo­nía.

Se­le­na Go­mez y Ti­mot­hée Cha­la­met en Día de llu­via en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.