Icono en el ci­ne, los li­bros y la his­to­ria

El País (País Vasco) - - GENTE -

Sin el ar­te, en to­das sus ex­pre­sio­nes, no exis­ti­ría la mi­to­lo­gía del Mou­lin Rou­ge. Tou­lou­se-Lau­trec, pri­me­ro, lo re­tra­tó co­mo na­die. Las pe­lí­cu­las de la era do­ra­da del ci­ne, co­mo Mou­lin de John Hus­ton, o

de Jean Re­noir; y las mo­der­nas co­mo Mou­lin Rou­ge, con Ni­co­le Kid­man y Ewan McG­re­gor. Pe­ro tam­bién en la li­te­ra­tu­ra. Sin re­fe­rir­se di­rec­ta­men­te al lo­cal, es­te era el mun­do de las no­ve­las na­tu­ra­lis­tas del XIX, de Zo­la o Mau­pas­sant. Y hoy apa­re­ce, por ejem­plo, en el Pa­rís fan­tas­ma­gó­ri­co del No­bel Pa­trick Mo­diano. Ha­ce tiem­po que el Mou­lin Rou­ge de­jó de ser una re­fe­ren­cia pa­ra los pa­ri­si­nos, un lu­gar de en­ca­na­lla­mien­to, pe­ro su his­to­ria es la de Pa­rís y de Fran­cia. cham­pán. Ou­tri­lla lo con­tem­pla des­de una si­lla en una po­si­ción ele­va­da con una me­si­ta y un te­lé­fono. Des­de aquí ob­ser­va la sa­la, con­tro­la el es­ce­na­rio. Co­no­ce el te­rreno co­mo po­cos. En­tró en 1976, a los 22 años. Era un mu­cha­cho na­ci­do en Orán, en la Ar­ge­lia fran­ce­sa, bis­nie­to de una es­pa­ño­la y una ita­lia­na. Con la in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia, en 1962, lle­gó con su fa­mi­lia al sur de Fran­cia. Em­pe­zó a des­ta­car bai­lan­do dan­zas pro­ven­za­les. Una pro­fe­so­ra le di­jo: “Ve­te a Pa­rís”. Y ahí fue, co­mo en las no­ve­las del si­glo XIX en las que un jo­ven de pro­vin­cias con­quis­ta la ca­pi­tal. Es­tu­dió jazz y clá­si­co. Tres me­ses des­pués de in­gre­sar en la trou­pe del Mou­lin Rou­ge, ya era ca­pi­tán de los boys, es de­cir, el res­pon­sa­ble del gru­po de bai­la­ri­nes va­ro­nes. Hi­zo to­dos los pa­pe­les. En 1989 de­jó la es­ce­na pa­ra ejer­cer la­bo­res de di­rec­ción.

20 años en car­tel

“El mu­sic-hall era una es­cue­la de vi­da”, ex­pli­ca Ou­tri­lla. “Aquí se apren­de el ri­gor, la dis­ci­pli­na. Es un po­co co­mo el ejér­ci­to. Un bai­le muy mi­li­tar, muy ri­gu­ro­so”. En­tre pa­se y pa­se, mien­tras los ca­ma­re­ros pre­pa­ran las me­sas pa­ra el pú­bli­co que ya ha­ce co­la fue­ra, Ou­tri­lla mues­tra los car­te­les de épo­ca que con­me­mo­ran a las es­tre­llas que pa­sa­ron por aquí: Edith Piaf, Char­les Tre­net, Yves Mon­tand…

El show, ti­tu­la­do Féé­rie, lle­va vein­te años en car­tel. Es una mez­cla de es­tam­pas his­tó­ri­cas y exó­ti­cas —be­lle épo­que, de­co­ra­dos orien­ta­les, es­ce­nas cir­cen­ses— con abun­dan­cia de plu­mas y co­lo­ri­do, co­mo de otra épo­ca. No tan­to el fin del si­glo XIX sino los años se­ten­ta, un ai­re a los pro­gra­mas de fin de año en la te­le­vi­sión de la épo­ca. La es­ce­na pro­yec­ta una ima­gen añe­ja, sin ápi­ce de dis­tan­cia ni iro­nía, del Pa­rís que mu­chos vi­si­tan­tes tie­nen de la ciu­dad. Por la es­ce­na des­fi­lan ma­la­ba­ris­tas y equi­li­bris­tas, ca­ba­llos enanos y ser­pien­tes pi­tón en una pis­ci­na en la que se su­mer­ge una bai­la­ri­na.

Po­co an­tes del ini­cio del es­pec­tácu­lo, el mar­tes, un ca­mión de bom­be­ros es­ta­ba apar­ca­do fren­te al le­gen­da­rio molino de la pla­ce Blan­che. Apa­ga­ban un in­cen­dio. Se ha­bía que­ma­do un neón. Den­tro, to­do se­guía co­mo su na­da. Im­per­tur­ba­ble, co­mo Pa­rís, el Mou­lin Rou­ge nun­ca mue­re.

/ PAS­CAL LE SEGRETAIN (GETTY)

Un gru­po de bai­la­ri­nas ce­le­bra el aniver­sa­rio del Mou­lin Rou­ge, el 6 de oc­tu­bre en Pa­rís (Fran­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.