Pulso mo­ne­ta­rio: epi­so­dio enési­mo

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

En la Edad Me­dia en Cas­ti­lla ha­bía le­yes de usu­ra. Los ju­díos to­ma­ban de­pó­si­tos y pres­ta­ban fue­ra de la mu­ra­lla en una ban­ca sin co­brar ti­pos de in­te­rés. Ca­na­li­zar aho­rro a la in­ver­sión es vi­tal en una eco­no­mía de mer­ca­do ca­pi­ta­lis­ta y la ne­ce­si­dad for­zó la in­no­va­ción. In­ven­ta­ron la téc­ni­ca de ven­der a ba­ra­ta ;un con­tra­to de com­pra y ven­ta a pla­zo. Pre­cio de com­pra in­fe­rior al de ven­ta y el ti­po de in­te­rés, im­plí­ci­to en la ope­ra­ción.

Ocho­cien­tos años des­pués, esa téc­ni­ca se si­gue usan­do en Es­pa­ña pa­ra emi­tir le­tras del Te­so­ro y en to­do el mun­do en el mer­ca­do de re­pos. Re­po es el di­mi­nu­ti­vo de re­pur­cha­se agree­ment, tra­du­ci­do pac­to de re­com­pra, y usan la mis­ma téc­ni­ca desa­rro­lla­da en las ciu­da­des cas­te­lla­nas cuan­do en Wall Street no ha­bía ni mu­ro.

Leh­man Brot­hers tu­vo que ser res­ca­ta­do cuan­do el res­to de ban­cos le cor­tó las lí­neas de fi­nan­cia­ción en el mer­ca­do de re­pos. El pa­sa­do 27 de sep­tiem­bre se pro­du­jo una cri­sis de li­qui­dez en ese mer­ca­do y el ti­po subió con fuer­za has­ta ca­si el 10%. La Re­ser­va Fe­de­ral man­dó men­sa­jes tran­qui­li­za­do­res y aso­ció la ten­sión al ata­que te­rro­ris­ta en una re­fi­ne­ría en Ara­bia Sau­dí que pro­vo­có un fuer­te re­pun­te del pre­cio del pe­tró­leo y caí­das en las Bol­sas.

Vein­te días des­pués, la ten­sión en ese mer­ca­do con­ti­núa. La Re­ser­va Fe­de­ral ha in­yec­ta­do más de 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res y su pre­si­den­te aca­ba de anun­ciar que co­men­za­rán a au­men­tar de nue­vo su ba­lan­ce que no ha­bía pa­ra­do de re­du­cir­se des­de 2015. El pro­ble­ma, co­mo su­ce­dió en la quie­bra de Leh­man Brot­hers, es que la cau­sa de las cri­sis de li­qui­dez es por pro­ble­mas de sol­ven­cia.

De nue­vo los pro­ble­mas se pro­du­cen en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro en la som­bra y de nue­vo la Re­ser­va Fe­de­ral no tie­ne iden­ti­fi­ca­das las cau­sas. Igual que en la cri­sis de las sub­pri­me que aca­bó co­lap­san­do el mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio eu­ro­peo en agos­to de 2007 e ini­ció la Gran Re­ce­sión, la peor cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal en ochen­ta años.

El pe­li­gro del sis­te­ma en la som­bra es que re­gu­la­do­res, in­ver­so­res y eco­no­mis­tas des­co­no­cen su mag­ni­tud del pro­ble­ma. Y tras la cri­sis de 2008 es po­si­ble que los mer­ca­dos se pon­gan en lo peor, pro­vo­quen pá­ni­co, de­jen de fi­nan­ciar esos mer­ca­dos y se re­fu­gien en la deu­da pú­bli­ca. Se es­pe­cu­la que el pro­ble­ma es­tá de nue­vo en Eu­ro­pa y tam­bién en Asia. La car­te­ra de de­ri­va­dos de Deuts­che Bank, con vehícu­los que ne­ce­si­tan li­qui­dez pa­ra so­bre­vi­vir y es­tán dis­pues­tos a pa­gar ti­pos ele­va­dos en el mer­ca­do de re­po... Ru­mo­res e in­cer­ti­dum­bre.

Si es­ta cri­sis per­du­ra aca­ba­rá con­ta­gian­do al res­to de mer­ca­dos. En 2007, Es­pa­ña te­nía un su­pe­rá­vit pú­bli­co de 20.000 mi­llo­nes y la deu­da pú­bli­ca ne­ta era de 240.000 mi­llo­nes. Aho­ra el dé­fi­cit es de 30.000 mi­llo­nes y la deu­da, cua­tro ve­ces su­pe­rior. Pu­di­mos re­du­cir la deu­da des­de 2015 cuan­do cre­cía el em­pleo. Cru­ce­mos los de­dos y que no ten­ga­mos que ha­cer­lo en me­dio de otra tor­men­ta fi­nan­cie­ra glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.