La NBA ca­pea el em­bro­llo po­lí­ti­co con Chi­na

Los La­kers y los Nets juegan el amis­to­so en Shang­hái a pe­sar de las res­tric­cio­nes tras la po­lé­mi­ca por Hong Kong

El País (País Vasco) - - DEPORTES - MA­CA­RE­NA VIDAL LIY,

Los Brooklyn Nets ga­na­ron a Los An­ge­les La­kers por 114-111. Pe­ro el re­sul­ta­do era lo de me­nos, y no por­que se tra­ta­ra de un par­ti­do de ex­hi­bi­ción. Lo im­por­tan­te, que lle­ga­ran a ju­gar. El en­cuen­tro en­tre los dos equi­pos en el Mercedes Benz Are­na de Shang­hái es­tu­vo a pun­to de no dispu­tar­se a con­se­cuen­cia de la có­le­ra de Chi­na ha­cia la NBA por lo que co­men­zó sien­do un tuit per­so­nal de apo­yo a los ma­ni­fes­tan­tes en Hong Kong y que se ha con­ver­ti­do en una cri­sis en torno a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Ca­da año, las fran­qui­cias de la NBA via­jan a Chi­na pa­ra pro­mo­cio­nar­se en el que es uno de sus mer­ca­dos más lu­cra­ti­vos: ca­si 500 mi­llo­nes de per­so­nas, una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción, vie­ron es­te año al­guno de los par­ti­dos de la li­ga estadounid­ense. La NBA co­men­zó a ten­der la­zos con es­te país en los años 90, cuan­do aún era di­fí­cil pre­ver la gran ex­plo­sión eco­nó­mi­ca de la ac­tual se­gun­da po­ten­cia. Po­cos de­por­tis­tas al­can­zan la ado­ra­ción que se de­pa­ra a Mi­chael Jor­dan —y, por ex­ten­sión, a los Chica­go Bulls de aque­lla era— en­tre el pú­bli­co chino. Que el pí­vot chino más cé­le­bre de la his­to­ria, Yao Ming, fi­cha­ra por los Hous­ton Roc­kets en 2002 no hi­zo sino in­ten­si­fi­car la his­to­ria de amor de los afi­cio­na­dos de es­te país por la com­pe­ti­ción estadounid­ense.

Pe­ro el tuit del pa­sa­do vier­nes de Daryl Mo­rey, el di­rec­tor ge­ne­ral de los Hous­ton Roc­kets —“lu­cha por la li­ber­tad, apo­ya a Hong Kong”—, ha des­en­ca­de­na­do una reac­ción de re­cha­zo pro­fun­da­men­te vis­ce­ral y na­cio­na­lis­ta en­tre los afi­cio­na­dos y las au­to­ri­da­des chi­nas.

Des­pués de que el pre­si­den­te de la NBA, Adam Silver, de­ja­ra cla­ro el apo­yo de es­ta or­ga­ni­za­ción a la li­ber­tad de ex­pre­sión, y la te­le­vi­sión es­ta­tal anun­cia­ra que no emi­ti­ría los par­ti­dos de ex­hi­bi­ción, se han mul­ti­pli­ca­do las ex­pre­sio­nes de re­pul­sa. En Pekín, la tien­da ofi­cial de la NBA, ha­bi­tual­men­te aba­rro­ta­da, ape­nas te­nía es­tos días clien­te­la. Los pro­duc­tos de los Roc­kets ha­bían des­apa­re­ci­do tam­bién de las tien­das de Ni­ke, se­gún la agen­cia Reuters.

