Un mun­do pa­ra Si­mo­ne Bi­les

La es­tre­lla de la gim­na­sia lo­gra su quin­to tí­tu­lo mun­dial gra­cias a un pro­gra­ma úni­co, com­pli­ca­dí­si­mo y es­pec­ta­cu­lar, y pro­lon­ga su rei­na­do has­ta To­kio 2020

El País (País Vasco) - - DEPORTES - AMAYA IRÍBAR,

Si­mo­ne Bi­les es­tá a un mun­do de cual­quier gim­nas­ta. De sus ri­va­les, a las que ha so­me­ti­do a un do­mi­nio ab­so­lu­to des­de 2013, e in­clu­so de las le­yen­das de es­te de­por­te a las que ya su­pera al me­nos con los nú­me­ros en la mano. La gim­nas­ta estadounid­ense lo­gró ayer en Stutt­gart su quin­to tí­tu­lo mun­dial ab­so­lu­to, al­go que nin­gu­na mu­jer ha­bía lo­gra­do. Su 22ª me­da­lla en unos Mun­dia­les, so­lo su­pe­ra­da por una le­yen­da co­mo Vi­taly Scher­bo, que tie­ne so­lo una más. La 16ª de oro. Lo hi­zo con una ver­sión mejorada de sí mis­ma, con ese pro­gra­ma ul­tra­arries­ga­do que la co­lo­ca dos pun­tos por en­ci­ma de to­das las de­más an­tes de em­pe­zar, más re­la­ja­da en­tre ejer­ci­cios y tan es­pec­ta­cu­lar co­mo siem­pre.

La fies­ta de la gim­na­sia ter­mi­nó con Bi­les en el sue­lo, su ejer­ci­cio más es­pec­ta­cu­lar, el mis­mo en el que rea­li­za ese tri­ple-do­ble que la ha­ce úni­ca y con el que ha ro­to la ba­rre­ra de su de­por­te pa­ra con­ver­tir­se en una es­tre­lla mun­dial más allá de los Jue­gos Olím­pi­cos. La estadounid­ense es­tre­nó la arries­ga­dí­si­ma acro­ba­cia en ve­rano, pe­ro te­nía que eje­cu­tar­la en unos Mun­dia­les pa­ra ins­cri­bir­la ofi­cial­men­te en el Có­di­go de Pun­tua­ción. Lo hi­zo el pri­mer día de los cam­peo­na­tos y lo re­pi­tió en las dos fi­na­les que ha dispu­tado has­ta aho­ra. Aun­que me­nos pre­ci­sa que en días an­te­rio­res —se sa­lió del ta­piz, tal era el im­pul­so que lle­va­ba—, ya no lo ne­ce­si­ta­ba pues sa­bía que vol­vía a ser cam­peo­na del mun­do. Ne­ce­si­ta­ba po­co más de 12 pun­tos y lo­gró 14,400.

Bi­les es una gim­nas­ta to­tal­men­te di­fe­ren­te del res­to. Es tre­men­da­men­te fuer­te, muy coor­di­na­da y tie­ne una téc­ni­ca pre­ci­sa que le per­mi­te eje­cu­tar ejer­ci­cios que otras gim­nas­tas no pue­den so­ñar. En la fi­nal se dis­tin­guió des­de el pri­mer mo­men­to. Mien­tras las otras cin­co me­jo­res gim­nas­tas de la cla­si­fi­ca­ción op­ta­ban en sal­to por un Yurt­chen­ko con do­ble pi­rue­ta, ella se de­ci­dió por ese Cheng que es seis dé­ci­mas más va­lio­so y que le per­mi­te vo­lar más al­to y más le­jos que el res­to. Y mar­car dis­tan­cias.

La cam­peo­na olím­pi­ca fue am­plian­do su dis­tan­cia en ca­da prue­ba pa­ra de­jar­la al fi­nal en al­go más de dos pun­tos. La pla­ta fue pa­ra la chi­na Tang y el bron­ce pa­ra la ru­sa Mel­ni­ko­va.

