El re­ju­ve­ne­ci­mien­to di­gi­tal

El País (País Vasco) - - CULTURA - J. O.

GÉMINIS

Di­rec­ción: Ang Lee. In­tér­pre­tes: Will Smith, Cli­ve Owen, Mary Eli­za­beth Wins­tead. Gé­ne­ro: ac­ción. EE UU, 2019. Du­ra­ción: 117 mi­nu­tos.

He aquí una pe­lí­cu­la ba­sa­da úni­ca y ex­clu­si­va­men­te en dos re­tos tec­no­ló­gi­cos. El pri­me­ro, tan de ca­pa caí­da que don­de al­gu­nos creían que es­ta­ba el fu­tu­ro del ci­ne so­lo es­tá el más añe­jo pa­sa­do: las tres di­men­sio­nes con se­res hu­ma­nos reales. El se­gun­do, aún por di­lu­ci­dar, pues es­ta­mos an­te las pri­me­ras ten­ta­ti­vas se­rias: el de la crea­ción de per­so­na­jes a par­tir de in­tér­pre­tes reales, pe­ro desa­rro­lla­dos com­ple­ta­men­te con imá­ge­nes ge­ne­ra­das di­gi­tal­men­te en el or­de­na­dor (CGI), in­clu­yen­do el re­ju­ve­ne­ci­mien­to del ros­tro. Por lo de­más, es de­cir, na­rra­ti­va­men­te, Géminis, pe­lí­cu­la en­tre la ac­ción, la cien­cia fic­ción y el es­pio­na­je, es un desas­tre. Cuen­tan que los res­pon­sa­bles ini­cia­les de Géminis, los de pro­duc­ción, lle­van que­rien­do ha­cer­la des­de 1997. Des­de en­ton­ces, es evi­den­te que la tec­no­lo­gía ha me­jo­ra­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der clo­nar a Will Smith en un se­gun­do per­so­na­je 30 años más jo­ven con enor­me cre­di­bi­li­dad. Y, sin em­bar­go, han te­ni­do ca­si 25 años pa­ra me­jo­rar un guion es­que­lé­ti­co e in­fu­ma­ble y no lo han he­cho, pe­se a la pre­sen­cia de pe­sos pe­sa­dos co­mo Da­vid Be­nioff, An­drew Nic­col y Billy Ray, que se su­po­ne que han ido pa­san­do por la es­cri­tu­ra del re­la­to en dis­tin­tas épo­cas sin ha­ber apor­ta­do na­da en con­cre­to.

A pe­sar del pa­so del tiem­po des­de Ava­tar, aque­lla gran es­pe­ran­za bal­día, el 3D en es­ce­na­rios na­tu­ra­les, con va­ria­dos per­so­na­jes en el en­cua­dre, si­gue te­nien­do pro­ble­mas de ta­ma­ños y El ac­tor Will Smith, en

de en­fo­que. O se cam­bia la pues­ta en es­ce­na con­ven­cio­nal, o en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos que­da la im­pre­sión de cier­ta cal­co­ma­nía co­lo­ris­ta so­bre fon­do te­nue. Cier­to que en al­gu­na se­cuen­cia de ac­ción pue­de ha­ber al­gún mo­men­to es­pec­ta­cu­lar, co­mo ocu­rre en Géminis, pe­ro son es­ta­lli­dos pun­tua­les en un con­jun­to in­clu­so feo en lo vi­sual. Por­que, ade­más, Ang Lee, el di­rec­tor fi­nal­men­te en­car­ga­do del pro­yec­to, ex­pe­ri­men­ta­do en el 3D con La vi­da de Pi, si­gue em­pe­ña­do en ese hi­per­rea­lis­mo en 4K, a 120 fo­to­gra­mas por se­gun­do (lo nor­mal, ya sa­ben, son 24), tam­bién prac­ti­ca­do en Billy Lynn, que aca­ba otor­gan­do una ima­gen de gran re­so­lu­ción, de ex­tra­or­di­na­ria cla­ri­dad, pe­ro que pa­ra­dó­ji­ca­men­te hue­le a ví­deo di­gi­tal y no sa­be a ci­ne.

Asun­to dis­tin­to es el CGI de re­ju­ve­ne­ci­mien­to del per­so­na­je, don­de ha­bría que diferencia­r las se­cuen­cias noc­tur­nas o de in­te­rior po­co ilu­mi­na­do, y las de ex­te­rior diurno. En las dos pri­me­ras po­si­bi­li­da­des, el jo­ven clon de Will Smith es de una enor­me cre­di­bi­li­dad, y no so­lo en su apa­rien­cia fí­si­ca, tam­bién en su ges­tua­li­dad, in­clui­da la mi­ra­da. Y eso ocu­rre en ca­si to­do el me­tra­je. Pe­ro, ojo, por­que en el epí­lo­go, en pleno día, los mo­vi­mien­tos fa­cia­les del jo­ven Smith sí que can­tan a efec­to di­gi­tal y la sen­sa­ción es un tan­to ri­si­ble.

Qui­zá el in­mi­nen­te es­treno de El ir­lan­dés, de Mar­tin Scor­se­se, don­de tam­bién se ha prac­ti­ca­do el re­ju­ve­ne­ci­mien­to del ros­tro me­dian­te CGI, dé al­gu­na pis­ta más so­bre si la téc­ni­ca ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, con sus con­si­guien­tes pe­li­gros pa­ra la in­ter­pre­ta­ción, in­clu­so mo­ra­les, o es so­lo un con­tra­sen­ti­do téc­ni­co más en un ar­te co­mo el del ci­ne.

Géminis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.