Sin te­le­vi­sión

En las re­des so­cia­les de Chi­na se ha­bían mul­ti­pli­ca­do los lla­ma­mien­tos a lle­var ban­de­ras de Chi­na y pan­car­tas con men­sa­jes pa­trió­ti­cos al par­ti­do. Al­gu­nos se fo­to­gra­fia­ban con sus en­tra­das ro­tas. Otros, rom­pien­do la ca­mi­se­ta de su equi­po. “Soy afi­cio­na­do al baloncesto, pe­ro an­tes que na­da soy chino”, es el men­sa­je que se re­pe­tía una y otra vez en Wei­bo, el equi­va­len­te a Twit­ter en las re­des so­cia­les de es­te país.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción am­pli­fi­ca­ban el men­sa­je. “Ex­pre­sa­mos un fuer­te des­con­ten­to y ob­je­ción al apo­yo de Adam Silver a la li­ber­tad de ex­pre­sión. Las opi­nio­nes que desafíen la so­be­ra­nía y la es­ta­bi­li­dad so­cial no pue­den for­mar par­te de la li­ber­tad de ex­pre­sión”, ha­bía pu­bli­ca­do en un co­mu­ni­ca­do la te­le­vi­sión es­ta­tal chi­na, la CCTV, al anun­ciar que no emi­ti­ría los par­ti­dos de la NBA. El dia­rio Chi­na Daily re­sal­ta­ba que tam­bién “los paí­ses oc­ci­den­ta­les tie­nen li­mi­ta­cio­nes en su li­ber­tad de ex­pre­sión” a la ho­ra de exal­tar el te­rro­ris­mo o el ra­cis­mo. “Lo res­pe­ta­mos co­mo las lí­neas que no se de­ben cru­zar en la li­ber­tad de ex­pre­sión en las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, y es­pe­ra­mos que Oc­ci­den­te tam­bién res­pe­te nues­tras lí­neas que no se pue­den cru­zar”, agre­ga­ba.

Co­mo se ha­bía anun­cia­do, el Tien­da de la NBA en Pekín.

par­ti­do no se re­trans­mi­tió a tra­vés de la te­le­vi­sión chi­na. Ten­cent, el gi­gan­te de In­ter­net chino, tam­po­co lo mos­tró en nin­gu­na de sus pla­ta­for­mas. Los pa­tro­ci­na­do­res bri­lla­ban por su au­sen­cia. Un día an­tes, los em­plea­dos del pa­be­llón ha­bían re­ti­ra­do to­da pu­bli­ci­dad

alu­si­va al en­cuen­tro. Los car­te­les ha­bían des­apa­re­ci­do tam­bién de las cer­ca­nías de los ho­te­les don­de se alo­ja­ban los dos equi­pos, que tie­nen pre­vis­to vol­ver a en­fren­tar­se es­te sá­ba­do pre­ci­sa­men­te en Shenz­hen, ciu­dad fron­te­ri­za con Hong Kong.

Las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas chi­nas re­co­men­da­ron sus­pen­der las rue­das de pren­sas pre­vis­tas con am­bos equi­pos y la del pre­si­den­te de la NBA, Adam Silver, pre­su­mi­ble­men­te por te­mor a de­cla­ra­cio­nes que avi­va­ran aún más la ho­gue­ra de la cri­sis. Otros dos even­tos pre­vios de in­te­rac­ción en­tre los equi­pos y el pú­bli­co chino se ha­bían can­ce­la­do el día an­tes.

Fi­nal­men­te, el par­ti­do en Shang­hái trans­cu­rrió sin in­ci­den­tes. En el in­te­rior del pa­be­llón no ha­bía evi­den­cia de la po­lé­mi­ca. El amis­to­so se desa­rro­lló sin pro­ble­mas, ex­cep­to la le­sión de Ky­rie Ir­ving, que re­ci­bió un gol­pe en la ca­ra en el pri­mer mi­nu­to y ya no vol­vió a ju­gar. Din­wid­die, con 20 pun­tos, y Prin­ce, con 18, fra­gua­ron el triun­fo de los de Brooklyn an­te unos La­kers li­de­ra­dos por LeB­ron Ja­mes, con 20, y Ron­do, con 18. Las gra­das se lle­na­ron con ca­si 16.000 es­pec­ta­do­res que apo­ya­ron a am­bos equi­pos con en­tu­sias­mo. Un in­di­cio, qui­zá, de que el idi­lio no es­tá aca­ba­do. Y de que tras de­jar que se en­fríen los áni­mos du­ran­te un tiem­po, la NBA y los afi­cio­na­dos chi­nos con­ti­nua­rán en el fu­tu­ro su his­to­ria de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.