El mu­seo que de­fi­nió el ar­te del si­glo XX en­tra en el si­glo XXI

El MoMA am­plía sus es­pa­cios un 30% pa­ra dar ca­bi­da a una ma­yor can­ti­dad de obras, más glo­ba­les y di­ver­sas

El País (País Vasco) - - CULTURA - PA­BLO GUIMÓN,

Las se­ño­ri­tas de Avi­ñón mi­ran de reojo, en la me­di­da en que se lo per­mi­te su es­tra­bis­mo pro­to­cu­bis­ta, a los nue­vos com­pa­ñe­ros de ha­bi­ta­ción que les ha de­pa­ra­do la úl­ti­ma re­mo­de­la­ción del MoMA, el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York, que abre sus puer­tas al pú­bli­co el 21 de oc­tu­bre. Las cin­co pros­ti­tu­tas del ba­rrio Gó­ti­co bar­ce­lo­nés con­vi­ven aho­ra con una do­ce­na de in­di­vi­duos, ne­gros y blan­cos, sal­pi­ca­dos de san­gre, en pleno al­bo­ro­to de los dis­tur­bios ra­cia­les que mar­ca­ron Es­ta­dos Uni­dos en los años se­sen­ta. Aun­que les se­pa­ren más de me­dio si­glo y el an­cho del océano Atlán­ti­co, qui­zá se vean re­fle­ja­das en sus ros­tros des­co­lo­ca­dos, y su dis­po­si­ción les re­cuer­de, con ra­zón, a sus her­ma­nos pe­que­ños del Guer­ni­ca, con quie­nes com­par­tie­ron tam­bién sa­la an­tes de que se mu­da­ran al Rei­na So­fía de Ma­drid. Su­ce­de que Faith Ring­gold, ar­tis­ta afro­ame­ri­ca­na de Har­lem, pin­tó su cua­dro Die (1967) des­pués de múl­ti­ples vi­si­tas a es­te mis­mo mu­seo, a con­tem­plar las dos obras maes­tras de Pi­cas­so, el Guer­ni­ca y Las se­ño­ri­tas de Avi­ñón, lien­zo con el que el ge­nio ma­la­gue­ño abrió en 1907 las puer­tas a la vanguardia.

Si no le gus­ta la irre­ve­ren­te yux­ta­po­si­ción, o si con­si­de­ra que el nue­vo cua­dro eclip­sa los otros pi­cas­sos que (to­da­vía) cus­to­dian a las se­ño­ri­tas, ilus­tran­do la evo­lu­ción ló­gi­ca ha­cia el cu­bis­mo, es­pe­re unos me­ses. Cam­bia­rá. El nue­vo mu­seo ga­na un 30% de es­pa­cio ex­po­si­ti­vo y eso, ade­más de mi­ti­gar las aglo­me­ra­cio­nes, per­mi­ti­rá ex­hi­bir más obras (de 1.500 se pa­sa a 2.400). Las ga­le­rías ro­ta­rán pe­rió­di­ca­men­te —sin con­de­nar nun­ca a las obras maes­tras— pa­ra dar sa­li­da a las nue­vas ad­qui­si­cio­nes que di­ver­si­fi­can y glo­ba­li­zan unos apa­bu­llan­tes fon­dos que su­pe­ran ya las 200.000 pie­zas.

“Es­ta re­mo­de­la­ción es pro­duc­to de ha­ber re­pen­sa­do el mu­seo a lo lar­go de las dé­ca­das”, ex­pli­ca Glenn Lowry, di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción des­de me­dia­dos de los no­ven­ta. “Cuan­do Al­fred Barr [di­rec­tor en­tre 1929 y 1943] lo ima­gi­nó en los años trein­ta, pen­só en un la­bo­ra­to­rio que de­bía evo­lu­cio­nar

con la pro­pia his­to­ria del ar­te. Al po­co de lle­gar com­pren­dí que la idea de con­tar la his­to­ria del ar­te co­mo si se su­pie­ra el fi­nal de­bía ser re­con­si­de­ra­da to­tal­men­te. Es un de­ba­te cons­tan­te y es­tá bien no te­ner res­pues­tas, por­que lo im­por­tan­te son las pre­gun­tas”.

