“Lle­gar a tiem­po no sig­ni­fi­ca ir más rá­pi­do”

El País (País Vasco) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES,

El fút­bol tie­ne dos ca­ras: una vi­si­ble y otra ocul­ta. Hay fut­bo­lis­tas afor­tu­na­dos que son va­lo­ra­dos por­que bri­llan en la ca­ra vi­si­ble aun­que re­sul­ten in­com­pe­ten­tes en la par­te que pa­sa des­aper­ci­bi­da pa­ra la ma­yo­ría de los es­pec­ta­do­res. Y hay fut­bo­lis­tas co­mo Ge­rard Mo­reno (San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da, Bar­ce­lo­na, 1992) que se han pa­sa­do me­dia vi­da dan­do lec­cio­nes de ofi­cio en la par­te más os­cu­ra de la jugada. A los 27 años el nue­ve del Vi­lla­rreal ve re­com­pen­sa­do su es­fuer­zo: es pi­chi­chi de LaLiga con seis tan­tos y lo han lla­ma­do a la se­lec­ción pa­ra en­fren­tar a No­rue­ga y Sue­cia en las eli­mi­na­to­rias de la Eu­ro.

Pre­gun­ta. La lis­ta es lar­ga: Mo­ra­ta, Ro­dri­go Mo­reno, Oyar­za­bal, Pa­co Al­cá­cer, Ia­go As­pas, Jaime Ma­ta, y aho­ra us­ted. ¿Por qué cree que, a ex­cep­ción de Mo­ra­ta, los pun­tas que han ve­ni­do a las con­vo­ca­to­rias de Luis En­ri­que y Ro­bert Mo­reno no res­pon­den al per­fil del nue­ve tra­di­cio­nal sino que tie­nen vo­ca­ción aso­cia­ti­va o al­ma de vo­lan­tes?

Res­pues­ta. Hay mu­chas co­sas que te­ne­mos en co­mún. Nos gus­ta es­tar cer­qui­ta del área pa­ra ha­cer go­les y a la ma­yo­ría nos en­can­ta aso­ciar­nos con el ba­lón pa­ra po­der ju­gar. Sa­li­mos de zo­na pa­ra dar so­lu­cio­nes a los com­pa­ñe­ros. Los equi­pos co­mo la se­lec­ción que tie­nen tan­ta po­se­sión ne­ce­si­tan de­lan­te­ros con re­cur­sos pa­ra po­der aso­ciar­se y com­bi­nar por den­tro.

P. Di­ce el se­lec­cio­na­dor que pre­fie­re no mi­rar los par­ti­dos por la te­le por­que la cá­ma­ra no en­fo­ca los mo­vi­mien­tos sin ba­lón. ¿Pa­ra us­ted qué es más im­por­tan­te, lo que ha­ce con o son la pe­lo­ta?

R. Es igual de im­por­tan­te. Ese 20% que no tie­nes el ba­lón de­bes de­fen­der. Y cuan­do los ri­va­les se me­ten atrás tie­nes que fi­jar a los cen­tra­les pa­ra crear es­pa­cios pa­ra los com­pa­ñe­ros. Mu­chas ve­ces los de­lan­te­ros ha­ce­mos mo­vi­mien­tos pa­ra que otro com­pa­ñe­ro es­té en una si­tua­ción me­jor. Si por un mo­vi­mien­to que tú ha­ces tu com­pa­ñe­ro no te pue­de dar el ba­lón, se­gu­ra­men­te se crea otro es­pa­cio pa­ra que re­ci­ba otro com­pa­ñe­ro que pue­de es­tar más li­bre. P. ¿Le gus­ta sa­lir de zo­na?

R. Cuan­do jue­gas con­tra ri­va­les que se re­plie­gan, co­mo es­tos de la fa­se de cla­si­fi­ca­ción, no es lo me­jor. Cuan­do te en­fren­tas a equi­pos que se me­ten atrás el de­lan­te­ro tie­ne que fi­jar cen­tra­les y es­ti­rar al equi­po lo má­xi­mo con mo­vi­mien­tos al es­pa­cio pa­ra que los com­pa­ñe­ros pue­dan re­ci­bir por den­tro.

P. ¿Aquí có­mo se las arre­gla el nue­ve pa­ra no pi­sar com­pa­ñe­ros cuan­do se su­man al ata­que gen­te co­mo Ce­ba­llos, Saúl, Fabián, Thia­go, Car­va­jal o Na­vas?

R. En­tre­nan­do te das cuen­ta de có­mo va to­do, de la can­ti­dad de so­lu­cio­nes que tie­ne Es­pa­ña. Aquí to­do el mun­do se mue­ve mu­cho por­que to­dos quie­ren el ba­lón. To­do va muy rá­pi­do. To­do es mu­cho más fá­cil y al mis­mo tiem­po te obli­gan a pen­sar más rá­pi­do pa­ra es­tar a la al­tu­ra. La cla­ve cuan­do se cie­rran to­das las lí­neas y se jun­tan los dos equi­pos en 40 me­tros es no de­ses­pe­rar­te. Por­que al fi­nal te pue­de pro­du­cir eso. Que te de­ses­pe­res por­que el ri­val es­tá muy ce­rra­do y no en­cuen­tras ese es­pa­cio y esa so­lu­ción. Pe­ro te­nien­do ju­ga­do­res de tan­ta ca­li­dad al fi­nal en­cuen­tras es­pa­cio se­gu­ro por­que los balones son pre­ci­sos y los des­mar­ques, bue­ní­si­mos. Hay que te­ner pa­cien­cia. Cuan­do tú tie­nes el ba­lón el ri­val tam­bién se tie­ne que mo­ver. Si no te de­ses­pe­ras y das prio­ri­dad a ayu­dar a tus com­pa­ñe­ros a te­ner la pe­lo­ta, al fi­nal lle­gas a gol.

P. Ha­bla co­mo si lle­va­ra mu­chos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.