El agra­va­mien­to de las ten­sio­nes en el BCE com­pli­ca el man­da­to de La­gar­de

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - LUIS DONCEL,

Ma­rio Drag­hi de­ja un BCE en pie de gue­rra. No es la pri­me­ra vez que el ita­liano en­cuen­tra en ca­sa opo­si­ción a sus in­ten­tos de es­ti­mu­lar la eco­no­mía. Pe­ro la ba­ta­lla ha to­ma­do pro­por­cio­nes iné­di­tas des­pués de que tres miem­bros del Con­se­jo de Go­bierno fil­tra­ran a la pren­sa la opo­si­ción in­ter­na a re­to­mar la com­pra de ac­ti­vos. Ade­más, las ac­tas de la reunión de sep­tiem­bre, en la que se anun­ció un am­bi­cio­so pa­que­te de me­di­das, echan más le­ña al fue­go de la di­vi­sión. Los cu­chi­llos in­ter­nos com­pli­can la ta­rea de Ch­ris­ti­ne La­gar­de, in­mi­nen­te je­fa del eu­ro­ban­co.

La reunión del 12 de sep­tiem­bre fue es­pe­cial­men­te tu­mul­tuo­sa. Ade­más de anun­ciar la vuel­ta de un pro­gra­ma que en­tre 2015 y 2018 in­yec­tó en la eco­no­mía 2,6 bi­llo­nes de eu­ros, Drag­hi re­tor­ció los ti­pos de in­te­rés hun­dién­do­los aún más en te­rri­to­rio ne­ga­ti­vo y pos­pu­so la pers­pec­ti­va de cual­quier subida fu­tu­ra de ti­pos. Ya se sa­bía que des­ta­ca­dos ban­que­ros cen­tra­les —co­mo los de Fran­cia, Ale­ma­nia, Holanda y Aus­tria— se opu­sie­ron en­ton­ces a re­to­mar las com­pras masivas de deu­da. La con­se­je­ra ale­ma­na en el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), Sa­bi­ne Lau­tens­chlä­ger, pre­sen­tó su di­mi­sión dos se­ma­nas más tar­de en desacuer­do con la po­lí­ti­ca de Drag­hi. Pe­ro aho­ra, al ai­rear en pú­bli­co de­ci­sio­nes que de­be­rían ser con­fi­den­cia­les, los crí­ti­cos dan un pa­so más allá en el con­flic­to.

El dia­rio Fi­nan­cial Ti­mes pu­bli­có ayer que la de­ci­sión de vol­ver a com­prar deu­da a par­tir del 1 de no­viem­bre, por aho­ra a un rit­mo de 20.000 mi­llo­nes al mes, se hi­zo pe­se a la opo­si­ción de los in­flu­yen­tes co­mi­tés le­gal y mo­ne­ta­rio del BCE. No es la pri­me­ra vez que el Con­se­jo de Go­bierno to­ma una de­ci­sión en con­tra de sus ór­ga­nos de ase­so­ra­mien­to in­ter­nos. Más im­pac­tan­te re­sul­ta que tres miem­bros de es­te or­ga­nis­mo —com­pues­to por los seis in­te­gran­tes del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo y los 19 je­fes de los ban­cos cen­tra­les de la zo­na eu­ro— fil­tren a la pren­sa las di­sen­sio­nes in­ter­nas.

El co­mi­té le­gal del BCE —un

ór­gano ase­sor que emi­te opi­nio­nes no vin­cu­lan­tes— avi­sa­ba a Drag­hi de que vol­ver a com­prar deu­da au­men­ta el ries­go de vio­lar los tra­ta­dos, que im­pi­den al or­ga­nis­mo in­cu­rrir en fi­nan­cia­ción di­rec­ta de los Go­bier­nos del eu­ro. El co­mi­té mo­ne­ta­rio, por su par­te, aler­ta­ba de que el ob­je­ti­vo ini­cial del pro­gra­ma lan­za­do en 2015 era re­ba­jar los al­tos ti­pos que pa­ga­ban los Es­ta­dos pa­ra fi­nan­ciar­se. Y que no te­nía sen­ti­do re­to­mar­lo aho­ra, pues­to que es­tos ren­di­mien­tos es­tán en mí­ni­mos his­tó­ri­cos.

De Cos in­ter­vie­ne

El go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Pa­blo Her­nán­dez de Cos, ali­nea­do con las te­sis de Drag­hi, in­ter­vino en el de­ba­te al acu­sar de “ma­la in­ter­pre­ta­ción” de los me­ca­nis­mos del BCE a los que se afe­rran a la no­ti­cia pu­bli­ca­da por el Fi­nan­cial Ti­mes. “El tra­ba­jo in­terno de los co­mi­tés ali­men­ta a los ór­ga­nos de Go­bierno. No es ni ex­tra­ño ni po­co ha­bi­tual que al fi­nal del pro­ce­so se adop­ten de­ci­sio­nes ale­ja­das de los pun­tos de vis­ta ex­pre­sa­dos en las dis­cu­sio­nes in­ter­nas de los co­mi­tés”, di­jo a la agen­cia Bloom­berg.

Las ac­tas de la reunión de sep­tiem­bre, he­chas pú­bli­cas ayer, dan más pis­tas de por dón­de an­dan las di­sen­sio­nes. Drag­hi ha­bló en­ton­ces de que el nue­vo pro­gra­ma de ad­qui­si­ción de bo­nos ge­ne­ró “un con­sen­so muy am­plio” y que no fue ne­ce­sa­rio so­me­ter­lo a vo­ta­ción por­que te­nía a fa­vor una “ma­yo­ría cla­ra”. La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.