Quie­nes fre­cuen­tan los mu­seos lle­van tiem­po acos­tum­bra­dos a los sal­tos tem­po­ra­les y geo­grá­fi­cos. (1967), pin­tu­ra de Faith Ring­gold. de Pa­blo Pi­cas­so (1907).

Ha­ce años que de­ja­ron de con­tar la his­to­ria del ar­te mo­derno co­mo una se­cuen­cia li­neal de pa­la­bras ter­mi­na­das en “is­mo”. Hoy es una na­rra­ti­va te­ji­da con múl­ti­ples fi­bras, de las que el vi­si­tan­te pue­de ti­rar a su gus­to, mez­clan­do épo­cas, geo­gra­fías, es­ti­los o téc­ni­cas, y co­nec­tan­do te­má­ti­cas, len­gua­jes o dis­cur­sos.

La dis­po­si­ción cro­no­ló­gi­ca no se ha eli­mi­na­do del to­do en el nue­vo MoMA, pe­ro abun­dan los quie­bros su­ti­les. En la se­gun­da plan­ta, que aco­ge pie­zas des­de los años se­ten­ta, las agru­pa­cio­nes te­má­ti­cas son osa­das: Cons­tru­yen­do ciu­da­da­nos, Imá­ge­nes pú­bli­cas, Es­pa­cio in­te­rior y ex­te­rior. El desafío es adap­tar al si­glo XXI la ins­ti­tu­ción que mar­có el ca­non del ar­te del si­glo XX. Y es­ta re­no­va­ción apor­ta al­gu­nas cla­ves. Es más di­ver­sa. Más glo­bal. Más fle­xi­ble. Más gran­de.

Ca­si al tiem­po que se inau­gu­ra­ba su úl­ti­ma gran ex­pan­sión, la de Yos­hio Ta­ni­gu­chi en 2004, el MoMA em­pe­zó a pen­sar en la si­guien­te. El mu­seo al­can­za­ría en­se­gui­da los dos mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les, el do­ble que en los se­ten­ta, y llegaría a los tres mi­llo­nes en 2010. Las que­jas por la ma­si­fi­ca­ción, que Ta­ni­gu­chi no re­sol­vió, eran re­cu­rren­tes.

Ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te, la ex­pan­sión del MoMA ha si­do cons­tan­te des­de que en 1939 abrie­ra sus puer­tas en es­ta mis­ma di­rec­ción, 11 West 53 Street, en lo que en­ton­ces era un an­ti­guo pa­laz­zo don­de na­ció Da­vid Roc­ke­fe­ller, hi­jo de Abby Al­drich Roc­ke­fe­ller, co­fun­da­do­ra del mu­seo. Su ex­pan­sión cuen­ta una his­to­ria de la fie­bre in­mo­bi­lia­ria de Man­hat­tan. El MoMA ha uni­do pro­pie­da­des, le­van­ta­do ras­ca­cie­los y de­rri­ba­do edi­fi­cios, en un des­fi­le de ar­qui­tec­tos que van de Phi­lip John­son (en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta), a Cé­sar Pe­lli (en 1984), Yos­hio Ta­ni­gu­chi (2004), Jean Nou­vel (2018) y aho­ra Di­ller Sco­fi­dio + Ren­fro, en co­la­bo­ra­ción con la fir­ma Gens­ler.

El nue­vo MoMA es más abier­to. Tam­bién más trans­pa­ren­te, gra­cias a ha­llaz­gos co­mo una es­ca­le­ra que atra­vie­sa las plan­tas sin to­car las pa­re­des, an­te una fa­cha­da de cris­tal que da a una pla­za y, al fon­do, a los ras­ca­cie­los. El mu­seo ya es in­abar­ca­ble en una vi­si­ta. Ha­brá un cir­cui­to fá­cil pa­ra los vi­si­tan­tes que quie­ran ver so­lo las obras maes­tras. Pe­ro qui­zá no se tra­te de eso, sino de per­der­se en­tre los ines­pe­ra­dos vec­to­res que atra­vie­san las sa­las. Por­que los mu­seos ya no son lo que eran. Co­mo tam­po­co abun­dan ya los bur­de­les en la ca­lle de Avi­ñón.

/ IWAN BAAN (MOMA)

Una sa­la de la am­plia­ción del MoMA, di­se­ña­da por Di­ller Sco­fi­dio + Ren­fro en co­la­bo­ra­ción con Gens­ler.

Die

Las se­ño­ri­tas de Avi­ñón,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.