El pro­gra­ma de la ex­plo­si­va gim­nas­ta de Te­xas es la ba­se de su éxi­to. En ma­nos des­de ha­ce un par de años de los ex­gim­nas­tas fran­ce­ses Lau­rent y Ce­ci­le Lan­di, es­tá per­fec­ta­men­te di­se­ña­do, sa­can­do to­do el par­ti­do po­si­ble a sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y al Có­di­go de Pun­tua­ción. Pe­ro, ade­más, me­jo­ra ca­da año. Si en los Mun­dia­les de Doha el año pa­sa­do in­tro­du­jo un sal­to nue­vo en po­tro y me­jo­ró su ejer­ci­cio de pa­ra­le­las, es­te año de­ci­dió asom­brar al mun­do con dos acro­ba­cias que nin­gu­na mu­jer ha­bía eje­cu­ta­do: el tri­ple-do­ble (do­ble mor­tal con tri­ple pi­rue­ta) en el sue­lo y el do­ble-do­ble pa­ra sa­lir de la ba­rra. En la fi­nal pres­cin­dió de es­te úl­ti­mo ries­go, tal vez cons­cien­te de que no lo ne­ce­si­ta­ba pa­ra ga­nar o pa­ra de­mos­trar­le a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal su dis­gus­to por ha­ber mi­nus­va­lo­ra­do el ele­men­to.

Ade­más de un pro­gra­ma asom­bro­so y en­tre­te­ni­dí­si­mo pa­ra los es­pec­ta­do­res que es la ba­se de su éxi­to, con los Lan­di a su la­do Bi­les

se­gu­ri­dad com­pi­tien­do en las li­gas de Ita­lia y Ale­ma­nia. El pri­mer día de la com­pe­ti­ción lo­gró su­pe­rar a Ana Pé­rez (la úni­ca olím­pi­ca en Río 2016) y a Ro­xa­na Po­pa, que ten­drá su opor­tu­ni­dad el pró­xi­mo do­min­go en la fi­nal de sue­lo.

A pe­sar del dis­gus­to del úl­ti­mo apa­ra­to, los Mun­dia­les de Stutt­gart son un éxi­to pa­ra ella. Por la fi­nal vi­vi­da y por­que el equi­po ha lo­gra­do cla­si­fi­car­se pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio 2020. ha ga­na­do con­fian­za y se­gu­ri­dad. Los fa­llos de Doha han que­da­do des­te­rra­dos y la cam­peo­na con­si­guió com­ple­tar los cua­tro ejer­ci­cios so­lo con li­ge­ras im­pre­ci­sio­nes. Tam­bién ha ma­du­ra­do. A los 22 años vi­ve por su cuen­ta y es cons­cien­te de que tie­ne un po­der que nin­gu­na gim­nas­ta ha te­ni­do nun­ca. Le­van­tó su voz cuan­do se des­ta­pó el es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les en la gim­na­sia estadounid­ense, del que se re­co­no­ció co­mo víc­ti­ma, y des­de en­ton­ces ha­bla ca­da vez que con­si­de­ra que de­be ser es­cu­cha­da.

Bi­les ya tie­ne cin­co tí­tu­los mun­dia­les. Po­drían ha­ber si­do seis si no hu­bie­ra re­nun­cia­do a los de 2017 pa­ra to­mar­se un res­pi­ro tras los Jue­gos Olím­pi­cos de Río. So­lo la su­pera el ja­po­nés Uchi­mu­ra, au­sen­te de Stutt­gart por le­sión y que cuen­ta con seis vic­to­rias en su pal­ma­rés. Nin­gu­na mu­jer. Ni Na­dia Co­ma­ne­ci, ni La­ti­ni­na, Kor­but o Tou­ris­che­va, mi­tos de es­te de­por­te, lle­ga­ron tan le­jos.

“Nun­ca pien­so en mí co­mo una es­tre­lla, aun­que me cuel­guen esa eti­que­ta”, di­jo a los pe­rio­dis­tas an­tes de em­pe­zar la com­pe­ti­ción en Stutt­gart; “Lo que in­ten­to es ca­da año ser me­jor que el an­te­rior”. Es­te ya lo ha con­se­gui­do. El que vie­ne le es­pe­ran los Jue­gos de To­kio.

/ MATT­HIAS SCHRADER (AP)

Si­mo­ne Bi­les, du­ran­te su ejer­ci­cio de pa­ra­le­las en Stutt­gart.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.